Carta abierta del arzobispo Viganò a Donald Trump. ¿Está lista Honduras para lo que viene?

Por John Moran Robleda

La semana pasada, el 7 de junio, el ex nuncio apostólico de los Estados Unidos, el arzobispo Carlo María Viganò, decidió otra vez sacudir el mundo católico expresando lo que es técnicamente la posición de la resistencia católica al papa globalista de Francisco I. Su carta abierta al mundo católico y ciudadanos de buena fe, “Veritas Liberat Vos” es el intento de presentar filosóficamente esta línea católica. Escribí sobre ello aquí

https://criterio.hn/carta-abierta-para-la-oposicion-veritas-liberabit-vos/

Su petición es parte del cambio de paradigma mental y despertar que he hablado por dos años aquí en criterio.hn. Hay mucho en juego. Y eso incluye el reseteo de no solo, la economía global, sino también de la civilización humana.

Viganò conoce a los jugadores occidentales y globales, y la política norteamericana mejor que cualquiera de nosotros. Hasta 2016, él estaba allí, y era su trabajo saber qué estaba pasando y quién estaba detrás de la cortina del mago. Cuando habla sobre esta situación en ciudad de Washington, no solo es para norteamericanos, sino para todos los católicos incluyendo los católicos acá en Honduras harían bien en escuchar. Es el norte para la acción católica en la política.

En este momento, como su excelencia explica muy bien, Donald Trump se interpone (que sea su intención o accidental) entre nosotros, la HUMANIDAD y un diabólico Nuevo Orden Mundial. Lo que está sucediendo ahora tiene mucho que ver con lo que muchos han luchado – sea católico o no -durante más de cincuenta años contra un culto luciferino milenial y el surgimiento de un orden mundial anticristiano que se está erigiendo como una nueva Torre de Babel para tomar el lugar del Reinado Social de Cristo, y así masacrar la humanidad y luego esclavizar esos sobrevivientes.

No importa si son católicos o no. Lean la carta del arzobispo Viganò al Presidente Trump para sacar cosas valiosas y para entender la nueva realidad que enfrentamos. Lo que él dice también se aplica a Honduras. Mis comentarios están en corchetes.

 

Carta Abierta al presidente Trump del Arzobispo

Carlo María Viganò

 

7 de junio de 2020

Domingo de la Santísima Trinidad

 

Señor presidente,

 

En los últimos meses hemos sido testigos de la formación de dos bandos opuestos que yo llamaría bíblicos: los “hijos de la luz” y los “hijos de la oscuridad”. Los “hijos de la luz” constituyen la parte más conspicua de la humanidad, mientras que los “hijos de la oscuridad” representan una minoría absoluta. Y, sin embargo, los primeros son objeto de una especie de discriminación que los coloca en una situación de inferioridad moral con respecto a sus adversarios, que a menudo ocupan posiciones estratégicas en el gobierno, la política, la economía y los medios de comunicación. De una manera aparentemente inexplicable, los buenos son tomados como rehenes por los malvados y por aquellos que los ayudan, ya sea por interés propio o por temor [también por ignorancia].

Estos dos lados, que tienen una naturaleza bíblica, siguen la clara separación entre la descendencia de la Mujer y la descendencia de la Serpiente [claramente refiriendo a la creación humana nacidos de Adán y Eva, y los de la Serpiente es transhumanismo, humanos sintéticos, IA, tecnológica]. Por un lado, hay quienes, aunque tienen miles de defectos y debilidades, están motivados por el deseo de hacer el bien, ser honestos, formar una familia, dedicarse al trabajo, dar prosperidad a su tierra natal, ayudar los necesitados y, en obediencia a la Ley de Dios, merecer el Reino de los Cielos. Por otro lado, hay quienes se sirven a sí mismos, no tienen principios morales, quieren demoler a la familia y a la nación, explotar a los trabajadores para hacerse excesivamente ricos, fomentar divisiones internas y guerras, y acumular poder y dinero: para ellos, la ilusión falaz del bienestar temporal algún día, si no se arrepienten, cederá ante el terrible destino que les espera, lejos de Dios, en la condenación eterna.

