Joven universitario escribe carta en respuesta a pleito cibernético con la rectora

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.-Con elegancia e inteligencia, pero sobre todo basado en el derecho,  el joven estudiante Paul Michael O’Hara Bonilla, respondió a la rectora de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), Julieta Castellanos.

El joven universitario, quien cursa estudios en la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales, escribió una carta, la que publicó en su muro de Facebook y Twitter  la noche de este sábado y en la que cita artículos de la Constitución de la República y de tratados internacionales sobre derechos humanos.

O’Hara Bonilla se convirtió en objeto de controversia el jueves de la semana pasada al enfrentarse en la red social de Twitter con Castellanos, quien de manera irrespetuosa  lo increpó por cuestionar el sistema de matrícula virtual de la UNAH.

Por el simple hecho de hacer el reclamo, la rectora le recomendó que tenía dos opciones: “matricularse en otra universidad o cambiar de ciber”.

TWITTER1

El pleito cibernético provocó la hilaridad de miles de hondureños, especialmente la de estudiantes de la Máxima Casa de estudios que criticaron a la autoridad universitaria por actuar con inmadurez, sin embargo para otros el inmaduro fue el joven por ser tan mordaz en su percepción.

TWITTER

El intercambio de comentarios continuó y la rectora acusó al joven de no ser alumno de la UNAH, lo que inmediatamente fue desmentido por el muchacho que publicó la copia de un diploma de excelencia académica y la constancia con la que comprobó que si está matriculado en la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales.

TWITTER2

Sin bastarle lo anterior, Castellanos siguió cometiendo yerros y en una nueva publicación dijo que O´Hara no se había matriculado porque no supo ingresar correctamente los caracteres de su apellido; ese extremo recibió inmediatamente una lluvia de burlas y críticas porque el proceso de matrícula no se efectúa con los apellidos de los estudiantes sino que con el número de cuenta.

TWITTER

A continuación CRITERIO pública la carta que escribió el universitario:

PAUL OHARA

“Quiero agradecer primeramente a Dios por tenerme con vida y gozando de salud, agradeciendo también por el apoyo brindado por todos ustedes que han sido parte importante de este momento que acabo de vivir, agradezco a mi familia por apoyarme en todo lo que hago, agradezco a mis catedráticos, amigos y compañeros de la Facultad de Ciencias Jurídicas de Ciudad Universitaria por brindarme su apoyo y también agradezco el apoyo de otras facultades de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, personas del interior del país, los que se encuentran en el extranjero, en fin, a todos.

Hay tantos artículos que quiero dejar por acá, que son de mi interés y el de ustedes:

Artículo 59. La persona humana es el fin supremo de la sociedad y del Estado. Todos tienen la obligación de respetarla y protegerla. La dignidad del ser humano es inviolable. Para garantizar los derechos y libertades reconocidos en esta Constitución, créase la Institución del Comisionado Nacional de los Derechos Humanos. (…).

Artículo 60. Todos los hombres nacen libres e iguales en derechos.
En Honduras no hay clases privilegiadas. Todos los hondureños son iguales ante la Ley.
Se declara punible toda discriminación por motivo de sexo, raza, clase y cualquier otra lesiva a la dignidad humana.
La Ley establecerá los delitos y sanciones para el infractor de este precepto.

Artículo 68. Toda persona tiene derecho a que se respete su integridad física, síquica y moral. (…).

Artículo 70. Todos los hondureños tienen derecho a hacer lo que no perjudique a otro y nadie estará obligado a hacer lo que no estuviere legalmente prescrito ni impedido de ejecutar lo que Ley no prohíbe. 
Ninguna persona podrá hacerse justicia por sí misma, ni ejercer violencia para reclamar su derecho. (…).

Artículo 72. Es libre la emisión del pensamiento por cualquier medio de difusión, sin previa censura. Son responsables ante la Ley los que abusen de este derecho y aquellos que por medios directos o indirectos restrinjan o impidan la comunicación y circulación de ideas y opiniones.

Artículo 76. Se garantiza el derecho al honor, a la intimidad personal, familiar y a la propia imagen.

Todos estos artículos que leyeron son de la Constitución de la República de Honduras, a la vez hay otro artículo que me interesa mencionar del Código Penal:

Artículo 160. Se incurre en difamación, y se pondrá al culpable la pena de calumnia o de la de injuria, según proceda, aumentada en un tercio (1/3), cuando las imputaciones constitutivas de injuria o calumnia se hicieron en forma o por medios de divulgación que pueden concitar en contra del ofendido el odio o desprecio público.

