Noticias Destacadas|Opinion

Comentarios a propósito de declaraciones del presidente Biden

Compartir

Adolfo Facussé

Por: Adolfo J. Facussé

En un artículo sobre las relaciones entre EUA y Turquía durante el período presidencial de Trump y ahora, del presidente Biden, se señala lo siguiente:

“Based on his previous statements, it looks like there will be a tougher line from Washington. In an interview last January, Biden called Erdogan an “autocrat,” criticized his actions toward the Kurds and said that the Turkish leader “has to pay a price.” He also suggested the U.S. should support Turkish opposition leaders “to be able to take on and defeat Erdogan. Not by a coup, but by the electoral process.”

Si las personas o líderes políticos son consistentes en su pensamiento y aplican, básicamente, las mismas estrategias a problemas similares, podemos especular que el presidente Biden, en el caso de Honduras, posiblemente piensa incidir en el país de la siguiente manera.

  1. Haciendo clara su oposición a JOH (“he has to pay a price” o “los funcionarios de la Embajada de EUA no se deberán tomar fotos con el Presidente JOH”) y buscando formas para afectarlo indirectamente (“ningún dólar de la ayuda de los EUA va a poder ser tocado por los presidentes del Triángulo Norte”) para distinguir claramente su gobierno del de Donald Trump quien, abiertamente y a todo nivel apoyaba a JOH y hasta intervino para que fuera reelecto ilegalmente; todo lo cual ayudó enormemente al narcogobernante.
  2. Biden apoyará a la oposición, pero, no necesariamente a la política, que está muy desacreditada (“el dinero será manejado por las ONGs que trabajan directamente ayudando a la población” aunque hay algunas ONGs y agrupaciones muy poderosas, como las de ciertos grupos evangélicos, que defienden a JOH como a un enviado divino);
  3. El cambio no deberá realizarse a través de un Golpe de Estado, sino que a través de elecciones que, obviamente, quedan bajo la exclusiva responsabilidad de los hondureños.

Mi impresión es que las medidas del presidente Biden no serán para nada suficientes para provocar un cambio en Honduras, o sea, no liberará a nuestro país de las garras de los corruptos y narcotraficantes.

Básicamente, los crimínales han logrado capturar y tomarse el país y el gobierno, gracias al apoyo del mismo gobierno que, a su vez, contaba con el apoyo del gobierno de los EUA.

Ahora, el gobierno de EUA, tácitamente acepta que esta situación se dio con el apoyo de los mismos EUA a través de 15 años y con desmedro de la valiente resistencia y oposición del pueblo hondureño, pero ahora simplemente nos dicen, “Hondureños, a ustedes y sólo a ustedes les toca salvarse ustedes solos! no obstante que fueron los Estados Unidos los que financiaron con armas y con toda clase de recursos para capacitar y armar a las FFAA y a los cuerpos policiacos de este gobierno para reprimir a los hondureños que nos oponíamos a la imposición de régimen de terror y a un presidente ilegal.

Posiblemente esta ha sido una práctica de algunos presidentes estadounidenses de escoger y poner a un Dictador en estos países como encargados de controlar a estos “shit countries”, como nos llamaba Mr. Trump. “Son hdp reconocía Franklin Roosevelt, pero son NUESTROS hdp”.

Esto lo hacían posiblemente sin pensar que tarde o temprano se iban a revertir estas conductas a través de sus consecuencias, ya siendo como aliados de enemigos de los EE. UU. o mandándoles un número de caravanas de inmigrantes ilegales.

Tal vez hubiera sido diferente si nos hubieran inducido a nombrar “dictadores ilustrados” que hubieran impulsado los principios de la revolución americana podía haber excusa a esta conducta o becando a miles de hondureños para educarse en EE. UU. y que transmitieran sus conocimientos, los principios de la revolución industrial, etc.

Pero cómo podían esperar otra cosa que lo que tenemos en Honduras, haber contribuido a profundizar las atrocidades de la Conquista y la Colonia Española, haber rechazado la petición desesperada de Honduras de incorporarse a la Unión Americana, etc. Y de poner a Honduras en las manos del demente que gobernó a ese país hasta este pasado mes de enero 2021, para darle apoyo irrestricto al gobernante hondureño que tenemos y que nos ha entregado a los narcotraficantes que controlan el país.

Qué pasó con los Estados Unidos, ¿cómo fue que no se daban cuenta, como es que no les prestaban atención a las investigaciones de los Fiscales y a los Juicios de las Cortes federales? ¿Como recibían con todos los honores a Juan Orlando Hernández en Washington y como eran constantes las felicitaciones y reconocimientos que le daban como amigo fiel y gran aliado en la lucha contra el narcotráfico?  ¿Qué hacía el Comando Sur armando y potenciando la capacidad represora de las FFAA y policías hondureños, actuando a favor de los crimínales y en contra de patriotas hondureños? ¿O la Embajada Americana que continuamente reconocía el valor del Fiscal General, puesto en ese cargo por el presidente hondureño para el caso de tener que cubrirle las espaldas y quien nunca dio curso a ninguna acusación contra él?

