Conservadores constituyen frente opositor para desestabilizar el gobierno de Xiomara Castro

Manifestaciones en las calles y oposición a la agenda legislativa del oficialismo, son algunas de las estrategias que han anunciado los sectores políticos que hoy conformaron lo que han bautizado como “Bloque de Oposición Ciudadana”.

Tegucigalpa, Honduras. – Líderes de partidos políticos de oposición, algunos salpicados en casos de corrupción y otros actores visibles del golpe de Estado contra el expresidente Manuel Zelaya Rosales en 2009, constituyeron este miércoles un bloque que podría tener la intención de desestabilizar el gobierno de Xiomara Castro que, con aciertos y desaciertos en su administración, se enfrenta a una encrucijada que podría debilitar su gestión a la que aún le restan dos años y medio.

Los opositores a Castro conformaron el “Bloque de Oposición Ciudadana, una estructura con una fuerte carga de discursos conservadores e ideológicos de descrédito hacia la izquierda y con la que supuestamente comulga el oficialista Partido Libertad y Refundación (Libre). En pocas palabras, en Honduras se ha abierto una pugna entre la derecha y la izquierda, la primera representada en la oposición política y la segunda en el oficialismo.

Una de las figuras que salió al frente es la del jefe de la bancada del Partido Nacional, Tomás Zambrano, quien fue salpicado en el caso de corrupción Fe de Erratas, mediante el cual la desaparecida Misión de Apoyo Contra la Corrupción e Impunidad en Honduras (MACCIH) evidenció, en 2018,  cómo la Junta  Directiva del Congreso Nacional, en aquel entonces, manipulaba la aprobación de leyes en ese poder del Estado.

Zambrano destacó en la reunión de este miércoles en un populoso hotel capitalino, donde apuntó que el “Bloque de Oposición Ciudadana” saldrá a manifestarse a las calles, para exigir que la presidenta Castro cumpla con sus promesas de gobierno.

De igual manera, planteó que los partidos políticos, que integran este bloque y tienen representación en el Congreso Nacional, impondrán una agenda legislativa que tenga el objetivo de cumplir con las necesidades que pide el pueblo hondureño.

“Con este bloque ciudadano vamos a salir a las calles a protestar de manera pacífica para exigir que la presidenta Castro cumpla con sus promesas de campaña políticas y no traten de imponer una agenda a su medida”, comentó Zambrano, quien fue uno de los brazos fuertes del expresidente Juan Orlando Hernández, actualmente privado de su libertad en Estados Unidos acusado por tráfico de drogas y armas.

“También vamos a estrechar una alianza parlamentaria, entre los grupos políticos que integran este bloque, sobre temas legislativos de interés nacional, para proponer leyes que acaben con la escasez de medicamentos en los hospitales y frenen la inseguridad”, dijo Zambrano uno de los actuales lideres del Partido Nacional, institución que entre 2010 y 2014 utilizó, para financiar sus campañas, fondos drenados del Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS).

Entre tanto, Antonio Rivera Callejas, también vinculado en el caso Fe de Erratas, aseguró que, una de las aristas por la que acuerparon este bloque, es porque el oficialismo, en el Congreso Nacional, derogó el decreto 116-2019 [fondo departamental] sin contar con mayoría de votos requerida y, en consecuencia, el presidente de ese poder Luis Redondo, les niega el derecho de la palabra para proponer la abolición de la normativa 04-2022, ligado a la Ley de Amnistía Política.

Por lo anterior, la bancada nacionalista informó que continuarán con la insurrección legislativa hasta que les otorguen el derecho a tomar la palabra. 

“Desde el Congreso no nos permiten, como oposición, la palabra para derogar proponer la derogación del nuevo pacto de impunidad (04-2022) y el decreto 116-2019 no se derogó con la mayoría de votos y así lo mandaron a sancionar”, mencionó.

Los pocos argumentos tanto de Zambrano, como de Rivera Callejas en el tema de la derogación del decreto 116-2019, podrían obedecer al temor de que, con la derogación de los pactos de impunidad fraguados en la presidencia del nacionalista Mauricio Oliva, puedan volver a ser llamados a los tribuales por el caso Fe de Erratas, ya que quedaron absueltos como una muestra del poderío que ejerció la Corte Suprema de Justicia (CSJ) anterior, que estaba bajo el mando de Rolando Argueta.

Lea: Derogación del Decreto 116-2019 podría reabrir casos de corrupción

MANIFESTACIONES: CONFRONTACIÓN Y DESESTABILIZACIÓN

Para el analista político Luis León, el objetivo de este bloque es principalmente desestabilizar al gobierno de Xiomara Castro y, de esa manera, impedir que se avance con temas de interés nacional, como ser la elección del séptimo fiscal general del Ministerio Público (MP).

“Aunque no lo digan, el objetivo de este bloque es desestabilizar al gobierno, desde que están convocando a marchas en las calles a sus militantes. El pueblo hondureño está dividido desde el golpe de Estado y la reelección inconstitucional fracturó más la sociedad”, valoró el analista político, Luis León al hacer referencia a la reelección ilegítima que logró el expresidente Juan Orlando Hernández, en 2017, valiéndose de un fallo espurio de la Corte Suprema de Justicia.

