Sindicalismo atraviesa momentos de crisis y pérdida de protagonismo: Eugenio Sosa (vídeo)

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.- De acuerdo al criterio del sociólogo hondureño, Eugenio Sosa, el sindicalismo hondureño al igual que el de América latina y en el mundo está atravesando por momentos de crisis, debilitamiento y pérdida de protagonismo.

Sosa cree que se debe a tres factores preponderantes. El primero tiene que ver con cambios en el mundo capitalista del trabajo, todo lo que escuchamos como:  tercerización, trabajo por hora, flexibilización y el retorno de algo del feudalismo como el trabajo en casa, está destruyendo la organización sindical.

La capacidad de la afiliación sindical y de construcción de sindicatos ha sido destruida y eso se conoce como la perdida de la tasa de afiliación.

En Honduras apenas un 7% de los trabajadores pertenecen a una organización sindical, eso es una población bastante reducida la que está sindicalizada.

El segundo tiene que ver con la capacidad de pérdidas de referentes ideológicos y programáticos, además de la cooptación de los partidos políticos y de las empresas privadas y el mismo Estado, esto ha hecho que los líderes y los militantes hayan perdido la confianza y la representación genuina de los trabajadores.

El tercer elemento tiene que ver con el desmontaje del Estado.  Este privatiza y coloca ministerios como el de Trabajo y Previsión Social en una tercera categoría.

 Ese mismo ministerio que en otros países garantiza el derecho a la organización en Honduras se presta para evitar la organización sindical como es el caso de los y las trabajadoras de la maquila donde se han hecho varios intentos por organizarse, pero los mismos supervisores del Ministerio del Trabajo se prestan para elaborar las listas negras para que no sean contratados en otras maquilas.

En el sindicalismo hondureño hay un distanciamiento entre los trabajadores y los líderes sindicales y muchos traicionaron el movimiento obrero y se han plegado al Estado y se han convertido en una pequeña casta sindical que se ha desconectado de los trabajadores.

Ver entrevista completa….

Sindicatos de Honduras están siendo acorralados por el actual gobierno: Secretario de la CUTH (VIDEO)

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn 

Tegucigalpa.- Los sindicatos de Honduras están siendo acorralados por el actual gobierno de Juan Hernández,  buscando su desaparición, pero estos están  dispuestos a dar la lucha y a luchar por los derechos de los trabajdores, ha dicho este viernes el representante de la Central Unitaria de Trabajadores de Honduras (CUTH), Joel Almendares.

Joel Almendares jutno a Shanan Burrow de la CSI.
Joel Almendares junto a Shanan Burrow de la CSI

El gobierno nacionalista ha desaparecido las instituciones para desaparecer los sindicatos , violando varios convenios internacionales como el 87 de la OIT que permite la libertad sindical y también irrespetan y no cumplen el convenio 98 que garantiza la contratación colectiva.

Cuenta sobre la visita de la Secretaria General de la Central Sindical Internacional (CSI), Shanan Burrow con quien están diseñando planes de trabajo para fortalecer los sindicatos y así velar por los derechos de los trabajadores.

Ver Video

Este 1 de mayo es una expresión del fracaso del movimiento sindical: Edmundo Orellana Mercado

Este uno de mayo debería ser un acto de vergüenza y de constricción para los obreros porque, primero, no han logrado sacar adelante el movimiento sindical, segundo, lo hicieron fracasar los dirigentes y tercero que es lo más penoso, los trabajadores no han hecho esfuerzos inteligentes, debidamente unidos y vertebrados, con el propósito de renovar los cuadros directivos.

Por: Redacción CRITERIO

redacción@criterio.hn

Tegucigalpa.- Creer que este uno de mayo es una conmemoración de un día de reflexión, de conquistas para la clase trabajadora y de cambios estructurales en el país patrocinados por el sindicalismo hondureño,  es partir de una premisa incorrecta porque  en Honduras no hay dirigencia sindical,  porque los sindicatos han venido a menos tanto que prácticamente se está diluyendo el movimiento, señaló de manera enérgica el analista político, Edmundo Orellana Mercado.

Edmundo Orellana Mercado
Edmundo Orellana Mercado

El sindicalismo en Honduras prácticamente ha dejado de existir. Hoy vemos que la única expresión sindical que existe es la que se manifiesta en las instituciones del Estado, pero no existe en la empresa privada, agregó Orellana.

