Aduanas sigue cobrando por ingreso de ayuda humanitaria a Honduras

Por: Redacción CRITERIO.HN

redacción@criterio.hn

Tegucigalpa. – Más trabas y abusos de las autoridades de aduanas de Honduras al ingreso de ayuda que viene de la república de El Salvador para los afectados por los huracanes Eta e Iota en el país, denunció el sacerdote Leopoldo Serrano, cura párroco en Santa Bárbara.

Los reclamos de voluntarios nacionales como extranjeros, solidarios ante las secuelas de los ciclones tropicales que se viven en varias partes del país, van desde la injerencia innecesaria de la policía y militares, apropiación y manejo sectario de la ayuda y desconfianza hacia instituciones del gobierno de Juan Hernández, como COPECO e Invest-H, que han sido denunciadas por actos de corrupción que se mantienen en total impunidad.

El sacerdote denunció que,  hace un par de días en la aduana El Poy, Ocotepeque, se intentó cobrar siete mil lempiras a un cargamento de ayuda humanitaria que venía de El Salvador, por lo que ante este impasse la rastra iba a regresar a su lugar de origen, sin embargo, se logró evitar el pago y el vehículo con el respaldo solidario ingresó al territorio nacional.

La actitud de las autoridades aduaneras en este sector del país contraviene disposiciones transitorias relacionadas con la tormenta tropical Eta, que autoriza a la administración aduanera de Honduras exonerar el pago de tasas, servicio de transmisión de datos y pago por almacenamiento a las importaciones de donaciones provenientes del extranjero y Zonas Libres.

El 11 de noviembre el Congreso Nacional aprobó la Ley para la Facilitación de Asistencia Humanitaria Internacional en caso de Desastre y Recuperación Inicial, la cual vendría a solucionar en gran medida el tránsito e ingreso de donaciones en momentos de crisis nacional.

«Entonces hermanos, ayúdenme a ayudar, les prometo que yo no voy a ganar nada de esto, más que la alegría de ver que la gente tenga una feliz navidad», pidió Serrano.

SALUD MENTAL

El cura también alertó de las secuelas psicológicas que sufren la comunidad damnificada de comunidad de La Reina, municipio de Protección, que desapareció bajo un alud de lodo que arrasó con 500 viviendas y pequeños ranchos, según cálculos actualizados, a inicios de la semana anterior.

“El estado emocional de los habitantes de La Reina es muy delicado y hasta puede haber suicidios, la gente llora cuando miran el lugar donde quedaba su casa”, expresó Serrano, quien abogó por que la Oficina Administradora de Bienes Incautados, (OABI), ceda a esta comunidad 60 manzanas de tierra confiscadas en el departamento de Copán, para construir nuevamente el tejido urbano de la comunidad.

La necesidad de profesionales de la psicología para atender y animar; además, que el gobierno les dé tierra que necesitan para reconstruir su vida y actividades productivas, urgen también.

“Por eso le estoy pidiendo al presidente de la república y a los diputados del Congreso Nacional, que la tierra incautada por el Estado en La Entrada, Copán, en particular en el sector de La 6 de Mayo, donen de 60 a 80 manzanas de tierra para que vivan con dignidad.

Serrano cuestionó la venta y consumo de drogas; lo que quiero con esta comunidad que se vaya a fundar es que no se vendan drogas, porque aquí se venden drogas hasta en la aldea más pobrecita lo que está dañando a nuestra juventud.

Es por eso que grito en todas mis misas, y muchos me dicen padre hable de la palabra de Dios, pero yo estoy atacando a la corrupción, a los políticos corruptos que son como un virus que poco a poco nos están matando a puro engaño.

Por lo pronto la comunidad ya recibe alimentos, pero requieren de azadones, piochas, palas y botas de hule, entre otros implementos de trabajo, además de la urgente dotación de tierra.

La solidaridad hacia las comunidades del departamento de Santa Bárbara fluye de Colón y Olancho, también de México y EE. UU., desde donde se reciben llamadas en solidaridad, valoró.

Además de La Reinada, El Encanto es otra de las comunidades del municipio de Protección que también se vieron afectadas por las lluvias, derrumbes e inundaciones, que a nivel departamental dejan 15 mil personas albergadas, 50 mil afectados y cuatro mil 900 manzanas de maíz dañadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.