De las condiciones externas de la democracia y la prosperidad

Por: Rodolfo Pastor Fasquelle

 

A Xiomara Castro

Alguna vez para contrarrestar el imperialismo mexicano, Manuel José Arce propuso adherirnos a la unión americana, que no nos quiso. Todo futuro es difícil, de ver y más, de construir. Nada es seguro y siempre habrá contradicciones. Pero estamos obligados a pensar. Aunque a Donald Trump, esa vergüenza de su raza, igual pudiera complicársele la vida de un momento a otro ¡tanta cola arrastra! se le facilitará ganar la reelección contra cualquiera de veinte precandidatos rivales declarados. No porque tenga la simpatía de la mayoría de los estadounidenses, es una ironía, sino porque solamente necesita los mismos votos del colegio electoral que obtuvo antes y ninguno de tantos retadores convoca a la oposición. Mientras él sí aglutina a una base dura de plebe ignara, con clase media asustada y una elite adinerada feliz con sus reformas fiscales para ricos. Están siendo investigadas aun las donaciones que se hicieron a su campaña anterior y la forma en que se usaron para fines ilícitos, pero ya Trump ha recibido para su campaña reeleccionista más donaciones que nadie, $30 millones en los primeros tres meses del año, un elemento predictor importante.

Trump es una amenaza por el peligro de un estallido bélico que puede detonar su estúpida política exterior como porque su política energética agrava el calentamiento global, que nos tiene al borde de una catástrofe permanente de sequias y huracanes y epizootias y enfermedades epidémicas, hambruna y desesperación

Y mientras Trump sea presidente, los estadounidenses no nos van a ayudar a resolver ni siquiera los problemas que ellos mismos nos provocan. No entienden, teniéndolo a la vista, que la democracia no es garantía de gobierno probo, pero que la dictadura de cualquier signo se sostiene y se nutre con la corrupción. Y que no pueden combatir la corrupción porque se quedan sin los aliados a los que escogieron y necesitan. Tampoco nosotros pareciéramos entender cosas graves. En nuestra batalla política parroquial se nos olvidan los condicionamientos externos del resultado, dejamos de entender el ámbito mayor, igual que el gringo que dice que México es un país centroamericano.

Si previsiblemente estalla una guerra mundial en cualquiera de los escenarios en que Trump la está provocando, pero particularmente en Venezuela (antier trascendió un manifiesto de la comunidad de inteligencia estadounidense advirtiendo contra la posibilidad de que eso sucediera, firmado por cientos de los expertos más reconocidos), se van a alinear con Trump los centroamericanos y los cientos de miles de estadounidenses que, en cada ocasión parecida, no importa cuán falaz sea la justificación, siempre salen de su modorra a colgar de sus umbrales banderas de barras y estrellas. Y nosotros podríamos ser teatro de una guerra desastrosa en que será un crimen ser opositor o patriota.

JOH seguirá siendo y con toda la razón el más fiel aliado de Trump haga este o diga lo que diga o haga, ya sea que lo insulte directamente o por interpósito presidente. Y es poco lo que juntos pudieran hacer los centroamericanos para apoyar u oponérsele. Incluso Ortega brinca poco después que logró jinetear la breve primavera nicaragüense, e ilustrar los límites de la hegemonía. Varios son ya muertos que caminan, y ninguno es eterno ni va a resucitar hoy, si no el Nazareno, ¡Alabado sea! Pero ¿somos una opción? ¿Que podrían hacer los gobiernos que los sustituyan?

Me atrevo a preguntar porque quiero que anticipemos lo evidente y concluyo. Bajo el signo de Trump ese falso sol en el firmamento de nuestro tiempo, la democracia en Centroamérica es imposible y la paz. No habrá centro estable que reconcilie y amalgame. Y para someter a la fuerza centrífuga inevitable, se imponen dictaduras, tanto en la izquierda como la derecha, que recurren al crimen de lesa humanidad y al terror. De hecho, puede ser que no solo la democracia y el estado de derecho, sino el mismo estado nacional sea insostenible bajo esta clase de presión hegemónica, a la que solo se puede reaccionar con la evasión o el sometimiento. ¿Hay que abdicar de un proyecto propio de país? ¿Alinearse con y cuadrarse ante el hegemón? Cuba flota sola en un Caribe remoto. Venezuela esta catatónica en su crisis abismal incubada. Uruguay y Bolivia están lejos para aliados efectivos.

