Denuncian supuesto atentado contra Olivia, la hija mayor de Berta Cáceres

Por: redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.- Un disparo habría roto el vidrio de la patrulla asignada para custodiar a Olivia Marcela Zúniga, la hija mayor  de la extinta lideresa indígena y ambientalista, Berta Cáceres.

Marcela Zúniga Cáceres, Berta Cáceres
                                           En la imagen se observa la perforación del vidrio

Escueta información manejada por el Comité de Familiares de Detenidos-Desaparecidos en Honduras (COFADEH) señala que el supuesto ataque contra la también coordinadora  de la Coordinadora Indígena del Poder Popular de Honduras (CINPH) y aspirante a diputada por el Partido Libertad y Refundación (Libre), fue el viernes a eso de las 6:00 de la tarde, cerca de su vivienda en La Esperanza, Intibucá.

Hasta el momento la familia no se ha pronunciado respecto al caso, porque está a la espera del reporte de la Agencia Técnica de Investigación Criminal (ATIC).

Olivia Zúniga Cáceres, Berta Cáceres

En el vehículo, no estaba Olivia, sólo personas asignadas a su acompañamiento. Una de ellas logró ver a dos hombres (aparentemente) huyendo del lugar de los hechos, refiere el COFADEH en su página de Facebook.

El pasado 30 de junio, Berta Zúniga Cáceres, otra de las hijas de Berta Cáceres denunció haber sido víctima de un atentado cuando se conducía por la carretera en un poblado del departamento de La Paz.

Noticia Relacionada:¡Alerta! Atentan contra Bertha Zúniga hija de Berta Cáceres

Al referirse al tema, Olivia publicó esta noche en su muro de Facebook: “tenés la bala, yo tengo la palabra. La bala muere al detonarse, la palabra vive al replicarse”.

Zúniga Cáceres expuso además que “reafirma de manera determinada y enérgica que de mi país no me iré ni aún en un ataúd. La lucha se hará en el mundo entero y también aquí en Honduras nuestra amada Matria y a la par de nuestro amado pueblo hondureño y no les tenemos miedo”.

Berta y todos nuestros mártires VENCERÁN una vez más. Llevamos en nuestras venas sangre de Mota, Icelaca, Barahuda, Etempica, Elempira y de Berta: Olivia Zúniga Cáceres. Esta lucha es Patria o Muerte, VENCER O MORIR: Olivia Marcela Zúniga Cáceres.

BERTA CÁCERES

Berta Cáceres, fue asesinada la madrugada del 3 de marzo del 2016, en su casa de habitación en la ciudad de La Esperanza, en el departamento de Intibucá. Sus familiares y defensores de derechos humanos señalan que su crimen está vinculado al proyecto hidroeléctrico Agua Zarza, construido sobre el río Gualcarque, por la empresa Desarrollos Energéticos S.A. (DESA).

Hasta el momento la justicia hondureña ha capturado a ocho supuestos autores materiales del crimen. Dos ellos con vínculos directos con la empresa DESA.

El Estado nos asigna los mismos policías y militares que brindaban “seguridad” a mi madre: Hija de Berta Cáceres

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.- El Estado de Honduras les ofrece los mismos policías y militares que cuidaban a su madre y eso es muy peligroso y no tenemos ninguna confianza en ellos”, informó Olivia Zúniga Cáceres, hija de la asesinada Berta Cáceres Flores.

El Estado les ofrece los mismos policias y militares que fueron inacapaces de velar por la seguridad de su madre, dice Olivia Zúniga Cáceres.
El Estado les ofrece los mismos policías y militares que fueron incapaces de velar por la seguridad de su madre, dice Olivia Zúniga Cáceres.

“Nosotros tenemos algunas medidas provisionales”, señaló  y acusó que nunca se les dio respuesta por parte del presidente Juan Hernández, sobre las medidas que ellas hicieron, porque las medidas cautelares deben ser consensuadas con la familia.

Olivia Zúniga Cáceres, hija de la asesinada líder indígena Berta Cáceres, reveló este viernes que ya han tenido cuatro incidentes en contra de su seguridad personal, tanto ella como su familia.

Agregó que han sido perseguidas en varias ocasiones por hombres armados, nos hemos enterado de personas que andan preguntando por nosotros que donde vivimos y que han sido capaces de llegar a la casa de mi abuela donde residimos la mayoría de la familia.

“Estos hombres han tomado fotografías a mi papá Salvador Zúniga, a mi abuela Austraberta Flores y a mi tío Gustavo Cáceres y nos sentimos sumamente preocupadas por esta situación porque hemos tenido una respuesta mucho peor en cuanto a nuestras medidas cautelares que recibió nuestra madre”, explicó Olivia.

Ahondó que ellas ya tienen un antecedente a su núcleo familiar de un asesinato sin embargo para el estado de Honduras no es suficiente y ha demostrado que la vida de sus ciudadanos y de los defensores de derechos humanos no les importa.

Consultada si ellas se sienten seguras en Honduras, respondió “claro que no y nosotros hemos pedido a nivel local, ciertas medidas de seguridad, lo que tampoco no es de nuestra absoluta confianza y que no nos hace sentir seguras”.

Explicó que,  “el Estado les ofrece policías y militares y si usted no quiere eso ellos lo toman como que usted no la necesita y lo que es peor es que nos han asignado los mismos elementos que cuidaban a nuestra madre y eso es muy peligroso y no tenemos ninguna confianza en ellos”, acotó Olivia Zúniga Cáceres.

“Nosotros tenemos algunas medidas provisionales” y acusó que nunca se les dio respuesta por parte del presidente Juan Hernández, sobre las medidas que ellas hicieron, porque las medidas cautelares deben ser consensuadas con la familia.

Dijo sentirse como Gustavo Castro en una ratonera que en cualquier rato las acribillan o las pueden secuestrar.

Olivia recordó que,  hace dos años tenían amenazas que iban a secuestrar a una de sus hermanas y unos dos maeses antes que la asesinaran, Berta recibió amenazas o que le iban a secuestrar al hijo de ella, que era su único nieto y todo eso no ha sido tomado en cuenta.

Advirtió que,  ellas se enfrentan a un poder económico que controla el poder que controla el Ministerio Público y han denunciado la participación de Arturo Duarte, director de fiscales, quien es socio del bufete que representa a la empresa DESA  y también a Juan Sánchez Cantillano, abogado de DESA.

Cerró diciendo que,  tanto ella como su familia se sienten en una situación de mucho riesgo y de mucho peligro.