Jueces restituidos por la CIDH insisten en su restauración, pero el Estado está mudo

Por: Redacción CRITERIO

redacción@criterio.hn

El pasado 10 de noviembre la Corte Interamericana de Derechos Humanos Ordenó la restitución de los jueces Guillermo López Lone, Luis Chévez de la Rocha, Ramón Barrios y la magistrada Tirza Flores Lanza que fueron destituidos por oponerse al “golpe de Estado” contra el ex presidente Manuel Zelaya Rosales,  en el año 2009, sin embargo el gobierno no se ha pronunciado aun. 

Tirza Flores Lanza, magistrada despedida.
Tirza Flores Lanza, magistrada despedida.

Tirza Flores Lanza, manifestó que el 10 de noviembre fue notificada la sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, “tanto al Estado de Honduras como a nosotros y entre las medidas de reparación que esta sentencia incluye esta la restitución a nuestros cargos y aún no se ha hecho efectiva”.

Recalcó que  no han tenido ninguna respuesta del Estado hasta el momento, “pero entendemos que el Estado de Honduras es respetuoso de sus obligaciones internacionales y el cumplimiento de la sentencia es obligatoria”.

Consultada porque tanta dilatoria para acatar la sentencia, señaló que “no sabría decirlo y creo que definitivamente el Estado de Honduras no se ha caracterizado por ser tan ágil para cumplir los estándares internacionales y vemos que lamentablemente en el último periodo de la CIDH, Honduras dejó de asistir a las sesiones y las sillas estuvieron vacías”.

Expresó tener confianza en que el estado sabe que la sentencia es de obligatorio cumplimiento,  pero “creemos que desafortunadamente van a haber problemas para el cumplimiento de la sentencia, sin embargo seguirá presionando para que la misma se cumpla porque creemos que nuestra reparación no es solamente a título personal, está la restitución de Guillermo López Lone, Luis Chévez y la mía”.

“La restitución de nosotros tres significa un mensaje muy importante para todos los jueces y juezas,  no solo de Honduras,  sino de todo el continente. Los jueces podemos ser independientes y si somos ilegalmente destituidos podemos encontrar justicia”, acotó Flores Lanza.

“No puede haber ningún tipo de negociación porque nosotros insistimos en ser restituido”. La sentencia establece que solamente el Estado puede alegar una imposibilidad justificada, pero cree que la misma no existe, Dijo Flores Lanza.

El cumplimiento tiene que ser lo más pronto posible,  pero hay un plazo de un año. Al año la CIDH hará una audiencia de cumplimiento de la sentencia, pero ellos no vamos a esperar y van a seguir insistiendo hasta que se dé la restitución.

Consultada como se ve Honduras hacia afuera, dijo que se ve como un país que no cumple con los estándares internacionales en materia de derechos humanos y eso es lamentable para Honduras