En la sociedad, señor presidente, estas dos realidades opuestas coexisten como enemigos eternos, así como Dios y Satanás son enemigos eternos. Y parece que los “hijos de la oscuridad”, a quienes podemos identificar fácilmente con el “Deep State” al que Ud. se opone sabiamente, y que está librando una guerra feroz contra usted y sus aliados en estos días, han decidido mostrar sus cartas, por así decirlo, al revelar sus planes. Parecen estar tan seguros de tener todo bajo control que han dejado de lado esa circunspección que hasta ahora había ocultado al menos parcialmente sus verdaderas intenciones. Las investigaciones ya en curso revelarán la verdadera responsabilidad de quienes manejaron la emergencia de Covid-19 no solo en el área de la atención médica sino también en la política, la economía y los medios de comunicación [en referencia al papel de mafias políticas en los países del mundo en nombre de una agenda distópica – y la corrupción que lo acompaña]. Probablemente descubriremos que en esta colosal operación de ingeniería social hay personas que han decidido el destino de la humanidad, y se han impuesto el derecho de actuar contra la voluntad de los ciudadanos y sus representantes en los gobiernos de las naciones [¿Es Juan Hernández y su mafia política cómplice o ingenuo de lo que ocurre?].

También descubriremos que los disturbios en estos días fueron provocados por aquellos que, al ver que el virus se desvanece inevitablemente y que la alarma social de la pandemia está disminuyendo [en los EE. UU. No sé qué decir sobre los hondureños en ese aspecto. ¿Aun engañados?], necesariamente han tenido que provocar disturbios civiles, porque serían seguidos por una represión que, aunque legítimo, podría ser condenado como una agresión injustificada contra la población [muchos generales ya expresaron sus sentimientos acera de esa intención Trumpiana]. Lo mismo ocurre también en Europa, en perfecta sincronía. Está bastante claro que el uso de protestas callejeras es instrumental para los propósitos de aquellos que desean ver a alguien elegido en las próximas elecciones presidenciales que encarna los objetivos del “Deep State” y que expresa esos objetivos fielmente y con convicción. No será sorprendente si, en unos meses, aprendemos una vez más que, escondidos detrás de estos actos de vandalismo y violencia, hay quienes esperan beneficiarse de la disolución del orden social para construir un mundo sin libertad: “Solve et Coagula”, como enseña el adagio masónico [sin decirlo, reconoce que todo fue planeado y financiado por billonarios del Cabal].

Aunque pueda parecer desconcertante, las alineaciones opuestas que he descrito también se encuentran en los círculos religiosos. Hay pastores fieles que cuidan el rebaño de Cristo, pero también hay infieles mercenarios que buscan dispersar el rebaño y entregar las ovejas para que sean devoradas por lobos voraces. No es sorprendente que estos mercenarios sean aliados de los hijos de la oscuridad y odien a los hijos de la luz: así como hay un “Deep State”, también hay un “Deep State” en la iglesia [confabulando con el Cabal] que traiciona sus deberes y renuncia a sus compromisos apropiados ante Dios [Hay que preguntar  ¿Según sus acciones, administración, con quien se rodea, y su posición con el papa Francisco I, es el Cardenal Maradiaga uno de ellos?]. Así, el enemigo invisible, contra quien los buenos gobernantes luchan en los asuntos públicos, también es combatido por los buenos pastores en la esfera eclesiástica. Es una batalla espiritual, de la que hablé en mi reciente llamamiento que se publicó el 8 de mayo.

Por primera vez, Estados Unidos tiene en usted un presidente que defiende valientemente el derecho a la vida, que no se avergüenza de denunciar la persecución de los cristianos en todo el mundo, que habla de Jesucristo y del derecho de los ciudadanos a la libertad de culto. Su participación en la “Marcha por la Vida”, y más recientemente su proclamación del mes de abril como el “Mes Nacional de Prevención del Abuso Infantil”, son acciones que confirman en qué lado desea luchar. Y me atrevo a creer que los dos estamos del mismo lado en esta batalla, aunque con diferentes armas.

