Noticias Destacadas|Opinion

Con un gancho al hígado, hieren de muerte al dictador

Compartir

Jaime Flores

Por: Jaime Flores

El golpe que los norteamericanos le propinaron a Juan Hernández se conoce en el mundo del boxeo como un «gancho al hígado». Si bien dicho golpe ha sido fuerte, no significa que esté fuera del ring; por lo que la clase política debe plantearse  un juicio político para defenestrar al dictador, mientras a los operadores de justicia les corresponde realizar una profunda investigación.

Lo que era un secreto a voces quedó al descubierto con la captura de Antonio Hernández, hermano del dictador, en los Estados Unidos. Juan Hernández y su familia conformaron una red criminal desde la posición privilegiada que les dio el poder y utilizaron la institucionalidad del gobierno para traficar con drogas, armas y lavado de dinero.

Es  imposible que el dictador no supiera de las correrías de su hermano, a otro perro con ese hueso, tomando en cuenta que los organismos de inteligencia del Estado están a su servicio, principalmente los del Ejército, que tiene como mandato garantizar la seguridad nacional.

Una de las instituciones más enlodadas con el caso Tony, es el Ejército. Esto, porque lo deja al descubierto, de al menos, dos maneras: o como partícipe de estos negocios turbios, o porque mantiene una sumisión canina no sólo con el dictador sino con los miembros su familia, a quienes les permiten hacer todo tipo de “travesuras”, con la intención no perder sus privilegios.

El golpe dado por los norteamericanos no se circunscribe solo al dictador y al Ejército sino que, como una expansiva, alcanza a los principales funcionarios y colaboradores del fraudulento gobernante; entre ellos, a los integrantes del famoso y temido Consejo Nacional de Seguridad. Ninguno de estos funcionarios puede venir ahora y rasgarse las vestiduras, y decir que Tony era una inofensiva paloma.

Nota raelacionada Tony Hernández señalado como narcotraficante a gran escala por Departamento de Justicia

El inoperante Ministerio Público debe iniciar una investigación; extensiva a los otros operadores de justicia. De lo contrario, sus titulares deben ser acusados por autoría, negligencia o encubrimiento. El único árbitro que puede sacar del ring al dictador es la oposición a través de un juicio político; si no juega el papel histórico que de harto le corresponde, se convierte en cómplice y enemiga de este pueblo digno de mejor suerte.

18 comentarios en “Con un gancho al hígado, hieren de muerte al dictador

  1. YO PIENSO QUE JOH SOLO TIENE UNA SALIDA EL SUICIDIO YA QUE NO VA PODER CARGAR CON LOS 60 AÑOS DE POR VIDA QUE LE DIERON A TONY QUIEN LAMENTABLEMENTE ERA EL TITERE Y MANDADERO DE JOH, PRACTICAMENTE EL PERRO FALDERO PARA HACER TODOS LOS CRIMENES PARA EL.

    LASTIMA PARA TONY OJALA EL RECAPACITE Y HAGA UNA RREGLO CON AL FISCALIA Y ENTREGUE AL HERMANO Y TODOS LOS QUE LE AYUDARON CON LOS CRIMENES QUE LO CULPARON.

  2. No se ha dicho aún,sobre las muertes ordenadas desde las cúpulas porque en ese negocio,las traiciones las cobran con la vida.
    La oposición ya debería estar exigiendo en el congreso un juicio político y si el presidente del CN no convoca a sesión,entonces,hacerlo por la vía que dicta el reglamento interno de la cámara legislativa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.