La polarización, la confrontación y el cinismo prevalecen en Honduras

Cinismo, descaro y manipulación político social

10 claves para comprender lo que pasa hoy en nuestro país

Por: Leticia Salomón

Honduras está a la expectativa ante la sentencia que recibirá el expresidente del partido Nacional Juan Orlando Hernández (2014-2022) por tres cargos por narcotráfico por los cuales fue encontrado culpable en el juicio librado recientemente en el distrito sur de Nueva York. El hecho se produce en un contexto nacional caracterizado por la celebración del aniversario No. 15 del golpe de Estado de 2009; los preparativos de la reunión de partidos y movimientos de izquierda de América Latina, representados en el Foro de Sao Paulo y el Grupo de Puebla con motivo de ese aniversario; la denuncia del Ministro de Finanzas ante el Ministerio Público sobre cuatro casos graves de corrupción arrastrados desde el gobierno anterior y que salpican a figuras que siguen en la impunidad; la captura de algunos extraditables, entre ellos más de algún pariente de conocidos políticos; el show mediático de la auto expulsión de Jorge Cálix y su grupo de diputados del partido LIBRE, y la comparsa de analistas, periodistas y medios, en ataque de jauría (sincronizados para atacar, desacreditar, difamar y profundizar diferencias) a ese partido, a su coordinador y a algunos de sus dirigentes, todo ello en un contexto de polarización y confrontación con la agresividad a flor de piel.

Para tratar de entender lo que ocurre y ver a través de la densa niebla artificialmente creada tenemos que considerar algunos elementos importantes para valorar su significado en la vida política y social del país:

1.El interés en el juicio y la sentencia es bastante general pero LA MOTIVACIÓN ES BASTANTE DESIGUAL. El más interesado es el partido Nacional porque sabe que este es un tema que le afectará en las próximas elecciones y en el corto y mediano plazo, como mínimo. Los otros interesados son los que se vincularon y siguen vinculados a actividades de narcotráfico, los que se hicieron los disimulados, los que lo encubrieron y lavaron su imagen. Otros, los manipulados, muestran su interés, convencidos de que todo ha sido un complot para dañar a su líder como lo señala la esposa cómplice del sentenciado; el resto, la mayoría, siente que ese juicio y la sentencia es una especie de compensación por la impunidad que envolvió al expresidente en un país de cómplices.

2.El juicio y la sentencia contra el expresidente ES POR NARCOTRÁFICO Y NO POR CORRUPCIÓN. Este es un punto clave, el expresidente y sus cómplices siguen impunes por los graves delitos de corrupción cometidos en el país; la sentencia incluirá, seguramente, las multas correspondientes que obligarán a las autoridades nacionales a incautar los bienes del inculpado pero el país no recibirá ni compensación ni recuperación de los millones sustraídos por corrupción. El sistema de justicia sigue pendiente de cumplir con su papel y retomar la investigación de los principales casos de corrupción, cuatro de los cuales fueron denunciados por el actual Ministro de Finanzas, Marlon Ochoa: a) Fideicomiso de la Tasa de Seguridad; b) Fideicomiso SITEC del Instituto de la Propiedad; c) Fideicomiso de Vida Mejor; d) Fideicomiso de INVEST-H.

3.El combate a la corrupción se ha convertido en tema de manipulación y DEJÓ DE SER UNA LUCHA REAL E INDEPENDIENTE. Las organizaciones que se destacaron por denunciar los casos de corrupción del gobierno anterior parecen haberse olvidado de los doce años de corrupción para concentrarse en el ataque directo al actual gobierno porque no es de su simpatía ni de quienes les financian sus actividades, concentrándose en la llegada de la CICIH y dejando de lado la responsabilidad del Sistema de Justicia para asumir las funciones que les corresponden y demostrar que sus titulares son diferentes a los que se sometieron al gobernante anterior. Seguramente en este gobierno saldrá a la luz pública más de algún caso de corrupción porque esta echó raíces en la administración pública, gracias al gobernante anterior, y lo menos que esperamos como sociedad es que se denuncien casos reales y que el gobierno ponga a los denunciados a disposición del Ministerio Público para ser investigados con total independencia, recordando que son doce años de gobierno del partido Nacional contra cuatro del partido LIBRE, una vez que finalice este gobierno, lo que traducido a números significa que de 100 casos de corrupción, el 75% serían del partido Nacional y el 25% del actual gobierno. Lo anterior significa que, en materia de combate a la corrupción, el “borrón y cuenta nueva” es inadmisible.

