Captura de exsecretario de Defensa de México, debería preocupar a políticos y funcionarios mencionados en juicio de Tony Hernández

El General Salvador Cienfuegos Zepeda, recibió la condecoración “Gran Cruz» de las Fuerzas Armadas de Honduras, la cual fue entregada por el Presidente  Hernández

Por: Redacción CRITERIO.HN

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa, Honduras.- La justicia de Estados Unidos ha detenido al ahora exsecretario de Defensa Nacional de México, Salvador Cienfuegos Zepeda, quien es vinculado por actividades ilícitas relacionadas a lavado de activos y droga.

Zepeda ocupó el cargo de Secretario de Defensa Nacional en México  de 2012 a 2018 y según información de este país fue detenido en el aeropuerto de Los Ángeles por orden de la Administración de Control de Drogas de Estados Unidos.

El exsecretario de Defensa fue galardonado por el Gobierno de Juan Orlando Hernández en el año 2017, situación que genera una serie de suspicacias en torno a su captura.

Para el especialista en derecho internacional, Tony García, es importante poner ojo en este caso, puesto que hay una aparente amistad entre Zepeda y el Gobierno de Hernández, misma que se expresó a través del reconocimiento.

“Si este señor no hubiese sido condecorado por el Gobierno hondureño no se sospechara, sabemos que la droga anda por toda la región, sin embargo que él haya sido galardonado en el 2017 produce pensamientos dudosos”, inició su valoración García.

El abogado recordó el proceso penal que enfrenta Tony Hernández, hermano del titular del Ejecutivo Juan Hernández, quienes han sido mencionados de tener vínculos con el narcotráfico y con redes criminales en toda la región centroamericana y parte del norte de América.

“Un Estado cuando va a condecorar a alguien debe estudiar bien el perfil, porque después la credibilidad se pierde cuando se presentan casos como estos”, dijo en referencia a la premiación y luego captura de Zepeda.

Por ahora solo existen sospechas de que existe una relación aparentemente cercana entre el Gobierno y Zepeda, misma que puede ir más allá de una relación diplomática:  “uno se pregunta por qué existen este tipo de relaciones amistosas entre estos gobernantes, y ahora queda esperar si cooperará ante la justicia norteamericana para ver si hay algún vínculo con el caso de Tony Hernández”.

Desde la óptica del derecho internacional, cuando una persona es detenida por la justicia de Estados Unidos tiene dos caminos: el primero es cooperar para reducir la pena y el segundo es callarse y recibir un castigo judicial fuerte e incluso de por vida.

“Cuando a usted lo agarran hay dos caminos, cooperar para reducir penas o recibir una condena larga”, explicó García quien además dejó claro que los acontecimientos que emanen de Estados Unidos en los próximos días darán la pauta de lo que se puede esperar en torno al caso.

Asimismo el abogado dijo que si en este caso hay algún  vínculo que la justicia norteamericana pueda establecer entre Zepeda y los acusados en el caso de Tony Hernández, muchos de los mencionados deberían estar asustados porque tarde o temprano sus nombres sonarán nuevamente ante el Departamento de Justicia y esto a la larga se traducirá en procesos judiciales en su contra.

En los próximos días se conocerá la decisión de Zepeda, si se declara inocente o si opta por colaborar en función de las acusaciones que le imputa el Gobierno de Estados Unidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.