Masiva movilización en Honduras contra el régimen de Hernández

 

Masiva movilización en Honduras

Los hondureños demandaron acciones concretas para revertir la crisis post electoral y la corrupción

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.-Bulla de bocinas, silbatos,  gritos y consignas de “abajo la dictadura”, “no al continuismo”, “no al falso diálogo” y el ya popularizado “fuera JOH”, retumbó este jueves en las calles de Tegucigalpa durante una masiva movilización popular.

A las expresiones de protesta, se sumó una serie de demandas como: revertir con acciones concretas la crisis post electoral, libertad para los presos políticos, combatir la corrupción y parar la privatización de las instituciones del Estado y la concesión de los recursos naturales.

La movilización rebasó las expectativas de sus convocantes, integrados en la  Convergencia Ciudadana Contra el Continuismo, una plataforma integrada por diferentes organizaciones del movimiento social, que no esperaban que tantas personas atendieran el llamado, en el marco del Día Internacional y Nacional del Detenido-Desaparecido en Honduras.

Masiva movilización en Honduras
Foto: Andrés Molina

Noticia Relacionada: Plantean adelantar elecciones para diálogo y recobrar el Estado de Derecho en Honduras

A la cita, a partir de las 10:00 de la mañana en las afueras de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), llegaron estudiantes, organizaciones campesinas, magisteriales, obreros, feministas, religiosos, comunidad LGTBI, pueblos originarios, defensores de los derechos humanos y del medio ambiente, y fue así como arrancó la movilización.

Durante el recorrido se observó la masiva presencia policial, que de cierta manera atemorizaba a los manifestantes, ya que anoche sus autoridades emitieron un comunicado un tanto intimidatorio porque señalaban que iban a implementar acciones para garantizar la libre locomoción de los transeúntes.

Masiva movilización en Honduras
Estos sacerdotes se unieron a la protesta contra el continuismo de Juan Hernández.

También se miró que los agentes de la seguridad del Estado resguardaban edificios que albergan algunos medios de comunicación que desde el golpe de Estado son repudiados por un importante sector del pueblo hondureño, que no asimila su línea editorial a favor del poder político y económico y en contra de los intereses de las mayorías.

Mientras los gritos, consignas, bocinas y los cánticos de música contestataria inundaban la calle, se observó entre los manifestantes a varios líderes convocantes de la movilización.

Masiva movilización en Honduras
Foto: Andrés Molina

 

Entrevistado por CRITERIO, el director del Comité por la Libre Expresión (C-Libre), Edy Tábora, manifestó que la gente que llegó a la movilización lo hizo para expresar su rechazó “a la ilegalidad de la persona que ostenta la Presidencia”, la corrupción, la aprobación de leyes que favorecen este flagelo por la promoción de la opacidad, como la ley de secretos. Asimismo, por los presos políticos y la situación del Estado territorial.

Tábora apuntó que mientras el oficialismo habla de un diálogo nacional, la ciudadanía quiere debatir en espacios como el de la protesta de hoy, porque los temas que se abordan en el supuesto diálogo son de interés personal y no del interés de la colectividad que está en las calles.

En el trayecto se observó la creatividad puesta en escena con frases plasmadas en pancartas que decían: “Esta lucha aquí no termina”, “No a la minería”, “Justicia para Berta Cáceres”, “Despertemos, despertemos humanidad ya no hay tiempo, “Podrán quitarnos todo, pero menos la alegría”. Sobre la época de los desaparecidos (finales de los años 80 y principios de los 90) también hubo expresiones de protesta, en leyendas como: “Asesinos, vivos los llevaron, vivos los queremos”.

Entre los manifestantes andaba el historiador y catedrático de la UNAH, Edgar Soriano, quien recordó que hoy 30 de agosto se conmemora el Día Internacional y Nacional del Detenido-Desaparecido, y con ello viene a la memoria una larga lista de violaciones a los derechos humanos y a cualquier principio de democratización que debe existir en una República.

Soriano amplió que el hartazgo se ido acumulando a nivel territorial, lo que ha despertado la conciencia de la gente que ahora sale a manifestarse a las calles, pese a que “el régimen le ha apostado a desarticular el movimiento popular y social”, que sigue trabajando en la articulación de una agenda de lucha social encaminada a enfrentar al régimen autoritario que hoy controla y tiene secuestrada la institucionalidad de Honduras.

Masiva movilización en Honduras
Foto: Andrés Molina

La movilización contó con la participación de los pueblos lencas del occidente de Honduras, que desde tempranas horas llegaron a Tegucigalpa para expresar su inconformidad con el sistema político y social imperante. Uno de sus líderes, Salvador Zúñiga, esposo de la extinta Berta Cáceres, calificó la movilización de exitosa, porque logró la convocatoria de diversas organizaciones sociales.

“Ha sido un éxito rotundo del pueblo hondureño organizado en la Convergencia Contra el Continuismo, hay unidad y hay un ambiente de lucha, de victoria porque la dictadura no puede aguantar con un pueblo movilizado”, expresó Zúniga, que de manera particular demandó el cese de la militarización de la sociedad hondureña, la liberación de los presos políticos y el respeto al veredicto popular en las urnas el 26 de noviembre de año pasado.

Masiva movilización en Honduras

Pese a la intimidación del comunicado de anoche, la policía no accionó y se limitó a acordonar los bulevares Suyapa y Fuerzas Armadas, donde pasó la movilización, que en horas del mediodía concluyó en las afueras de la Corte Suprema de Justicia, donde sus autoridades cerraron con candados los portones y evitaron el ingreso y salida de la gente que llegó al edificio a realizar trámites de rutina.

Los manifestantes llegaron a este sector porque es donde se encuentra momentáneamente la sede de la Casa Presidencial. Las calles de acceso al Poder Ejecutivo estaban bloqueadas por militares y policías.