¿Cuál es el camino a la paz y la prosperidad? Quizás nuestra única esperanza sea México, en una relación inédita, sin precedente, al menos desde el siglo antepasado. ¿Acaso podríamos ser de México, estado libre asociado? No sé si tenemos la lucidez para entender el dilema. Ni si los mexicanos ya maduraron su tonto nacionalismo defensivo, y son capaces de en visionar ser socios.  Ya antes fuimos con México, en el Virreinato y en el Primer Imperio, componentes asimétricos de formaciones estatales de las que tuvimos que escapar. Las asimetrías que se dice serian el obstáculo, en realidad son reconciliables, como fueron en su momento las que había entre Alemania del Este y el Oeste antes de la reunificación. Pero claro que México tendría que poner un liderazgo, hacer un esfuerzo proporcionalmente mayor y algunas concesiones. Y puede redituarle mucho más su inversión proyectada en el Sureste.

¿Cuánto puede México? AMLO ha sido impecable, en el discurso, conceptualmente hablando, no ha resbalado, aunque hay noticias de malos tratos y deportaciones recientes masivas de los peregrinos, que serían una concesión a Trump.  Su respuesta anterior de AMLO ha sido en rigor perfecta, dejando en ridículo al prepotente y a quienes anticiparon que buscaría una confrontación alocada, mientras reafirma su dignidad soberana. AMLO respetara a la democracia en que se ha esforzado por alcanzar el poder y, aun con inevitables deslices y vaivenes, después, México tendrá una nueva fortaleza. Propongo ponerlo a prueba en la constitución de una Comunidad Mesoamericana de Estados Asociados con -por lo pronto- libre circulación de mercancías, capital, monedas y personas y protección mutua. Un proyecto que, puesto que también tendrá oposición externa, además de la visión del liderazgo, requeriría la anuencia de los sectores más diversos en cada país, obreros y empresarios, militares y religiosos, intelectuales y políticos y con el apoyo de la comunidad mundial. Nadie tiene nada que perder. Venimos de los mismos genes.

Compartimos lenguas, variedad de experiencias religiosas y sensibilidad, de organización social, familiar y comunitaria, venimos de historias análogas, somos complementarios en recursos. México tiene el petróleo, Centroamérica, agua y oro. Siempre habrá quien se oponga, en la izquierda y en la derecha, intereses mezquinos y timoratos, que manipularan para conservar su control, adentro y afuera. Pero quizás esa mancomunidad se ha vuelto un imperativo categórico de la democracia y la independencia nacional en la región, para la soberanía del centroamericano y la posibilidad de crecer en libertad.

Fondos del Plan de la Alianza para la Prosperidad se alejan de Honduras

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa. – Los fondos de la Alianza para la Prosperidad destinados a los países del triángulo norte de Centro América, parecen alejarse más de Honduras y Guatemala.

Lo anterior se desprende porque el vicepresidente de los Estados Unidos, Mike Pence señaló que la migración de hondureños hacia su país ha aumentado en un 61% y un 75% de guatemaltecos, pero el número de salvadoreños disminuyó, de acuerdo a un informe del periódico La Hora de Guatemala.

Pareciera que diplomáticamente Pence está diciendo a Guatemala y Honduras que los fondos del Plan para la Prosperidad ya no se van a desembolsar. 

El Vicepresidente señaló que si bien el flujo de inmigración ilegal desde El Salvador ha descendido, la cantidad de personas provenientes de Honduras ha subido 61% y en Guatemala 75%, dijo el funcionario en la Segunda Conferencia para la Prosperidad y Seguridad en Centroamérica.

Durante su discurso, Pence dijo a los mandatarios centroamericanos que lo más conveniente para sus naciones es fortalecer los vínculos con Estados Unidos “aun cuando países como China están tratando de expandir su influencia en la región”.

Estamos aquí para prosperar, lo que estamos haciendo es apoyando el trabajo de los países de Centroamérica, aseguró el vicemandatario estadounidense. Además, agregó que se han ayudado al retorno de unas 75 mil personas para que regresen a sus hogares.

Nota relacionada Transparencia Internacional de Centroamérica creará observatorio ciudadano del plan Alianza para la Prosperidad

“Si ustedes hacen más, estoy aquí para decirles a nombre del Presidente de Estados Unidos y del pueblo estadounidense que haremos más”, dijo Pence a los líderes centroamericanos al inaugurar el evento que se desarrolla en Washington hoy y mañana y al cual asistió el presidente Jimmy Morales.