4.El CINISMO Y EL DESCARO DE LA OPOSICIÓN POLÍTICA Y SUS ALIADOS. Resulta increíble que aparezca en el escenario político y social más de algún “trueno vestido de nazareno” y que la jauría en posición de ataque termine defendiendo y aplaudiendo a uno o más de los autoexpulsados de LIBRE señalados por sospecha de corrupción millonaria en el Instituto de la Propiedad, mismos que traicionaron a su partido aliándose con el partido responsable de la más compleja red de corrupción en la historia del país; y casi se funden en abrazo cómplice con un ex convicto por actividades vinculadas al narcotráfico, un desquiciado mental incoherente, irresponsable y perdido en el limbo de su ego, otros enfermos obsesivos y resentidos porque no les dieron lo que pedían o lo que soñaban, y otros pícaros de ayer y de hoy que pasaron a convertirse en figuras emblemáticas del anticomunismo de guerra fría, anti gobierno, anti LIBRE y anti Mel, que pregonan la defensa de la democracia con intolerancia e irrespeto a los que son y piensan diferentes.

5.El DETERIORO VERGONZOSO DEL SISTEMA DE PARTIDOS POLÍTICOS. Si hay algo bueno que puede atribuirse al golpe de Estado es la sacudida al bipartidismo y el inicio de su derrumbe. Por culpas pasadas y recientes los partidos Liberal y Nacional han agudizado su deterioro institucional y ético, debatiéndose en estos momentos entre liderazgos desfasados, cuestionados y contaminados de corrupción y narcotráfico, rogando en el partido Liberal por la llegada de liderazgos salvadores, sin importar su condición ética, y en el partido Nacional, enfrentando pretensiones políticas de la esposa cómplice del enjuiciado, líderes en fuga para evadir la justicia, estos y otros, salpicados de corrupción y fanatizados con el anticomunismo de la guerra fría y con la ultraderecha retardataria y cómplice. El partido Salvador de Honduras que prometía convertirse en una fuerza de centro terminó convertido en un partido de centro derecha aliado con la ultraderecha del partido Nacional y de un sector del partido Liberal, perdiendo totalmente la perspectiva y enfrentando la amenaza de extinción como partido; LIBRE con un grupo fraccionado desde el inicio del actual gobierno que antepuso sus intereses personales y grupales a los intereses del partido, se ve obligado a ser más selectivo con las figuras que incorpora al nuevo proceso electoral, que posean identidad partidaria y tengan clara la diferencia entre este partido y los dos partidos tradicionales.

6.La CONFRONTACIÓN Y AGRESIVIDAD como antesala de la actividad electoral. El golpe de Estado de 2009 creó fisuras en la sociedad hondureña, detuvo y hasta redujo cualquier avance en valores democráticos como la tolerancia y el respeto a los que son y piensan diferente, desarrolló la visión maniquea de buenos contra malos, nubló la capacidad de análisis objetivo e independiente y se produjo una especie de destape de la agresividad expresada en el discurso, las actitudes, el descreimiento y la descalificación. En este contexto de agitación y exaltación se dan los primeros pasos para la próxima contienda electoral que promete ser muy violenta a nivel discursivo, muy primaria en los ataques, muy ideologizada en el abordaje de temas y muy confrontada en temas de corrupción y narcotráfico.

7.El SÍNDROME DE LA COINCIDENCIA en algunos medios de comunicación, periodistas, centros de investigación y analistas particulares. En una sociedad polarizada resulta difícil emitir juicios independientes, parece producirse una tensión entre mantener la independencia del gobierno y hacer lo mismo con la oposición. En ese sentido resulta difícil resistirse a la manipulación mediática y pareciera existir la necesidad de demostrar constantemente que no coinciden con el gobierno y menos con los diputados o autoridades del partido gobernante, dejando en precario el compromiso con la verdad, visible muchas veces, en una palabra, un adjetivo, un estilo despectivo, casi cínico, el abuso de muletillas y la necesidad de “balancear” aunque incluyan en el balance a personajes desprestigiados.

