Cinco principios para la pandemia

Por: Martín Guzmán

BUENOS AIRES – La pandemia del COVID-19 ha lanzado al mundo a una crisis sanitaria y económica de una magnitud que pocos podrían haber previsto, pero que todos debemos enfrentar… juntos. A menos que todos los países profundicen todo lo posible la coordinación y cooperación globales, la estabilidad social del planeta entero podría estar en juego.

En el frente económico, muchos economistas y autoridades parecen haberse convencido de que el impulso a la demanda efectiva bastará para mitigar la desaceleración. En realidad, en problema es mucho más complejo y no se solucionará con medidas de estímulo estándar. Puesto que la reducción de las interacciones sociales es crucial para mitigar la propagación del coronavirus, la mayoría de la gente no puede ir a trabajar (a menos que laboren en sectores esenciales). Y, como la gente no trabaja, tendrá menos ingresos que gastar (o ninguno). En estas circunstancias, el temor a que la actividad económica siga desplomándose está justificado, y es inevitable en el corto plazo.

Pero el hecho de que nuestra situación no tiene precedentes no significa que carezcamos de principios que puedan guiar nuestras acciones futuras. Para detener la pandemia y rescatar las economías del planeta, debemos seguir cinco principios en particular.

El primero es proteger la salud y la vida humanas. Esto es y debe seguir siendo la primera prioridad. La salud es un bien público global. Para protegerla, debemos reducir la circulación de personas y bienes dentro de nuestras sociedades.

Como ya lo estamos viendo, este imperativo que permea a toda la sociedad inevitablemente reducirá la actividad económica. Y es mejor que lo implementemos lo antes posible para poder ir recuperándonos después en las mejores condiciones. Nada puede ocurrir hasta que el COVID-19 haya sido derrotado. Mientras tanto, debemos también pensar con osadía en cómo garantizar el suministro de bienes y servicios esenciales, además de ayudar a los prestadores de atención de salud que intentan hacer lo que pueden con carencias extremas de equipos de salvamento o de protección personal para los sanitarios. En demasiados lugares hay una carencia extrema de respiradores, máquinas de ventilación, oxígeno y hasta simples mascarillas. Tenemos que actuar con decisión para aliviar el desabastecimiento de estos insumos y así no padecer una mayor pérdida de vidas y debilitamiento de la estabilidad social.

El segundo principio es proteger a quienes son, o pueden volverse, vulnerables a la enfermedad, el parón económico, o ambos. Ante la falta de intervenciones oficiales, los cambios en la composición de la demanda están obligando a muchos hogares y personas a recurrir a medidas desesperadas. En efecto, datos mensuales recientemente publicados para los Estados Unidos indican que la cantidad de estadounidenses que solicitan seguro de desempleo se he elevado drásticamente en las últimas dos semanas. En aquellos países que tienen una gran proporción de la población empleada en el sector informal y, en consecuencia, no cubierta por ningún seguro de desempleo –como ocurre en Argentina- esta necesidad de protección es incluso mayor.

Para satisfacer las necesidades de los más vulnerables se precisa una estrategia de tres canales. Primero, los gobiernos deben hacer transferencias de efectivo lo suficientemente altas como para garantizar un ingreso digno para todos los hogares en dificultades. Segundo, deben ampliar el seguro de desempleo tradicional para que los trabajadores despedidos no sufran grandes penurias antes del fin de la pandemia. Y, tercero, deben proteger el empleo actual con subsidios a los trabajos de sectores muy afectados por la crisis pero que seguirán siendo valiosos para la economía después de ella. Argentina está adoptando estas medidas.

El tercer principio es preservar el capital organizacional (conocimientos) que existe hoy en las empresas, lo cual no es lo mismo que proteger las utilidades de los accionistas. La crisis exige políticas que apunten específicamente a la preservación de las capacidades y conocimientos productivos positivos de las empresas, tanto pequeñas como grandes. Seguir este principio será crucial para evitar una mayor profundización de la inequidad, asegurar la preservación de sistemas de rendición de cuentas que son centrales para una economía de mercado, y preparar una recuperación más amplia tras la crisis.

Cuarto, los estudios que se lleven a cabo para enfrentar la crisis del COVID-19 deberían ser considerados un bien público global. El desarrollo científico en pos de una vacuna y otros tratamientos será de importancia crítica para controlar la pandemia y restablecer la actividad económica. Esas terapias deben estar disponibles mundialmente y a precios asequibles. Acumular conocimientos valiosos mientras incontables vidas están el riesgo es un crimen moral imperdonable e inimaginable. Es también contraproducente, ya que todos estamos conectados a través de la economía global.

El principio final es pensar con valentía. Para dar liquidez a nivel global, debemos usar todas las medidas económicas a nuestra disposición, y experimentar con otras que se les podrían añadir. Por ejemplo, se podrían extender las permutas bilaterales de divisas entre los bancos centrales de las economías avanzadas y en desarrollo, y se debería seguir la propuesta del Fondo Monetario Internacional de ampliar los Derechos Especiales de Giro para enfrentar el desafío de la crisis, planteada por la Directora Ejecutiva del FMI Kristalina Georgieva en la Cumbre de Líderes del G20 esta semana.

Para una emergencia global son necesarias medidas decididas y globales. La Argentina está lista a hacer su parte para ayudar a que el mundo navegue por estos tiempos difíciles. Todos los países e instituciones internacionales deben adoptar una actitud conjunta y actuar con resolución.

Esta columna es una adaptación de los comentarios realizados en la reunión especial del G20 de ministros de finanzas el 23 de marzo.

Esta publicación es gracias a la alianza entre   Y 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.