Estados Unidos recomienda a sus ciudadanos reconsiderar viajar a Honduras debido al crimen

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.-El Departamento de Estado emitió una nueva alerta de viajes a sus ciudadanos que involucra a varios países de América Latina. En el caso de Honduras les pidió reconsiderar viajar por el crimen, porque el riesgo ha incrementado en algunas áreas.

La alerta menciona entre los crímenes más comunes, el homicidio, el robo armado y el tráfico de drogas y personas, y recomienda no transitar de noche y ser especialmente cuidadosos en los cajeros automáticos.

Concretamente la alerta recomienda evitar viajar al departamento de Gracias a Dios, una zona inhóspita donde hay trasiego de drogas.

Noticia Relacionada: Embajada de los Estados Unidos recomienda a sus ciudadanos no viajar a Honduras

A continuación la alerta:

Honduras – Nivel 3: Reconsiderar Viaje

Reconsidere viajar a Honduras debido al crimen. El riesgo ha incrementado en algunas áreas. Lea toda la Asesoría de Viajes.

No viajar a:

Departamento de Gracias a Dios debido al crimen.

Crímenes violentos así como homicidios y robos armados son comunes. La actividad violenta de pandillas, así como extorsión, violentos crímenes callejeros, violación, drogas y tráfico de personas, es amplia. Policía local y servicios de emergencias carecen de recursos para responder seriamente efectivamente ante crímenes serios.

Si usted decide viajar a Honduras:

Ten cuidado de tu entorno.

Evite caminar y conducir en la noche.

No se resista físicamente a ningún intento de robo.

Sea extra vigilante cuando visite bancos o cajeros automáticos.

No muestre signos de riqueza, así como usar relojes caros o joyas.

Sea cuidadoso al utilizar el teléfono celular en la vía pública, incluyendo en el interior del automóvil cuando se detiene en el tráfico.

Visite nuestra página web para Viajar a Áreas de Alto Riesgo.

Inscríbase en Smart Traveler Enrollment Program (STEP) para recibir alertas y que sea más fácil localizarlo en caso de emergencias.

Siga al Departamento de Estado en Facebook y Twitter.

Revise el informe de Crimen y Seguridad de Honduras.

Los ciudadanos estadounidenses que viajen al exterior, siempre deben tener un plan de contingencia para situaciones de emergencia. Revise la lista de Verificación del Viajero.

Departamento de Gracias a Dios

Gracias a Dios es un área aislada con altos niveles de actividad criminal y tráfico de droga. La infraestructura es débil, los servicios gubernamentales son limitados y la presencia de policías o militares es escasa.

El Gobierno de Estados Unidos ha limitado la capacidad para proporcionar servicios de emergencia a los ciudadanos estadounidenses en Gracias a Dios, ya que los empleados del gobierno tienen restricciones para viajar al área.

MACCIH recomienda al Poder Legislativo establecer la autonomía de la investigación penal en los casos de enriquecimiento ilícito

Por: Redacción CRITERIO
redaccion@criterio.hn 
Sin afectar las facultades constitucionales del TSC, la Fiscalía debería poder realizar la investigación penal en los casos de enriquecimiento ilícito.
Tegucigalpa, Honduras- La MACCIH solicitó al Congreso Nacional y al Tribunal Superior de Cuentas (TSC), que la reforma a diversos artículos de la Ley del TSC, se realice considerando  tanto las competencias constitucionales y legales del TSC, como las del Ministerio Público, para reforzar las tareas de investigación de ambos órganos, cada uno desde sus respectivos ámbitos de trabajo.
En comunicaciones con el presidente del Congreso, quien presentó el proyecto de reformas al Congreso Nacional;  el diputado Oswaldo Ramos Soto, quien preside la comisión de dictamen y el pleno del TSC, voceros de la MACCIH señalaron que es necesario que el Ministerio Público, a través del Fiscal General tenga acceso a la información que produce o posee el TSC para los trabajos de investigación. 

Nota relacionada MACCIH lanza Observatorio de Justicia Penal

“La Ley actual dispone que tienen acceso a la información del TSC el juez y los órganos del Estado. La reforma próxima a aprobarse en el Congreso Nacional establece que solo puede accederse a la información por orden judicial, excluyendo la posibilidad que la pida el Ministerio Público, lo que es una grave limitante, pues la Fiscalía, por sus sensibles tareas requiere información aun antes de judicializar un caso”, acotó Juan Jiménez Mayor, vocero de la MACCIH. 
Del mismo modo, la MACCIH señaló que la reforma a la Ley del TSC que se encuentra en el Congreso Nacional, es una excelente oportunidad para que se precisen las competencias constitucionales del Ministerio Público en la investigación del delito de Enriquecimiento Ilícito, por lo que la MACCIH ha planteado reformar el actual artículo 87 de la Ley del TSC, a fin que esté acorde con la Constitución en su artículo 232°, el cual establece que el Ministerio Público es el titular de la acción penal pública.
En eso se sigue el estándar internacional sobre las competencias del Fiscal, buscando una judicialización más rápida de los casos, sin menoscabar la investigación administrativa del TSC. 
En el proyecto de reforma a la Ley del TSC también plantea que el MP mantenga el acceso a la información del TSC a través del Fiscal General.
La MACCIH considera que es necesario precisar la competencia de la Fiscalía, pues la disposición constitucional no tiene ninguna excepción. El TSC podrá continuar con su tarea de determinar administrativamente el Enriquecimiento Ilícito, pero es el Fiscal quien podrá investigar y requerir por estos delitos en el ámbito penal. “La lucha contra la corrupción requiere determinar claramente la competencia de la Fiscalía y esta es una gran oportunidad para hacerlo”, señaló el vocero de la MACCIH. 
Jiménez apuntó que en este punto existen dos líneas de trabajo. La investigación del Ministerio Público y la indagación administrativa del TSC, que puede coadyuvar al trabajo de la fiscalía y luego de los tribunales para la demostración del delito.
La pericia del TSC será un elemento importante a considerar, pero no debería ser una limitante para que el Fiscal ejerza la acción penal pública, como se interpreta actualmente.