8.La EXTREMA SENSIBILIDAD DE UNOS Y OTROS ANTE LA CRÍTICA, aunque esta venga de los que no son enemigos perdiendo la oportunidad de incorporar otras miradas para tratar de iluminar el camino. La crítica es un elemento consustancial a la democracia al igual que la oposición, sea esta individual, grupal o partidaria. El problema se da cuando la cultura política democrática está limitada o en proceso de reducción acelerada lo que nos lleva a concluir que “no puede haber democracia sin demócratas”. Esto se hace evidente cuando se asume que ser oposición es estar en contra y que ser crítico es señalar siempre lo que está mal. Sucede igual desde el gobierno en cualquiera de sus niveles cuando asocia un señalamiento crítico del desempeño gubernamental con un ataque proveniente de los enemigos del gobierno en lugar de asumirlo como una oportunidad de enriquecer o mejorar el desempeño con la incorporación de otras miradas diferentes a las que siempre ven lo bueno ocultando lo malo, lo incompleto, lo equivocado. Manejar este tipo de crítica demanda de quienes ostentan el poder la habilidad necesaria para manejarlo sin confrontar, sin atacar y sin concentrarse en defender lo que hacen. Requiere alejar la tentación autoritaria o totalitaria de acusar a los críticos, perseguirlos y estigmatizarlos y desarrollar la posibilidad de atraerlos, incorporarlos, dar información, proporcionar explicaciones y, si fuera necesario, incorporar total o parcialmente las propuestas, porque eso es la democracia.

9.La INDEFENSIÓN CIUDADANA ANTE LA MANIPULACIÓN POLÍTICO-IDEOLÓGICA de lo que sucede. En una sociedad polarizada se suelen escuchar versiones contradictorias acerca de un mismo fenómeno: bueno o malo, negro o blanco, corrupto u honesto, amigo o enemigo, lo que dificulta que la ciudadanía sepa con exactitud lo que está pasando y la expone a la manipulación con intención perversa. La ciudadanía común, conoce con bastante precisión lo que ocurre en su vecindario, de repente en el barrio o colonia, o en el pueblo, municipio o aldea; pero más allá de esos límites se informa por los medios de comunicación tradicionales o digitales, por el dirigente del patronato, el cura o pastor, el maestro o el activista político, y aquí es potente el poder manipulador de la conciencia para juzgar en uno u otro sentido.

10.Honduras necesita una SOCIEDAD CIVIL REALMENTE INDEPENDIENTE DEL GOBIERNO Y DE LA OPOSICIÓN. La definición más sencilla de sociedad civil es la que la define por lo que no es: no depende del Estado, es independiente en su visión y financiamiento lo que nos permite imaginar la cantidad increíble de organizaciones de la sociedad civil a nivel de aldea, municipio, departamento o a nivel nacional, organizadas en torno a temas diversos: salud, educación, seguridad, agua, necesidades comunitarias, creencias religiosas, intereses gremiales y muchas más. No existen “representantes” de la sociedad civil por más que cuenten con un fuerte financiamiento interno o externo y por más que aparezcan en los medios de comunicación. Honduras necesita una sociedad civil creíble en lo que hace y dice, en cualquier tema y en cualquier parte del territorio, pero, sobre todo, no necesita organizaciones sociales que se desempeñan como organizaciones políticas para atacar.

REFLEXIÓN FINAL

El expresidente fue juzgado y hoy recibirá la sentencia que se merece. Ojalá los políticos del patio saquen las lecciones necesarias para saber a lo que se exponen cuando se vinculan directa o indirectamente al narcotráfico que afecte a Estados Unidos. En los próximos días o meses empezarán a desfilar más extraditados siguiendo los pasos de su líder, pero aquí en nuestro país la vida sigue y los problemas también. Si los partidos tradicionales siguen siendo incapaces de mirarse a sí mismos, reconocer sus errores, pedir perdón a la sociedad e iniciar sus procesos de cambio, les espera un triste destino y terminaremos escuchando a sus dirigentes seguir repitiendo lemas del pasado y consignas desfasadas, suplicando la incorporación de lideres corruptos, o apoyando a la esposa cómplice del sentenciado como la gran esperanza del partido y del país. Una situación similar puede darse con el partido Salvador de Honduras, lo que nos presenta un sistema de partidos a punto de colapsar y un partido nuevo, LIBRE, surgido del golpe de Estado para desgracia de sus promotores, que aparece desafiante ante la crisis de los otros partidos pero que tiene que hacer las lecturas correctas y tomar las medidas adecuadas para mantenerse muy lejos de la ruta que siguieron los otros partidos y que hoy nos presentan una danza vergonzosa de liderazgos fallidos, desintegración ética y esa triste sensación de estar al borde del precipicio.

  • Criterio Hn
    Somos un medio de comunicación digital que recoge, investiga, procesa, analiza, transmite información de actualidad y profundiza en los hechos que el poder pretende ocultar, para orientar al público sobre los sucesos y fenómenos sociopolíticos de Honduras y del mundo. Ver todas las entradas

Compartir 👍

Podría interesarte