Por esta razón, creo que el ataque al que fue sometido después de su visita al Santuario Nacional de San Juan Pablo II es parte de la narrativa orquestada de los medios que busca no combatir el racismo y traer orden social, sino levantar las pasiones; no para traer justicia, sino para legitimar la violencia y el crimen; no para servir la verdad, sino para favorecer a una facción política. Y es desconcertante que haya obispos, como aquellos a quienes denuncié recientemente [refiere a su carta publicada el 25 de agosto de 2018, de 11 páginas, acusando al Papa Francisco y a muchos otros líderes de la Iglesia, entre ellos el Cardenal Maradiaga, de ocultar acusaciones de conducta sexual inapropiada contra el entonces Cardenal Theodore McCarrick y de hacer lo mismo en otros lados], prueban que están alineados en el lado opuesto. Están subordinados al “Deep State”, al globalismo, alineados con esa línea de pensamiento, al Nuevo Orden Mundial, que invocan cada vez con más frecuencia en nombre de una hermandad universal que no tiene nada de cristiano, pero que evoca los ideales masónicos de aquellos que quieren dominar el mundo expulsando a Dios de los tribunales, de las escuelas, de las familias y quizás incluso de las iglesias.

El pueblo estadounidense es maduro y ahora ha entendido cuánto los medios de comunicación no quieren difundir la verdad, sino que buscan silenciarla y distorsionarla, difundiendo la mentira que es útil para los propósitos de sus amos [los medios convencionales acá son un tentáculo de estos, y hacen lo mismo con los hondureños]. Sin embargo, es importante que los buenos, que son la mayoría, se despierten de su lentitud y no acepten ser engañados por una minoría de personas deshonestas con propósitos irrevocables [consejo que deberían tomar en cuenta acá en honduras]. Es necesario que los buenos, los hijos de la luz, se unan y hagan oír sus voces. ¿Qué manera más efectiva hay de hacer esto, señor presidente, que rezando y pidiéndole al Señor que lo proteja a usted, a los EE. UU. y a toda la humanidad de este enorme ataque del enemigo? Ante el poder de la oración, los engaños de los hijos de las tinieblas se derrumbarán, se revelarán sus complots, se mostrará su traición, su poder aterrador terminará en nada, saldrá a la luz y se expondrá por lo que es: un engaño infernal.

Señor presidente, mi oración se dirige constantemente a la amada nación estadounidense, donde tuve el privilegio y el honor de ser enviado por el Papa Benedicto XVI como Nuncio Apostólico. En esta hora dramática y decisiva para toda la humanidad, rezo por usted y también por todos los que están a su lado en el gobierno de los Estados Unidos. Confío en que el pueblo estadounidense esté unido conmigo y con usted en oración al Dios Todopoderoso.

Unidos contra el enemigo invisible [el Cabal] de toda la humanidad, los bendigo a usted y a la Primera Dama, la amada nación estadounidense, y a todos los hombres y mujeres de buena voluntad.

 

+ Carlo María Viganò

Arzobispo Titular de Ulpiana

Ex nuncio apostólico a los Estados Unidos de América

 

Así están las cosas. Este es el mismo prelado que destapó nombres de Cardenales encubridores de pedofilia, pide la renuncia del Papa Francisco I, y que el norte de la Iglesia Católica como institución sea una reevaluación del Concilio vaticano II, que “»Desde el Vaticano II en adelante, se construyó una iglesia paralela”. Esa línea está presente es la carta a Trump. Si desean leer mis viejas columnas sobre el “Deep State” del Vaticano lean estos

https://criterio.hn/honduras-y-el-triangulo-del-poder-la-realidad-de-qanon/

https://criterio.hn/honduras-y-el-trieno-de-poder-mundial-expandiendo-su-conocimiento/

https://criterio.hn/es-esto-el-vaticano-del-cardenal-rodriguez-maradiaga/

https://criterio.hn/siguiendo-ese-conejo-blanco-preguntas-sobre-el-fenomeno-qanon-y-el-shadow-war-mundial/

No olviden:

“La gente si está despierta y ve lo que está sucediendo.  *  Los patriotas no tienen color de piel.  *  La humanidad es buena.  *  Q, Junio 15 2020”

13 comentarios en “Carta abierta del arzobispo Viganò a Donald Trump. ¿Está lista Honduras para lo que viene?

  • el noviembre 1, 2020 a las 6:35 am
    Permalink

    La verdadera carta. El que no lea inglés que se tome el trabajo de buscarla y no dé por cierto cualquier cosa que en cualquer oscuro blog le diga. Hay que madurar.

