Subsisten las aristas del conflicto en la UNAH

 

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.- Más de dos semanas de presión, con toma de instalaciones, batallas campales con la policía, procesos judiciales a varios estudiantes y la impopularidad en las redes sociales de la rectora y sus acompañantes en la dirección universitaria, obligaron a modificar las exigencias del plan de arbitrios y estándares de calificación académica aprobados el año anterior por el consejo universitario.

Los estudiantes siguen en pie de lucha hasta lograr la totalidad de las reformas a las normas académicas  y la no criminalización de la protesta
Los estudiantes siguen en pie de lucha hasta lograr la totalidad de las reformas a las normas académicas y la no criminalización de la protesta

Las medidas, unas cosméticas y otras con alguna validez para los estudiantes, no resuelven en su totalidad las demandas planteadas por los estudiantes, tanto en Tegucigalpa como en San Pedro Sula e igual en los centros regionales de Choluteca, Olancho, Comayagua, Olanchito,  etc.

Tras una amplia reunión a la que asistieron delegados de los frentes Fuerza Universitaria Revolucionaria y Frente de Reforma Universitaria, el Consejo Superior de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras fijó diferir el controvertido 70 por ciento de aprobación en las clases hasta el 2018.

Un informe de la vicerrectoría de orientación y asuntos estudiantiles sobre el beneficio académico del 70 por ciento en el 2004-2015, en todos los centros universitarios, dice que en el 1er período de 2004, 39 % de estudiantes estaban en riesgo académico. En 2015, esto bajó a 17 %. La primera  etapa del 2015, mermó a 16 % y en la 2do, a la mínima proporción de educandos en riesgo de la historia de la UNAH, con 14 %.

La vicerrectoría detectó que el grado de anuencia de asignaturas de 65 %, rompe la tendencia y riesgo académico que subió a 30 %, dato indicativo de que el porcentaje de estudiantes no aprobaba sus clases con la nota mínima de 65 por ciento.

Las autoridades superiores universitarias anunciaron que el índice de aprobación de 65 por ciento, vigente desde el 13 de junio en todo el país. También se discutió la reposición de exámenes y el alza de varios pagos administrativos.

Las disposiciones fueron aprobadas después de nuevos actos de protesta que confirman el rechazó de un importante segmento del estudiantado.

Entre sus reclamos, el movimiento estudiantil universitario, que aglomera a los estudiantes protestantes, incluyó el derecho a tomar predios en cualquier parte del país, lo que ha dado lugar a suspender clases por más de una semana.

Alumnos de distintas facultades, por medio del movimiento estudiantil universitario, emitieron un comunicado donde rechazan los acuerdos y piden  que se derogue el plan de arbitrios y normas académicas que alegan carecen de consenso y criterios desde su óptica.

Además, suspender órdenes de captura, impugnadas el lunes anterior, a los líderes de las protestas, desmilitarizar predios universitarios y desestimar requerimientos fiscales de educandos que residen en el exterior, los cuales califican de abuso autoridad de la fiscalía.

Los catedráticos del área de Ciencias Sociales se sumaron a la lucha estudiantil
Los catedráticos del área de Ciencias Sociales se sumaron a la lucha estudiantil

A este caldo de cultivo,  se sumaron hace unas horas y por primera vez docentes de distintas carreras, como humanidades, ciencias sociales y artes, entre otras, en apoyo a las demandas del movimiento estudiantil universitario.

Las protestas de los universitarios han sido intermitentes ante una serie de medidas que las autoridades dicen mejorarán el rendimiento académico, pero que el estudiantado ve como parte de la privatización de la alma mater.

En la Unah Valle de Sula el descontento y la lucha es permanente
En la Unah Valle de Sula el descontento y la lucha es permanente

En 2014 y tras ocho días de paro en el Valle de Sula, los protestantes dijeron no manifestarse por el 70%, sino por exclusión de mil 400 jóvenes, multas, cobros por anular clases y criminalización de 5 estudiantes denunciados en el ministerio público.