Leyendo esos artículos y poniéndolos en este mensaje que son de suma importancia para mí persona ya que la Constitución de la República, instrumentos internacionales ratificados por el Estado de Honduras y la legislación ordinaria, que nos reconocen y avalan derechos fundamentales, siendo el Estado el principal agente encargado de velar por la protección y cumplimiento de los mismos.

Ya entrando al fondo del mensaje, lo que puse en mi cuenta de Twitter, que algunos lo ven como malcriadez, valentía, sensatez, inmadurez. 
Por mi parte pueden leer mi TL (timeline) y leer los tweets anteriores que les manifestaba que arreglaran la página y que no hicieran esto con los estudiantes, mencionado siempre a las dos cuentas que iban dirigidas e igual me dejaron en visto; en mi frustración por no haber podido matricular todas las materias en mi horario respectivo (1:00 PM-3:59 PM), tuve que esperar hasta la noche para poder culminar mi anhelo de llevar mis clases, me llevo con la sorpresa que la página se encontraba tal como la encontré en la tarde, estaba inhabilitada, mi frustración me llevo hacer una sana crítica, los que estuvimos ese día son testigos de ello, no entiendo cuál fue el enojo de la señora por decir una realidad latente que se vive en nuestra universidad, en ningún momento utilicé un lenguaje soez u ofensivo.

No voy a pedir disculpas a nadie, no hice nada malo, porque lo que mencioné es una realidad latente que vivo, la UNAH la considero como mi segundo hogar le he agarrado un inmenso cariño pero hay cosas que se deben de decir, por ejemplo: yo voy todos los días a un restaurante y pido siempre una hamburguesa, pero ese día que voy me llevo con la sorpresa que lo que pedí no es una hamburguesa y me cobran eso como tal, y el gerente viene y dice que no hay lo que pedí y por eso me dieron lo que no pedí, siendo cliente tengo el derecho de exigir de vuelta mi dinero y el gerente no quiere, ahí se demuestra que el cliente tiene la razón ya que en los reglamentos de los restaurantes establecen que el cliente tiene la razón; en este caso no me estoy llenando aires de grandezas pero lo que mencioné fue una crítica y se debe de mejorar, bien es cierto no soy el Presidente de la República, ni un funcionario público, sólo soy un estudiante comprometido con la excelencia y tampoco voy a objetar que usted no ha hecho nada, arregló la casa donde estoy (UNAH), bien es cierto muchas personas expresaron en sus comentarios, que la UNAH de antes no es lo mismo de lo que es ahora, es cierto, también hay detalles que se deben de mover en la casa para que funcione en óptimas condiciones.

Defender mi derecho no a es malcriadez, porque se me ha inculcado por parte de mi familia, maestros a decir la verdad, porque seré un profesional que irá diciendo las cosas como son, al pan, pan, al vino, vino.

Bien es cierto, soy alumno de la UNAH, excelencia académica, buen amigo, buen compañero, buen alumno, agradezco a todos mis catedráticos y mis compañeros por tener un buen juicio de valor hacia mi persona, estos cuatro años que he estado en la máxima casa de estudios he cumplido a cabalidad cada una de las normas académicas sin faltarte el respeto a nadie y tampoco a la institución, llevándome una buena imagen ya sea de mis compañeros y mis maestros los cuales pueden dar fe de lo que es Paul O’Hara.

Soy hijo de madre soltera, orgullosamente lo digo, mi madre se ha esforzado para que cumpla uno de mis sueños y el de ella, ser un buen profesional, agradezco que me ha costeado mis estudios como la mayoría de ustedes y como respuesta yo le respondo de la misma manera en mis calificaciones, demostrando mi carácter y compromiso con ella y conmigo; también los que estudian y trabajan para mantener sus estudios es de admirar.

A la vez agradezco a la mayoría de los medios de comunicación que han tratado de comunicarse con mi persona para que les brinde una entrevista y han respetado mi decisión de no darla, ya que mi prioridad de ahora en adelante es ser el estudiante que he sido durante estos (4)cuatro años que he cursado en la UNAH, me presentaré a mis clases en la fecha programada y así cumplir con mi derecho de estudiar y culminar lo poco que queda de mi carrera.

Vuelvo nuevamente a agradecer a todos, gracias por su infinito apoyo y el día de mañana que vuelvan a escuchar mi nombre y haya culminado mis estudios y ejerza mi carrera en los caminos de la verdad y el respeto y enorgulleciendo la casa de donde salí, aportando un grano de arena que bien sea poco para la sociedad hondureña, pero lo haré de todo corazón”.

Paul Michael O Hara Bonilla.
Estudiante de la Facultad de Ciencias Jurídicas.