Cortan carretera con zanjas para evitar protesta de pueblos indígenas

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Berta Cáceres miembro del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH), denunció que policías, militares y el propio alcalde de San Francisco de Ojuera mandó a cortar la calle con zanjas para impedir la movilización del pueblo contra el proyecto Agua Zarca de la compañía Desarrollos Energéticos S.A (DESA).

El Alcalde mando a hacer profundas zanjas para cortar la carretera
El Alcalde Raúl Pineda,  mando a hacer profundas zanjas para cortar la carretera

Bertha Cáceres ha escrito en su cuenta de Facebook “denunciamos a nivel nacional e internacional que en camino hacia San Francisco de Ojuera,  dónde íbamos a realizar manifestaciones pacíficas esta mañana, la Policía Nacional a través del destacamento asignado para reprimir al COPINH detuvo temporalmente los buses que transportaban a los compas de Río Blanco a la altura de la comunidad de Agua Caliente”.

“Denunciamos además, dijo Cáceres,  al Alcalde de San Francisco de Ojuera,  Raúl Pineda y la empresa DESA y subcontratistas y prestanombres que mandaron maquinaria a romper la carretera pública que conduce a dicho municipio,  haciendo zanjas de casi dos metros”.

El dueño de la empresa DESA es Luis Castillo un hondureño con ciudadanía estadunidense, exmilitar egresado de la West Point con especialidad en inteligencia militar.

Esto es un acto mal intencionado y errado ya que con la decisión y esfuerzo de todos los COPINES se pudo rellenar el mismo, seguramente le sobran fondos a la alcaldía para mandar a dañar las carreteras públicas, comentó Cáceres.

“Informamos que el COPINH ya ha presentado la denuncia formal ante la Fiscalía Especial de Pueblos Indígenas y ante el Ministro de Seguridad,   Julián Pacheco, aunque este último,  no dio ninguna respuesta sobre lo que iba a hacer y de hecho los policías nos siguieron reprendiendo”, dijo Cáceres en su muro de Facebook.

Los pobladores rellenaron las zanjas con piedras y palos para poder pasar y hacer posible su protesta
Los pobladores rellenaron las zanjas con piedras y palos para poder pasar y hacer posible su protesta

Criterio.hn dialogó con Berta Cáceres quien manifestó que finalmente lograron entrar al segundo plantel que la empresa está construyendo, donde está construyendo y pudieron constatar el enorme daño que les están causando al ecosistema de la zona.

Es una lástima,  dijo Cáceres, el daño que le están haciendo al rio y a las montañas cercanas y todo esto con el visto bueno del alcalde y de las demás autoridades del país que se prestan para este tipo de proyectos a pesar que las comunidades se oponen a los mismos porque son lesivos para los pueblos de la zona.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.