    Sunday, October 25, 2020
    Solemnity of Christ the King

    Mister President,

    Allow me to address you at this hour in which the fate of the whole world is being threatened by a global conspiracy against God and humanity. I write to you as an Archbishop, as a Successor of the Apostles, as the former Apostolic Nuncio to the United States of America. I am writing to you in the midst of the silence of both civil and religious authorities. May you accept these words of mine as the “voice of one crying out in the desert” (Jn 1:23).

    As I said when I wrote my letter to you in June, this historical moment sees the forces of Evil aligned in a battle without quarter against the forces of Good; forces of Evil that appear powerful and organized as they oppose the children of Light, who are disoriented and disorganized, abandoned by their temporal and spiritual leaders.

    Daily we sense the attacks multiplying of those who want to destroy the very basis of society: the natural family, respect for human life, love of country, freedom of education and business. We see heads of nations and religious leaders pandering to this suicide of Western culture and its Christian soul, while the fundamental rights of citizens and believers are denied in the name of a health emergency that is revealing itself more and more fully as instrumental to the establishment of an inhuman faceless tyranny.

    A global plan called the Great Reset is underway. Its architect is a global élite that wants to subdue all of humanity, imposing coercive measures with which to drastically limit individual freedoms and those of entire populations. In several nations this plan has already been approved and financed; in others it is still in an early stage. Behind the world leaders who are the accomplices and executors of this infernal project, there are unscrupulous characters who finance the World Economic Forum and Event 201, promoting their agenda.

    The purpose of the Great Reset is the imposition of a health dictatorship aiming at the imposition of liberticidal measures, hidden behind tempting promises of ensuring a universal income and cancelling individual debt. The price of these concessions from the International Monetary Fund will be the renunciation of private property and adherence to a program of vaccination against Covid-19 and Covid-21 promoted by Bill Gates with the collaboration of the main pharmaceutical groups. Beyond the enormous economic interests that motivate the promoters of the Great Reset, the imposition of the vaccination will be accompanied by the requirement of a health passport and a digital ID, with the consequent contact tracing of the population of the entire world. Those who do not accept these measures will be confined in detention camps or placed under house arrest, and all their assets will be confiscated.

    Mr. President, I imagine that you are already aware that in some countries the Great Reset will be activated between the end of this year and the first trimester of 2021. For this purpose, further lockdowns are planned, which will be officially justified by a supposed second and third wave of the pandemic. You are well aware of the means that have been deployed to sow panic and legitimize draconian limitations on individual liberties, artfully provoking a world-wide economic crisis. In the intentions of its architects, this crisis will serve to make the recourse of nations to the Great Reset irreversible, thereby giving the final blow to a world whose existence and very memory they want to completely cancel. But this world, Mr. President, includes people, affections, institutions, faith, culture, traditions, and ideals: people and values that do not act like automatons, who do not obey like machines, because they are endowed with a soul and a heart, because they are tied together by a spiritual bond that draws its strength from above, from that God that our adversaries want to challenge, just as Lucifer did at the beginning of time with his “non serviam.”

    Many people – as we well know – are annoyed by this reference to the clash between Good and Evil and the use of “apocalyptic” overtones, which according to them exasperates spirits and sharpens divisions. It is not surprising that the enemy is angered at being discovered just when he believes he has reached the citadel he seeks to conquer undisturbed. What is surprising, however, is that there is no one to sound the alarm. The reaction of the deep state to those who denounce its plan is broken and incoherent, but understandable. Just when the complicity of the mainstream media had succeeded in making the transition to the New World Order almost painless and unnoticed, all sorts of deceptions, scandals and crimes are coming to light.

    Until a few months ago, it was easy to smear as “conspiracy theorists” those who denounced these terrible plans, which we now see being carried out down to the smallest detail. No one, up until last February, would ever have thought that, in all of our cities, citizens would be arrested simply for wanting to walk down the street, to breathe, to want to keep their business open, to want to go to church on Sunday. Yet now it is happening all over the world, even in picture-postcard Italy that many Americans consider to be a small enchanted country, with its ancient monuments, its churches, its charming cities, its characteristic villages. And while the politicians are barricaded inside their palaces promulgating decrees like Persian satraps, businesses are failing, shops are closing, and people are prevented from living, traveling, working, and praying. The disastrous psychological consequences of this operation are already being seen, beginning with the suicides of desperate entrepreneurs and of our children, segregated from friends and classmates, told to follow their classes while sitting at home alone in front of a computer.