¿Cuál reducción de la pobreza?

Noe_Pineda_Portillo

Por: Noé Pineda Portillo

Tegucigalpa.-Es realmente desalentador cuando pensamos que pasamos del siglo XX al XXI y no hemos tan siquiera apenas bajar la pobreza al 1% de lo que la teníamos  en 1998  estadísticamente, somos alrededor de 5 millones de pobres. Si contamos con unos 9 millones de habitantes ahora como país, eso representaría alrededor de 55% de nuestra población.

Pero según algunos análisis económicos las expectativas son mayores de lo que nosotros señalamos, pues si se analizan los otros factores de la incidencia de la pobreza como decir las altas cifras de analfabetismo, falta de salubridad, problemas de tierra, las migraciones, problemas climáticos, desempleo, displicencia gubernamental, corrupción, impunidad, narcotráfico y la falta de inversión en la economía.

Según FOSDEH, una organización privada dedicada a la investigación social y económica de la población hondureña, la pobreza se redujo entre 2000 y 2013 apenas en menos del 1%, pese a una inversión de más de 307,000 millones de lempiras, para frenar tal fenómeno. Donde se ve que las políticas públicas han fracasado en la estrategia de reducción de la pobreza.

El Informe de FOSDEH realizado en 1913 fue sobre 16 departamentos del país y de acuerdo al mismo se nota que el país no cumplirá con la meta internacional trazada para el 2015. Según dicho informe, “la pobreza es un flagelo que afecta a más del 65% de los 8.5 millones de hondureños (de entonces), que además sufren los efectos de otros problemas graves como la violencia, que a diario deja un promedio de quince muertos, según la Secretaría de Seguridad”.

El Presidente Juan Hernández, que asumió el poder el 27 de enero de 2014, ha prometido la creación de unos 400,000 empleos  en sus cuatro años de mandato. Nos agrada ese optimismo. Pero esperemos dijo el ciego…  También ha dicho que no permitirá la impunidad, ni la corrupción y que el país cambiará mucho durante su administración.

Comparando con el adelanto de los otros países del área centroamericana, cabe hacerse la pregunta. ¿Por qué se ha mantenido tan persistente la pobreza en Honduras y qué pueden hacer los encargados de políticas para elevar los niveles de vida?  Y uno se pone a pensar ¿Por qué otros países más pequeños que el nuestro y hasta sin recursos naturales suficientes están a varios kilómetros de distancia en desarrollo y nosotros seguimos cada vez peor?  Son preguntas clave para buscar el desarrollo de Honduras y es que la verdad es que no existen soluciones rápidas, pero si planificamos paso a paso los avances, podemos lograrlo.

 Existen políticas que podrían aplicarse en los próximos años que tendrían beneficios a corto, mediano y largo plazo. El PNUD (Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo), en otras ocasiones ha dado algunas de estas sugerencias, tales como: Sostener la estabilidad macroeconómica y el crecimiento acelerando: la creación de empleos y oportunidades generadoras de ingresos, bajar la inflación con balances fiscales sostenibles; fortalecer el ambiente regulatorio de la infraestructura económica; desarrollar el sector financiero competitivo y accesible que facilite la acumulación de capital y mejorar la gobernabilidad acelerando el crecimiento económico y reduciendo la pobreza.

El otro conjunto de opciones sería: Mejorando la calidad de la educación y la productividad laboral tales como mejorar los niveles de educación de la fuerza laboral; disminuir el trabajo infantil en un corto o mediano plazo al aumentar el acceso a la educación básica y secundaria especialmente en áreas rurales; mejorar la eficiencia y efectividad de los gastos en pobreza; eficientar el gasto público y los programas focalizados en la reducción de la pobreza; impulsar programas de nutrición y desarrollo temprano con niños menores de tres años; facilitar los costos de transacción de las remesas y facilitar los servicios de ahorro y la inversión.(Tomado de Fosdeh)