En todo caso, digamos que ya quedó claro que se dio un gran error y que se le facilitaron 15 años para que controlaran el gobierno hondureño. ¿Se podrá revertir esa situación? ¿Podrá el pueblo hondureño rescatar por sí solo al país de este desastre?

Y, en concreto, ¿serán suficientes las palabras y promesas de Mr. Biden?

Siendo realistas, el gobernante JOH ha logrado controlar totalmente la administración pública, todos los poderes del Estado, la Corte Suprema y el sistema judicial, el Congreso Nacional, la Fiscalía  y por supuesto todo el Poder Ejecutivo y las entidades que este controla, como los órganos electorales, el sistema de Salud y el de Seguridad Social (el saqueado IHSS) , el sistema de educación, la seguridad nacional, las comunicaciones, etc; tiene el control y respaldo del Partido Nacional, un partido calificado como un narco-partido por los Fiscales de NYC, de las alcaldías más importantes, y tiene la inteligencia para utilizar eficientemente sus programas asistenciales dirigidos a mantener la lealtad de los afiliados al Partido y  ofrecer una bolsa de comida y beneficios similares a los que se afilien y/o voten por el, gracias al extremo de pobreza y miseria, el hambre, la enfermedad, la falta de empleo, en suma, las necesidades de la población, 60-70% pobre y 30-40% miserable.

Los ciudadanos que no quieren vender lo poco de libertad que les queda optan por irse del país, y estos obviamente son los más desesperados opositores que tiene el gobierno, pero al irse, al dejar de participar en las marchas y protestas, etc. Ya no participan en elecciones, sólo piensan en escapar y no son problema para el gobierno hondureño. Más bien, ellos le quitan problemas cuando logran llegar a EUA y mandan sus remesas familiares para sostener a sus familias.

Es cierto que JOH contaba con el apoyo abierto de Trump, pero esto es lo único que ha perdido el dictador. JOH sigue teniendo el respaldo de las FFAA, de la Policía Militar y de la Policía Nacional, de su Partido, etc.

Cuando algunos oficiales militares se manifiestan en contra de JOH son prontamente despedidos “por faltas al honor” y por lo tanto quedan apartados de todo mando ulterior sobre la tropa. Hace unas semanas sacaron a 37 generales y coroneles y recientemente 21, qué hay que rebajarlos de lo que sería la oposición. Creo que esto nació de cuando el jefe del Comando Sur vino a condecorar al jefe de las FFAA y esta gente perdió las esperanzas de un cambio cuando vieron un apoyo de los EUA hacia sus jefes, no obstante, su compromiso con los narcos.

Como evidencian los juicios en NY, hay muchos altos oficiales, autoridades, etc. involucrados con los narcotraficantes, así como ocurre con los Diputados acusados por la MACCIH por saqueo de los fondos públicos, que se unen para tomar medidas incluyendo asesinatos, destrucción de evidencias, nombramiento de “interventores” de las instituciones saqueadas para ocultar pruebas, emisión de leyes para reducir las leñas o para borrar sus crímenes, etc.

Aquí, no se mete a la cárcel a ninguno de esos delincuentes. No obstante, las múltiples acusaciones y denuncias interpuestas por la población, la Fiscalía no procede a acusar a ninguno de ellos. No sólo los Cachiros y decenas de otros grupos más de narcotraficantes pululando por todo el país eran y muchos continúan siendo intocables, protegidos por las FFAA y los cuerpos policiacos.

Un problema especial que es claro y notorio a todos nosotros es que la población pasa desinformada y/o mal informada de lo qué pasa.

Recientemente trascendió una lista detallando cheque por cheque mensual con que son sobornados prácticamente todos los periodistas, incluyendo hasta a los más importantes del país.

Se está desarrollando en el Distrito Sur de la Corte de Nueva York en estos momentos uno de los más importantes juicios para la vida y el futuro de nuestro país, sobre la penetración del narcotráfico hasta dominar el Gobierno hondureño, el soborno e involucramiento de las figuras políticas más importantes de los últimos 15 años, ¡con nombre y apellido y cantidades con que fueron sobornados y no hay ni un solo Periodista de ningún medio radial, televisivo o escrito del país cubriendo el evento!

La Oposición política está muy dividida y el sistema electoral está diseñado para facilitar el fraude.

JOH va a poder señalar que su Partido tiene la mayor cuota de poder en el país a partir de las elecciones internas de mañana y las generales de noviembre celebradas bajo condiciones imposibles de superar por los verdaderos partidos de oposición.

Han salido a luz las protestas por los múltiples trucos a utilizarse por el partido de Gobierno para hacer que se tomen en cuenta los votos que les convengan y que se descarten muchos de los demás. No son tontos, no van a resultar con votos a favor de 99.85% como hacían en los antiguos países integrantes de la Unión Soviética y si el fraude es tan obvio y pueden cortar la luz y desvirtuar la votación del que ya tenía prácticamente ganadas las elecciones, reanudarlas tres días después, inventarse un tal “voto rural” que supera el voto anterior, bien pueden hacer cualquier cosa.

