Biden debe poner fin a la política de Estados Unidos que apoya al régimen corrupto y autoritario en Honduras

 

Por: Dana Frank*

 

El presidente Biden tiene un gran desafío en sus manos en Honduras. La pobreza, la violencia de las pandillas, las fuerzas de seguridad corruptas y un estado destruido liderado por un dictador represivo, el presidente Juan Orlando Hernández. Continuarán generando oleadas de personas que intentan migrar al norte en busca de seguridad. Mientras tanto, los hondureños en casa están muriendo por miles de covid-19, la falta de atención médica y, cada vez más, el suicidio y la violencia patrocinada por el Estado.

Sin embargo, las políticas de Biden se han desviado muy poco de las avanzadas bajo la administración de Barack Obama y Donald Trump, dos administraciones que solo apuntalaron a Hernández.

Pero el 23 de febrero de 2021, ocho senadores demócratas, encabezados por el senador Jeff Merkley de Oregon, lanzaron el guante a Biden sobre la política de Honduras. Con la “Ley de Derechos Humanos y Anticorrupción de Honduras de 2021”, los senadores están pidiendo la suspensión de la ayuda de seguridad de Estados Unidos a Honduras, sanciones a Hernández, la prohibición de la venta de gases lacrimógenos y otras municiones clave, y medidas adicionales. ¿Biden les prestará atención?

En múltiples acusaciones, fiscales del Distrito Sur de Nueva York acusaron a Hernández de aceptar millones en sobornos de narcotraficantes para pagar sus elecciones de 2013 a cambio de protección policial y militar, malversar fondos de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional y engañar a la Administración de Control de Drogas.

El presidente ha negado todas las acusaciones. El hermano de Hernández, Tony, un excongresista de Honduras, fue condenado en un tribunal federal de Manhattan en 2019 por tráfico de cocaína.

Hernández también es un autoritario y peligroso con un extenso historial de subvertir el estado de derecho. Mientras estuvo en el Congreso apoyó el golpe militar de 2009 que depuso al presidente Manuel Zelaya, electo democráticamente. En 2017 se postuló a la reelección en clara violación de la constitución y luego, cuando claramente estaba perdiendo, detuvo el conteo de votos y se declaró ganador, desatando una ola de protestas. Los principales oficiales militares y policiales del presidente también han sido vinculados al narcotráfico. Julián Pacheco Tinoco, general retirado y actual Ministro de Seguridad, ha sido objeto de investigaciones por parte de la DEA. En 2018, Associated Press informó que los tres principales directores nacionales de la policía habían estado involucrados en el tráfico de cocaína, según un informe confidencial del gobierno hondureño.

Manifestantes con un monigote del presidente Hernández en una protesta en Tegucigalpa el pasado 26 de febrero (Foto Criterio.hn)

Además, continúan impunemente las violaciones desenfrenadas y aterradoras de los derechos humanos por parte de las fuerzas de seguridad. La policía y el ejército mataron al menos a 22 manifestantes y transeúntes después de las elecciones de 2017, según un informe de Naciones Unidas. El ejército ha utilizado los toques de queda del covid-19 para detener y brutalizar a los ciudadanos. Según los principales grupos hondureños de derechos humanos, decenas de miles han sido detenidas, incluida Keyla Martínez, quien fue detenida por la policía el 6 de febrero y encontrada muerta en su celda poco después.

La policía afirmó que Martínez se había suicidado, pero una autopsia descubrió que había muerto por “asfixia mecánica” y los fiscales ahora están investigando su muerte como un asesinato.Las libertades civiles son casi inexistentes: intente marchar o manifestarse pacíficamente y recibirá gases lacrimógenos. Coloque un cartel fuera de su negocio preguntando «¿Dónde está el dinero?» (como parte de una campaña para cuestionar la asignación de más de $ 3 mil millones de ayuda del covid-19) y la policía y el ejército lo eliminarán.Sin embargo, hay razones para temer que Biden no responsabilice a Hernández, a pesar de estos abusos autoritarios desenfrenados.Como vicepresidente, celebró repetidamente a Hernández, especialmente después de que la dictadura se tambaleara en 2015 ante las protestas masivas contra la corrupción.

Algunos han estado promoviendo el mito de que las cosas estaban mejorando en Honduras mientras Biden era vicepresidente: que la tasa de homicidios había bajado, que la policía había sido limpiada y una comisión anticorrupción estaba avanzando en la eliminación de las manzanas podridas. Pero esas tasas de homicidio provienen del gobierno, que no cuenta los cuerpos encontrados en bolsas de plástico o fosas comunes, u otras muertes «irregulares». Muchos agentes de policía fueron despedidos, pero muy pocos fueron procesados ​​por corrupción o violaciones de derechos humanos. La comisión anticorrupción hizo algunos avances, pero nunca tocó a los de arriba.

Ahora Biden promete una repetición de la Alianza para la Prosperidad de 2015, que invirtió millones en el corrupto gobierno hondureño e impulsó proyectos económicos que amenazan los derechos territoriales de los indígenas y devastan el medio ambiente, como represas, minas y turismo corporativo a gran escala. Los altos funcionarios de Biden también están proponiendo una nueva comisión anticorrupción. Quieren colaborar con los funcionarios locales, pero eligen ignorar los supuestos tratos corruptos del propio fiscal general hondureño y el historial de anulación de casos relacionados con narcotraficantes y altos funcionarios corruptos.  De manera alarmante, los funcionarios de Biden también parecen estar avanzando para implementar un acuerdo de la era Trump para aumentar el intercambio de inteligencia con el ejército y la policía hondureña.

Pero más preocupante es lo que la administración Biden no ha dicho sobre Honduras. Debemos escuchar el silencio: ¿Por qué la administración no ha denunciado abusos a los derechos humanos por parte de las fuerzas de seguridad del Estado? Estados Unidos afirma que apoya la democracia, pero no ha expresado ninguna preocupación sobre un voto libre y justo en las elecciones primarias del 14 de marzo o de noviembre de este año, que seguramente serán profundamente manipuladas por el partido gobernante. ¿Teme Estados Unidos que Xiomara Castro, esposa de Zelaya y posible candidata del partido de oposición de centroizquierda Libre, pueda ganar? Es hora de que Biden escuche a los senadores, y a los miembros del Congreso que han apoyado desde 2016 la Ley de Derechos Humanos de Berta Cáceres en Honduras, que también prohíbe la asistencia de Estados Unidos a la policía o el ejército de Honduras, en lugar de continuar apuntalando y encubriendo un régimen vicioso. Estados Unidos debe dejar de bailar con dictadores y permitir que el pueblo hondureño tenga el espacio democrático para expresar y construir su propia visión de una buena sociedad. 

* Dana Frank es profesora de historia en la Universidad de California en Santa Cruz y autora de «La larga noche hondureña: resistencia, terror y los Estados Unidos después del golpe».

Un comentario sobre “Biden debe poner fin a la política de Estados Unidos que apoya al régimen corrupto y autoritario en Honduras

  • el marzo 4, 2021 a las 6:33 pm
    Permalink

    Excelente escritora y experta en el contexto político de Honduras, sus observaciones y señalamientos no son nuevos. Lamentablemente el gobierno norteamericano sigue manteniendo el sistema corrupto del gobierno hondureño y que sobresale en el plano internacional por su involucramiento en el narcotráfico

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.