    In Sacred Scripture, Saint Paul speaks to us of “the one who opposes” the manifestation of the mystery of iniquity, the kathèkon (2 Thess 2:6-7). In the religious sphere, this obstacle to evil is the Church, and in particular the papacy; in the political sphere, it is those who impede the establishment of the New World Order.

    As is now clear, the one who occupies the Chair of Peter has betrayed his role from the very beginning in order to defend and promote the globalist ideology, supporting the agenda of the deep church, who chose him from its ranks.

    Mr. President, you have clearly stated that you want to defend the nation – One Nation under God, fundamental liberties, and non-negotiable values that are denied and fought against today. It is you, dear President, who are “the one who opposes” the deep state, the final assault of the children of darkness.

    For this reason, it is necessary that all people of good will be persuaded of the epochal importance of the imminent election: not so much for the sake of this or that political program, but because of the general inspiration of your action that best embodies – in this particular historical context – that world, our world, which they want to cancel by means of the lockdown. Your adversary is also our adversary: it is the Enemy of the human race, He who is “a murderer from the beginning” (Jn 8:44).

    Around you are gathered with faith and courage those who consider you the final garrison against the world dictatorship. The alternative is to vote for a person who is manipulated by the deep state, gravely compromised by scandals and corruption, who will do to the United States what Jorge Mario Bergoglio is doing to the Church, Prime Minister Conte to Italy, President Macron to France, Prime Minster Sanchez to Spain, and so on. The blackmailable nature of Joe Biden – just like that of the prelates of the Vatican’s “magic circle” – will expose him to be used unscrupulously, allowing illegitimate powers to interfere in both domestic politics as well as international balances. It is obvious that those who manipulate him already have someone worse than him ready, with whom they will replace him as soon as the opportunity arises.

    And yet, in the midst of this bleak picture, this apparently unstoppable advance of the “Invisible Enemy,” an element of hope emerges. The adversary does not know how to love, and it does not understand that it is not enough to assure a universal income or to cancel mortgages in order to subjugate the masses and convince them to be branded like cattle. This people, which for too long has endured the abuses of a hateful and tyrannical power, is rediscovering that it has a soul; it is understanding that it is not willing to exchange its freedom for the homogenization and cancellation of its identity; it is beginning to understand the value of familial and social ties, of the bonds of faith and culture that unite honest people. This Great Reset is destined to fail because those who planned it do not understand that there are still people ready to take to the streets to defend their rights, to protect their loved ones, to give a future to their children and grandchildren. The leveling inhumanity of the globalist project will shatter miserably in the face of the firm and courageous opposition of the children of Light. The enemy has Satan on its side, He who only knows how to hate. But on our side, we have the Lord Almighty, the God of armies arrayed for battle, and the Most Holy Virgin, who will crush the head of the ancient Serpent. “If God is for us, who can be against us?” (Rom 8:31).

    Mr. President, you are well aware that, in this crucial hour, the United States of America is considered the defending wall against which the war declared by the advocates of globalism has been unleashed. Place your trust in the Lord, strengthened by the words of the Apostle Paul: “I can do all things in Him who strengthens me” (Phil 4:13). To be an instrument of Divine Providence is a great responsibility, for which you will certainly receive all the graces of state that you need, since they are being fervently implored for you by the many people who support you with their prayers.

    With this heavenly hope and the assurance of my prayer for you, for the First Lady, and for your collaborators, with all my heart I send you my blessing.

    God bless the United States of America!

    + Carlo Maria Viganò
    Tit. Archbishop of Ulpiana
    Former Apostolic Nuncio to the United States of America

    Respuesta
    • el enero 21, 2021 a las 12:46 pm
      Permalink

      Son dos cartas. Una de junio, que es el texto ahora publicado (en el mismo texto de la carta se observa que hace referencia a una carta de junio). Si te fijas en la fecha, verás que en una dice «Domingo de la Trinidad» y en otra «Solemnidad de Cristo Rey»

      Respuesta
  • el noviembre 1, 2020 a las 6:33 am
    Permalink

    Ese NO es el texto de la carta. Por favor, un poco de seriedad.