No sirvieron las opiniones de los observadores internacionales. La OEA por ejemplo vistas las numerosas irregularidades observadas, propuso repetir las elecciones, pero la Encargada de Negocios de la Embajada Americana se presentó en el centro de votaciones y se pronunció por el triunfo del “presidente” actual y entonces, vergonzosamente, el Director General de la OEA retiró sus objeciones y aceptó acatar el mandato.

No digamos mucho como se puede destruir fácilmente el concepto de una Democracia como se conoce y se practica en Honduras.

Pasando a otros conceptos abstractos, desconocidos, como cree también el lector que los hondureños entienden sobre lo que es la Justicia, cuando son tres años de cárcel para el que se roba una gallina y aquí no se mete a la cárcel a ninguno de los diputados, funcionarios de gobierno, etc cuando desvalijan una institución.

No obstante, las múltiples acusaciones y denuncias interpuestas por la población, la Fiscalía no procede a acusar a ninguno de ellos. Tanto los Cachiros y decenas de otros grupos más de narcotraficantes pululando por todo el país eran, y muchos continúan siendo intocables, protegidos por las FFAA y los cuerpos policiacos.

En fin, desde hace mucho son famosas las llamadas “elecciones estilo Honduras”. ¿Qué haría el presidente Biden con otra elección asi?

En esta ocasión, han trastocado las listas de los sitios donde votarán los miembros de los partidos de oposición, pero mantenidos los listados de los integrantes del partido de gobierno. Un ciudadano va a votar donde corresponde, pero no aparece en la lista y se pierde ese voto.

Por años, los partidos no han querido aceptar el voto por Distrito Electoral, o sea, de un Distrito para que voten los habitantes de esa zona. Antes digamos que era manejable cuando la población era pequeña y sólo había dos Partidos.

La ley solo permite votar por todos los candidatos que están en un Departamento. El Departamento de Francisco Morazán, por ejemplo, tiene derecho a 23 diputados del total de 128 por los que podemos votar. Antes, entonces, escogíamos entre 46 diputados contando a los dos partidos. Pero ahora creo que hay unos 12 o 14 partidos, digamos 12. Entonces ahora el votante se encuentra con una verdadera sabana con minúsculas fotos de 23 x 12 igual a 276 candidatos en lugar de 46 como era antes, que ya era tarea difícil. Es prácticamente muy difícil identificar qué candidato es quien y votar conscientemente, así que es común que la gente vote con una raya que cubra a los candidatos de un solo partido, que es lo que quieren los políticos. Con el cambio que quisiéramos los que pretendemos refundar esta Patria, cada distrito sólo incluiría a 12 candidatos, uno por cada partido, vecinos de esa misma localidad, a quienes practicante todos conocerían.

Esas elecciones necesitarían mucho menos dinero y ocuparían mucho menos tiempo.

Obviamente, cuando se ocupa muchísimo dinero para una elección tienen una gran ventaja los candidatos que se las ingenian para contar con mayores recursos.

Así fue cómo se metieron los narcos a la política ofreciéndole $250,000 a un candidato u $500,000 a otro a cambio de que, si ganaban, se le garantizaría no extraditarlos y darles protección y apoyo en el desarrollo de sus “negocios”.

Hay otros casos que se están dando como el de los Diputados que quieren reelegirse  a como dé lugar, como es el del ex ministro de Mel Zelaya,  Yani Rosenthal, que comenzó su campaña como candidato de una facción del Partido Liberal m, inmediatamente que regresó después de cumplir una condena de 3 años y medio en Nueva York por temas relacionados con el narcotráfico y quien, con una velocidad increíble ha desarrollado una campaña monumental y todas las encuestas dicen que ya está al frente de todos los demás movimientos y posiblemente va a tomar el control de dicho Partido.

Según se ha señalado,  lleva en su planilla a un buen grupo de gente involucrada en esos mismos crímenes o en situaciones de su conveniencia, cómo son los que votaron a favor del Gobierno para crear las ZEDES (un mecanismo para crear cuasi-estados independientes, que tendrían sus propios Gobiernos, Leyes, Juzgados, Policía, etc —donde perfectamente se podrían instalar y proteger las bandas criminales; o por haber cancelado a la MACCHI, organismo internacional para ayudar a adecentar la justicia en Honduras, cuando acusaron a cerca de 70 Diputados por quedarse con fondos estatales; asimismo, por emitir leyes para interrumpir los juicios a los saqueadores involucrados; leyes para reducir al mínimo las penas aplicables a los mismos, etc.

Nada o muy poco de esto cambiaría prohibiéndose tomarse fotos con el gobernante.

Si es la Sociedad Civil la encargada de deshacer lo que ha hecho el narco gobierno con el

apoyo consciente o inconsciente del Sr Trump, que el nuevo gobierno de Mr. Biden, salvo otro golpe de Estado que no queremos y que sólo pasaría el poder a los narco-militares, le ayude a la Sociedad Civil a desarrollar esa patriótica tarea.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.