Caravana de migrantes es producto de las necesidades profundas que vive Honduras

 

La gente que va caminando no le importa ya el Estado de Honduras y hoy están votando con los pies. No votan en las urnas con las manos, sino que votan en las fronteras con los pies, caminando.

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa. – De acuerdo al criterio del analista nacional Víctor Meza, director del Centro de Documentación de Honduras (CEDH), la caravana de migrantes hondureños es producto de las necesidades profundas que está viviendo el pueblo hondureño.

La caravana de migrantes hondureños es producto de las necesidades profundas sociales y económicas que está viviendo el pueblo hondureño, reiteró Meza.

Víctor Meza
                                             Víctor Meza, director del CEDOH

La gente no se va porque quiere, la gente se va porque necesita encontrar mejores oportunidades de vida, y esto siempre ha sucedido. La única diferencia es que ahora se van juntos, porque desde hace años se están yendo por separado.

Sobre los señalamientos que se hacen sobre que la marcha está siendo promovida por políticos, manifestó que puede que algunos políticos pueden aprovechar estas circunstancias para llevar agua a su molino, pero las causas no son la manipulación de los partidos políticos, las causas son los problemas gravísimos que tiene la sociedad hondureña.

Si no comprendemos eso, no vamos a entender que la migración es un desafío para la integridad política del país y es un reto para la integridad social de Honduras, apuntó Meza con tono firme y recriminatorio.

Los de la caravana se van porque no creen en las instituciones, es más las ven como enemigas. Esa gente que se va sabe que el Estado hondureño no es su amigo, que el Estado guatemalteco tampoco lo es, que el Estado Mexicano casi es su enemigo y que el Estado norteamericano los va a perseguir. Esa gente se va hastiada del Estado.

La gente se va aun sabiendo que la esperanza de llegar es mínima, pero se van porque ya no tienen más que perder, solo sus cadenas, señaló Meza.

El que vayan policías a resguardar las fronteras no detiene a los migrantes porque ya no le tienen miedo a la policía, porque respeto nunca le han tenido.

A los policías los ven como algo nocivo para la sociedad y no como algo que sea para proteger a la ciudadanía.