    Respuesta
    • el noviembre 7, 2020 a las 1:38 pm
      Permalink

      Ese curita fanatico eria un buen guionista para películas de ciencia ficción.

      Respuesta
  • el noviembre 1, 2020 a las 12:11 am
    Permalink

    Soy de México y te felicito por publicar esta carta tan poderosa y reveladora, a la luz de los últimos hechos, (31/10/20) el globalismo, la ideologia de genero, el tema del reproche al capitalismo y de facto, un espaldarazo al comunismo y finalmente las cuestionadas declaraciones sobre las uniones civiles, han causado mas molestia entre nosotros los católicos, porque la Biblia dice cosas que lo contradicen y aunque siempre he defendido al Papa creo que se esta equivocando y Yo le creo mas a la palabra de Dios que viene en la Biblia y Yo como parte de la Iglesia, defiendo la palabra de Dios.
    Tus comentarios bien fundamentados, felicidades

    Respuesta
  • el octubre 30, 2020 a las 1:11 pm
    Permalink

    muy extraño que un periodico digital financiado por el globalista george soros (Open Society Foundations) muestre este tipo de articulos que van en contra de los deseos de Soros. Es mas el papa francisco fue puesto a la medida de Open Society Foundations.

    Respuesta
  • el septiembre 12, 2020 a las 4:07 pm
    Permalink

    Monseñor vigano .. fiel y valiente . Dios lo cuide …q hermosa carta .. todo a la luz de la biblia .. cosas q pasan .. pero la palabra de Dios no pasará. Se está cumpliendo , oremos .. principios del parto..

    Respuesta
    • el octubre 30, 2020 a las 1:52 am
      Permalink

      «a la luz de la biblia» es una expresión intrínsecamente contradictoria… ¿»en lo alto de las profundidades»? puf !!

      Respuesta
  • el agosto 8, 2020 a las 9:13 am
    Permalink

    La Iglesia Catolica apostolica y romana es la verdadera Iglesia de Cristo. El les ha dado autoridad para dirigir su iglesia de acuerdo a su palabra. Sin embargo han habido papas, cardenales, arzobispos, obispos , sacerdotes, diaconos y hombres y mujeres consagradas abusando de la liberetad dada por Dios mismo han tergiversado las enseñanzas de Cristo. Tambien hay quien anuncia el evangelio y denuncia las injusticias y abusos. Gracias Monseñor Vigano por su valentia, denunciar la mentira e hipocresia del pontifice no es una noticia nueva si revisamos la historia del director de los Jesuitas en Argentina y sus relaciones con los organismos de poder del tiempo. La maldad nunca podra contra el bien, ojala que la denuncia de Moneñor. Vigano abra los ojos de tantos ciludadanos del mundo para que el Immaculado Corazon de Maria triunfe sobre el mal como en efecto va a suceder.

    Respuesta
  • el julio 16, 2020 a las 12:26 pm
    Permalink

    «Este es el mismo prelado que destapó nombres de Cardenales encubridores de pedofilia» Yo he leido esta publicación y lo que denuncia es la promoción de la homosexualidad.

    Respuesta
  • el junio 16, 2020 a las 7:44 pm
    Permalink

    Corrección:
    La descendencia de la Mujer donde mencionas «claramente refiriendo a la creación humana nacidos de Adán y Eva» no es tal, sino que claramente se esta refiriendo a la Virgen Maria ya que en la biblia esclarece en Ap 12 5 «5 La Mujer dio a luz un Hijo varón*, el que ha de regir a todas las naciones con cetro de hierro. Pero su hijo fue arrebatado y llevado hasta Dios y su trono*.»
    Saludos Cordiales

    Respuesta
  • el junio 15, 2020 a las 8:25 pm
    Permalink

    Si estamos viviendo tiempos interesantes Lic. Gracias por un gran expose.

    Respuesta
    • el junio 16, 2020 a las 3:07 am
      Permalink

      Deportes como el fútbol y otros más al servicio del Cabal tendrán los días contados. Dejarán de idiotizar y manipular la juventud del Mundo.
      El deporte no debe seguir siendo instrumento para sutilmente esclavizar personas. 👍

      Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.