Nobel de la Paz 2018 recae en dos luchadores en conflictos armados

El médico congoleño Denis Mukwege y la activista iraquí Nadia Murad, fueron galardonados este viernes con el premio Nobel de la Paz, por sus «esfuerzos para terminar con el uso de la violencia sexual como arma de guerra y en conflictos armados».

Nobel de la Paz
Denis Mukwege

Mukwege, quien se desempeña como ginecólogo, «ha dedicado su vida a defender a las víctimas de violencia sexual en tiempos de guerra», según consideró el comité noruego del Nobel. Murad, en tanto, «es la testigo que cuenta de los abusos perpetrados contra ella y contra otros».

El médico Mukwege y su equipo «han tratado amiles de pacientes que fueron víctimas de esos asaltos», ha condenado «la impunidad de las violaciones masivas y ha criticado al gobierno del Congo y de otros países por no hacer lo suficiente para parar la violencia sexual contra las mujeres como estrategia y arma de guerra».

En cuanto a Murad, el Comité Nobel recordó que es «una de las cerca de 3.000 niñas y mujeres que han sufrido abusos sexuales como parte de la estrategia militar de Estado Islámico que usaban ese tipo de violencia como un arma contra los yazidíes y otras minorías religiosas».

Nobel de la Paz
Nadia Murad

Además, destacó que «tras tres meses de cautiveriologró escapary empezó a denunciar los abusos que habían sufrido ella y otras mujeres».

«Tuvo el extraordinario coraje de contar su propio sufrimiento y de ayudar a otras víctimas», resaltó el comité noruego del Nobel.

El galardón de Medicina abrió el lunes la ronda de anuncios de la presente edición de los premios, seguido por los de Física, Química y hoy el de la Paz y finalmente el de Economía, que se dará a conocer el próximo lunes.

Cada uno de los galardones está dotado este año con nueve millones de coronas suecas (1,02 millones de dólares), a repartir en caso de que haya más de un premiado Los premios son entregados el 10 de diciembre, coincidiendo con el aniversario de la muerte de su fundador, Alfred Nobel, en una doble ceremonia en el Konserthus de Estocolmo y en el Ayuntamiento de Oslo, donde se otorga y entrega el de la Paz.

La presente edición de los Nobel es atípica, ya que no se entregará el galardón de Literatura, aplazado hasta el año que viene por el escándalo que rodea a la Academia Sueca, la institución que lo otorga.

Cuatro laureadas con el Nobel de la Paz visitarán Honduras y Guatemala

En Honduras, entre otras actividades, visitará la comunidad indígena de Río Blanco, donde el pueblo Lenca hace resistencia a la construcción de una represa hidroeléctrica sobre el Río Gualcarque, para constatar in situ la situación de las defensoras de derechos humanos; se entrevistará con la familia de Berta Cáceres, coordinadora general del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH), asesinada en marzo del 2016 en el marco de esa lucha; con otras organizaciones indígenas y rurales que defienden sus territorios, con defensoras y organizaciones de derechos humanos, periodistas, funcionarios de gobierno y diplomáticos de Estados Unidos, Canadá y otros países.

Cuatro laurealadas con el Premio Nobel de la Paz, Rigoberta Menchú Tum (Guatemala), Tawakkol Karman (Yemen), Shirin Ebadi (Irán) y Jody Williams (Estados Unidos) encabezan una delegación que visitará Guatemala y Honduras del 20 al 28 de octubre del 2017, para conocer la situación de violencia que viven las mujeres defensoras de derechos humanos en ambos países.

Noticia Relacionada: Comisionada ONU de derechos humanos condena campañas de desprestigio contra personas defensoras de los derechos humanos en Honduras

A pesar de algunos avances en la región, las violaciones a los derechos humanos y la violencia política se han extendido, con Honduras y Guatemala ocupando el primer y quinto lugar en la clasificación de países con más altas tasas de homicidio.

La represión política y criminalización que viven las defensoras de los derechos humanos por la labor que realizan en ambos países, es de mucha preocupación para las Mujeres Nobel, porque limitan su ejercicio pleno del derecho a la protesta, a organizarse para luchar contra la corrupción y contra otras amenazas que enfrentan sus comunidades.

La delegación de Mujeres Tierra y Paz organizada por la Iniciativa de Mujeres Nobel, JASS-Asociadas por lo Justo y la Fundación Rigoberta Menchú, da continuidad a una primera visita que se realizó en 2012, y además de las laureadas, contará con la participación de expertas en derechos humanos de Estados Unidos, Canadá, Guatemala y Honduras, un documentalista y varios periodistas.

En Honduras, entre otras actividades, visitará la comunidad indígena de Río Blanco, donde el pueblo Lenca hace resistencia a la construcción de una represa hidroeléctrica sobre el Río Gualcarque, para constatar in situ la situación de las defensoras de derechos humanos; se entrevistará con la familia de Berta Cáceres, coordinadora general del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH), asesinada en marzo del 2016 en el marco de esa lucha; con otras organizaciones indígenas y rurales que defienden sus territorios, con defensoras y organizaciones de derechos humanos, periodistas, funcionarios de gobierno y diplomáticos de Estados Unidos, Canadá y otros países.