“Si la intención de este bloque político, que no es ciudadano, es comenzar a generar divisionismo organizado para confrontar el oficialismo, esto puede ser riesgoso. En lugar de convocar a las calles, ¿por qué no convocan a un diálogo con los actores principales del Congreso para llevar a cabo la elección del fiscal?”; agregó.

De igual forma, León opinó que este bloque, orquestado por el actual designado presidencial Salvador Nasralla, quien asegura está divorciado del gobierno de Castro, no es ciudadano, sino que político y, en consecuencia, las daciones y acciones que se tomen responderán a una agenda política.

“Sólo hay que observar por quienes está integrado esté bloque: por líderes de los partidos políticos, ¿hay personas independientes?, no. Por lo tanto, las decisiones que se tomen responderán a una agenda planeada desde los mismos partidos”, analizó.

Nota relacionada: Tras siete años, Marcia Villeda pide perdón por el golpe

FIGURAS DE GOLPE DE ESTADO EN ESCENA

En representación del Consejo Central Ejecutivo del Partido Liberal, en la reunión que se creó el bloque, estuvo la exdiputada Marcia Facussé, quien, en 2009, fue señalada de falsificar la firma del expresidente Zelaya en un documento en que se establecía la renuncia del exgobernante a la presidencia de Honduras.

Aunque Marcia Facussé representó al Partido Liberal, el jefe de la bancada de ese partido político en el Congreso Nacional, Mario Segura, aseveró que los diputados no acompañaron la decisión que los liberales acuerparan esa coalición para finalmente terminar creando un bloque de oposición al gobierno de Xiomara Castro.

“En el caso de la bancada del Partido Liberal hemos dicho respetuosamente al Central Ejecutivo y a su presidente [Yani Rosenthal], que por esta vez no vamos a acompañar esta decisión, que nosotros nos oponemos (…) en vez de ayudar, esto va a obstaculizar a la hora de formar los consensos”, precisó.

De igual manera, estuvo presente en la reunión, el presidente del partido Alianza Patriótica, Romeo Vásquez Velásquez, uno de los artífices del golpe de Estado de 2009 y ahora busca desestabilizar el gobierno de Castro, a través de discursos ideológicos y principios religiosos y fundamentalistas.

“Tenemos que decirle [al gobierno] que no son los dueños de Honduras, porque lo que vamos a tener al final es una dictadura igual que Venezuela, Cuba y Nicaragua. Ellos [gobierno] empezaron violentando la Constitución diciendo que Honduras es un Estado socialista y después nombraron una directiva ilegal en el Congreso”, mencionó el exjefe de las Fuerzas Armadas de Honduras y general en condición de retiro.

Agregó “ojalá que logremos ser un bloque de oposición constructivo, la idea es exigir que cumplan con lo que prometieron en sus promesas de campaña y que se mantenga la democracia en Honduras”.

De interés: Salvador Nasralla, el designado presidencial divorciado del gobierno

SALVADOR NASRALLA, ORQUESTADOR

Aunque Salvador Nasralla actualmente ostente el cargo de designado presidencial, es el opositor número uno del gobierno de la presidenta Xiomara Castro, basándose en el argumento que no le están permitiendo gobernar, incumpliendo, de esa manera, con el acuerdo que firmaron en la alianza política de 2021 para sacar a Juan Orlando Hernández del poder.

Hace un par de semanas Nasralla anunció que renunciaría del cargo de designado presidencial y, después, conformaría una colación de oposición con el Partido Nacional para hacerle una oposición “sana” al gobierno de Castro. Objetivo que cumplió este miércoles 16 de agosto.

Sin embargo, los mismos políticos concluyen que trazar alianza o lazos con Salvador Nasralla, puede perjudicarlos en el futuro, planteando el antecedente más reciente, que cada vez que se le presenta la oportunidad condena las acciones de Xiomara Castro, por el simple hecho de no compartir sus ideales políticos.

Otra de las razones que pesan contra Nasralla es su constante cambio de discurso y posturas, lo que lo ha convertido en un político que genera desconfianza ante cualquier aliado.

Para Gabriela Blen, representante de la Articulación Ciudadana por la Transparencia y la Justicia (ACTJ), el Bloque de Oposición Ciudadana, no es más que usurpar el puesto que le corresponde a la sociedad hondureña organizada, para llenar vacíos, que los políticos no pueden abarcar desde sus propias trincheras.

“Totalmente en desacuerdo con nombrar a una alianza política partidista. Llámenle como quieran, pero dejen de usurpar el único espacio que nos queda a la ciudadanía. Son precisamente los políticos quienes tienen a Honduras en la miseria y atraso”, opinó Blen, en redes sociales.

Desde el bloque de oposición, alardean que, en los próximos días, la ciudadanía comenzará a ver las primeras medidas que estarán tomando, no importando las consecuencias que pueden ocasionar, o la respuesta que pueda dar el oficialismo.

  • Daniel Girón
    Me gusta trastear en los registros del dinero público, manipular y analizar datos para contar lo que no se sabe. Prefiero trabajar en equipo, antes que solo porque en el consenso está la clave. Aún no he llegado a donde quiero, pero volver no es opción. danielgiron@criterio.hn

Compartir 👍

Podría interesarte