Honduras, donde el activismo social se baña de sangre

 

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

El activismo parece una mala ocupación en Honduras: solo en 2015 fueron asesinados 185 defensores del medioambiente.

José Ángel Flores recientemente asesiando por sicarios en el Bajo Aguán
José Ángel Flores recientemente asesinado por sicarios en el Bajo Aguán

Desde 2010 se han registrado más de 3 mil 064 casos de criminalización de defensores de los derechos humanos en Honduras, según Global Witness

Al menos 113 activistas ambientales fueron asesinados entre 2010 y 2016, según cifras del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (Copinh). Ese dato convierte al país centroamericano en el más peligroso del mundo para el activismo ecológico.

La familia de Cáceres duda de la versión de las autoridades sobre la muerte de la ambientalista.

berta-caceres

Organizaciones indígenas y campesinas, legítimas propietarias de las tierras según la reforma agraria de 1992, se enfrentan a las empresas agroindustriales y a los paramilitares que esas empresas contratan, según las Naciones Unidas.

Otras organizaciones luchan contra las pretensiones de las multinacionales, cuyos proyectos hidroeléctricos y mineros amenazan el territorio y los derechos de pueblos indígenas.

Las cifras de la violencia se agudizaron con el golpe de Estado contra el expresidente Manuel Zelaya en 2009, en el que se utilizaron paramilitares provenientes de Colombia, denunció la activista colombiana Piedad Córdoba.