Apuntó que, los dirigentes han sido incapaces de articular estructuras y más bien, han ayudado a desmontar las débiles que ya existían,  porque antes había un movimiento sindical muy fuerte en casi toda la empresa privada y dejó de existir precisamente por la negligencia e ineficiencia y hasta la complicidad de muchos de los dirigentes sindicales.

Lo que vemos del sindicato del  Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Bebida y Similares (STIBYS) es una excepción porque ahí si hay una dirigencia correcta,  pero en el resto de los sectores prácticamente ha dejado de existir.

Lo que significa, enfatizó Orellana,  que este uno de mayo no será uno más,  sino que será una expresión más del fracaso de lo que fue el movimiento sindical, gracias a su dirigencia.

Tras el golpe de Estado del 28 de junio de 2009, la dirigencia sindical ha vendido hablando de unidad y de la conformación de una sola central de trabajadores, donde incluyen también a que los 7 colegios magisteriales también se conviertan en uno solo, pero el exFiscal General del Estado es del criterio que se ha perdido la voluntad de lucha y la conciencia de clase.

“Si usted ve los dirigentes sindicales de hoy son potentados con enormes recursos económicos y que no solamente eso,  sino que participan de los brazos comunicantes del poder”, acotó.  

Dirigencia sindical es co-participe de despilfarro del IHSS
Dirigencia sindical es co-participe de despilfarro del IHSS

Y citó como ejemplo,  el caso del Instituto Hondureño del Seguro Social (IHSS) que fue el peor de los escenarios donde pudieron ellos participar en la forma que lo hicieron, porque primero participaron con sus decisiones para generar la enorme corrupción que hubo en esa institución y lo estaban haciendo con un organismo que es de ellos, que les protege la salud y la seguridad social a los trabajadores,  a ellos, sus hijos y sus esposas.

Sin embargo no tuvieron el menor reparo moral,  para por lo menos investigar si las decisiones que elevaban a la Junta Directiva eran correctas o no para la salud financiera del Seguro Social, con esas acciones se ve claramente quienes son los dirigentes sindicales, porque todos los que estaban allí son dirigentes sindicales a nivel nacional, acusó Orellana.

Todos son dirigentes de las federaciones y confederaciones y si esa es la conciencia de clase que tienen, entonces desapareció el movimiento sindical en Honduras, analizó el también exministro del interior de Honduras.

En la última semana de abril  los dirigentes sindicales aparecieron junto al presidente Juan Hernández, avalando una ley de protección al trabajador, cuando en menos de dos años, el presente gobierno ha despedido a casi 15 mil trabajadores violando todos los derechos de estos y sus familias y esa es la línea de pensamiento que ha mantenido la dirigencia sindical hondureña.

Más adelante, Orellana recordó que estos dirigentes cuando fueron llamados a presentar candidatos para la Corte Suprema de Justicia presentaron toda la Corte anterior,  porque era la voluntad del presidente Hernández.

“Incluso, Carlos H. Reyes, que sí es dirigente sindical,(según Orellana), mandó una carta abierta donde señalaba que ahí entre esos candidatos que postulaba el sector obrero, había magistrados que eran sicarios de los contratos colectivos porque habían decretado en sentencias,  la nulidad de algunos de ellos”, recalcó Orellana.

Con esta posición dejaron clara su posición, donde se evidencia que están más comprometidos con el gobierno que con sus propios representados.

Finalmente señaló que hoy los trabajadores tienen una oportunidad para desahogarse y hacer planteamientos, pero en este caso, recomendó, el planteamiento lo debe hacer el movimiento sindical en contra de sus dirigentes, deben declararlos traidores y exigir la renovación de los cuadros directivos y deben reivindicar la conciencia de clase,  que los distingue precisamente del resto y si ellos no tienen esa conciencia, por mucho que se llamen sindicalistas, no lo serán jamás.

Este uno de mayo debería ser un acto de vergüenza y de constricción para los obreros porque, primero, no han logrado sacar adelante el movimiento sindical, segundo, lo hicieron fracasar los dirigentes y tercero que es lo más penoso, los trabajadores no han hecho esfuerzos inteligentes, debidamente unidos y vertebrados, con el propósito de renovar los cuadros directivos.