Cabras contra el cambio climático

Por: Sabine Homann-Kee*

BULAWAYO – A principios de este año, el ciclón Idai se extendió por Mozambique. Sus poderosos vientos y fuertes lluvias provocaron inundaciones masivas, cientos de muertes y la destrucción a gran escala de cultivos y propiedades. Se estima que 140,000 personas fueron desplazadas, y seis meses después, casi un millón de personas, incluidos 160,000 niños menores de cinco años, aún enfrentan escasez de alimentos y una crisis nutricional.

Idai no fue el primer ciclón que cambió la vida de los agricultores del sur de África, y no será el último. A medida que el cambio climático continúe, tales tormentas se volverán más frecuentes e intensas, al igual que las sequías, con las cuales los agricultores en Mozambique ya luchan. Pero hay una manera simple de aumentar la resiliencia climática para los agricultores en las regiones vulnerables: la inversión en los mercados de cabras.

Las cabras son un ganado de relativamente bajo mantenimiento. No requieren mucha inversión inicial en vivienda o equipo. Y son resistentes: las cabras son mucho más propensas a sobrevivir un largo período seco que, por ejemplo, los granos. Incluso comen cultivos fallidos.

Al igual que otras formas de propiedad, un rebaño de cabras puede funcionar como una especie de cuenta de ahorro para los agricultores, que pueden comprar más animales cuando tienen dinero de sobra y vender algunos en tiempos de problemas. Esto es particularmente cierto en Mozambique, donde la demanda de carne de cabra está en auge, los precios están subiendo y los grandes mataderos buscan activamente comprar cabras a los pequeños agricultores.

Sin embargo, los agricultores en Mozambique luchan por aprovechar esta oportunidad, debido a factores como las malas condiciones del mercado y el robo desenfrenado. Estos son los problemas que mis colegas y yo en el Instituto Internacional de Investigación de Cultivos para los Trópicos Semiáridos, junto con el Instituto de Investigación Agrícola de Mozambique y el Centro de Investigación para el Desarrollo de la Universidad de Recursos Naturales y Ciencias de la Vida en Viena, estamos ahora tratando de resolver

Hemos lanzado una iniciativa para vincular a los agricultores en el distrito de Marara propenso a la sequía de Mozambique con los servicios de extensión agrícola y los gobiernos locales, mataderos y proveedores de productos agrícolas. Esta «plataforma de innovación», que ahora incluye a 60 agricultores en seis aldeas, ha permitido el desarrollo de soluciones de colaboración que se adaptan a las condiciones locales. Trabaja para mejorar los mercados de cabras al proporcionar dirección e incentivos para los servicios e inversiones de extensión agrícola.

Considere el robo de ganado. En el distrito de Marara, los granjeros dudaban en invertir en más animales, porque los autores desconocidos robaban regularmente cabras libres. Gracias a la plataforma de innovación, los aldeanos, el gobierno local y la policía pudieron trabajar juntos para diseñar una estrategia para combatir los robos, centrada en erigir obstáculos en ubicaciones estratégicas.

La plataforma también ha facilitado la creación de un mercado de cabras más estructurado que se adapta mejor a las necesidades de los agricultores. Tradicionalmente, las cabras en el centro de Mozambique se han comercializado a través de un mercado único. Pero llegar a ese mercado a menudo requiere que los agricultores recorran una distancia considerable con sus cabras, que pierden peso durante el viaje. Debido a que una cabra delgada vale menos para el matadero, tiene un precio más bajo para el agricultor. Para evitar el viaje, los agricultores podrían tener que depender de intermediarios sin escrúpulos.

Desde la introducción de la plataforma de innovación, los mataderos y los agricultores han comenzado a trabajar para establecer nuevos puntos de venta más pequeños, más cercanos tanto a compradores como a vendedores. Hasta ahora, nuestros datos sugieren que los agricultores que participan en la plataforma de innovación han podido satisfacer mejor la demanda del mercado y están ganando más por sus cabras. De hecho, algunos agricultores están preparados para expandir su producción y están trabajando con mataderos para establecer un sistema de precios basado en la calidad.

Establecer un mercado de cabras estructurado y que funcione bien ayuda a crear un ciclo de retroalimentación positiva. Si los agricultores confían en que no se les robarán sus cabras y pueden venderlas a un precio decente, están en mejores condiciones para invertir en mejorar su sistema de producción.

Aquí, también, la plataforma de innovación está ayudando. Para empezar, hemos capacitado a los agricultores sobre cómo mejorar su suelo mediante la expansión de los cultivos de leguminosas, cuyos residuos pueden usarse como forraje de cabra. Reconociendo los beneficios de estas prácticas, los agricultores comenzaron de inmediato a aumentar la densidad de cultivos, a aplicar estiércol y a rotar los cultivos, aumentando así los rendimientos y produciendo más alimento para cabras más saludables. También hemos probado los análisis de suelo en la granja que pueden ayudar a los agricultores a detectar problemas de salud del suelo e idear sus propias soluciones, por ejemplo, cultivar más legumbres o agregar estiércol y compost.

En términos más generales, la plataforma de innovación ha puesto en marcha un proceso en el que los agricultores se apoyan mutuamente para construir un mercado más fuerte. Por ejemplo, los criadores de cabras más exitosos en el distrito de Marara están asesorando a sus contrapartes más pobres sobre cómo comenzar.

Con el apoyo de agencias gubernamentales y organizaciones de desarrollo, los mercados de cabras podrían seguir creciendo, aumentando los ingresos y la resistencia de los agricultores en el distrito de Marara y más allá. Dicho apoyo podría incluir la inversión en servicios de extensión técnica para ganaderos, particularmente para mujeres y agricultores pobres, la mediación de negociaciones de precios entre compradores y vendedores, y el establecimiento de servicios metrológicos confiables.

Para permitir tal progreso, es vital mantener viva la red de innovación. A medida que el cambio climático continúe, los desafíos que enfrentan los pequeños agricultores solo crecerán. Su mejor oportunidad de capearlos es actuando juntos.

* Sabine Homann-Kee Tui es una científica social del Instituto Internacional de Investigación de Cultivos para los Trópicos Semiáridos.

foto de portada: t13.cl

Este artuiculo es una produccción de la alianza entre    Y 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.