Ya en junio del presente año,  Pence le había exigido a los mandatarios  centroamericanos hagan más sobre el creciente número de migrantes detenidos en la frontera de los Estados Unidos, y le dicen al guatemalteco Jimmy Morales, al salvadoreño Sánchez Ceren y al hondureño Juan  Hernández: «Nuestra nación necesita que sus naciones hagan más. «

Al igual que lo digo en su visita a Brasil se lo dijo a los presidentes del triangulo norte, advirtiendo a los posibles migrantes,  «Si no puedes venir legalmente, no vengas»

Fondos del Plan Alianza para la Prosperidad se sesgan a favor del sector productivo: Hugo Noé Pino

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.-Los fondos de la contraparte nacional contemplados en el presupuesto de 2017, sobre los cuatros sectores del Plan Alianza para la Prosperidad, están sesgados en favorecer al sector productivo, en beneficio de la empresa privada y no en favor de la mayoría de los hondureños, apuntó  el expresidente del Banco Central de Honduras, Hugo Noé Pino.

El también exsecretario de Finanzas, añadió que el dinamizar el área de la infraestructura no es suficiente porque el problema de Honduras no sólo es crecer más rápido sino que también necesita reducir los altos niveles de desigualdad, los que se alcanzan a través del desarrollo del capital humano.

“Entonces cuando la distribución se sesga a dinamizar el sector productivo, principalmente a través de infraestructura, se puede estar en cierta forma, concentrando los beneficios de esos recursos en el sector empresarial y no en la mayor parte de la población”, expresó Noé Pino.

Detalló que el presupuesto establece apenas el 2% para el fortalecimiento institucional cuando Honduras se enfrenta a problemas generados por su deterioro institucional y concentración de poder, lo que es una desventaja porque donde no existe un Estado de Derecho, es difícil que existan mayores niveles de inversión privada, tanto nacional como extranjera.

Noticia Relacionada: Icefi preocupado por la efectividad y transparencia del Plan Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte

“Con la forma cómo se está desarrollando el Plan de la Alianza para la Prosperidad uno mira un desequilibrio entre sectores, que en el mediano plazo debería de corregirse, y la forma de corregirse no solamente es en cuanto a la asignación de recursos, sino que en cuanto a la participación ciudadana”, señaló.

Para el también exrepresentante de Honduras ante el Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi) lo que en Honduras se debe proponer no es un crecimiento económico en sí, sino que un crecimiento económico inclusivo, que se generaría al dar más oportunidades para los sectores más vulnerables, dando más y mejores condiciones en materia de salud, educación y seguridad social.

Agregó que dentro del presupuesto no existen recursos adicionales para los lineamientos del Plan Alianza para la Prosperidad porque lo que hizo el gobierno fue  una adecuación

Por incumplimiento de condiciones paran desembolso de $750 millones para Triángulo Norte de C.A

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.- El incumplimiento de todas las condiciones pone freno al  desembolso de los 750 millones de dólares que el Congreso de EE.UU aprobó para el plan Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte de Centroamérica, dijo hoy un funcionario estadounidense.

Juan Sebastián González
                        Juan Sebastián González

Juan Sebastián González, subsecretario de Estado adjunto para el Hemisferio Occidental, aseguró que están trabajando con los tres gobiernos, de El Salvador, Guatemala y Honduras y el Congreso estadounidense para conseguir las aprobaciones finales para poder desembolsar esos fondos.

González explicó que,  son 16 las condiciones que impuso el Congreso para justificar el uso de los fondos. Cuatro de estas condiciones son en el ámbito migratorio y las otras doce en áreas que tienen que ver con derechos humanos, con corrupción, con la creación de un grupo consultivo independiente para evaluar el progreso del plan: eso ha demorado el desembolso.

El funcionario estadounidense hizo la salvedad de que hasta el momento «hemos visto pasos concretos» de los gobiernos del Triángulo Norte en la consecución de los objetivos plasmados en el plan Alianza por la Prosperidad.

«Estoy muy confiado de que al inicio del próximo año los fondos estarán aquí», acotó González, que señaló que su gobierno invirtió 560 millones de dólares en el 2015 «en apoyo de la Alianza por la Prosperidad».

no-mas-balas

La iniciativa para el triángulo norte fue creada en 2014 ante la emergencia derivada por el incremento en el flujo irregular de niños y adolescentes que migran a Estados Unidos por la situación de pobreza y violencia que viven en estos países centroamericanos.

González,  llegó el martes a El Salvador procedente de Estados Unidos, para reunirse en privado con el canciller de ese país, Hugo Martínez, y autoridades de Seguridad.