MADJ presenta denuncia por muerte masiva de peces en la Laguna Los Micos en Tela, Atlántida

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn 

Tegucigalpa.- Este lunes 24 de julio de 2017, el Movimiento Amplio por la Dignidad y la Justicia, a través de su equipo legal denunció ante el ministerio público de tela, la violación del derecho humano a un ambiente sano, al trabajo, a la salud y a la alimentación, provocada por las dos recientes oleadas de muertes masivas de peces registradas en la Laguna Los Micos, en los recientes días del mes de julio.

 A la trascendencia propia del hecho en términos ambientales se suma que, La Laguna de Los Micos, es una de las lagunas más grandes de Honduras, ubicada en el municipio de Tela, Atlántida, y es parte integral del Parque Nacional Jeannette Kawas,  es la laguna más grande de este departamento.  La laguna cuenta con más de 350 especies de aves y la presencia de una alta cantidad de monos denominados micos los cuales transitan en sus alrededores y de donde recibe su nombre. Esta laguna da ocupación y sustento de manera directa a más de mil pescadores e indirectamente a más de tres mil personas de las comunidades: El Boquerón, Marión, Puerto Arturo, Los Cerritos, Las Tusas, Los Patos, Los Cocos, Quebrada Chiquita, Quebrada de Arena, y las comunidades garífunas Miami, Barra Vieja y San Juan, en Tela, Atlántida y que, al igual que gran parte del territorio del departamento ha sido pretendido para la actividad de monocultivo, tal y como lo denunció la ambientalista asesinada en 1995, Blanca Jeannette Kawas. 

 Un suceso sin precedentes

 A esta doble oleada, nunca antes vista en la historia de la laguna, le antecede un episodio similar registrado en agosto de 2013, el cual causó alarma en la población pero que finalmente y a pesar de la realización de inspección en la zona por las autoridades competentes y la toma de muestras de aguas para el desarrollo de análisis, nunca se lograron establecer las causas de la muerte de los peces. Por el contrario, las instituciones y la opinión pública guardaron rotundo silencio en cuanto al tema desde entonces y se encargaron de reforzar la tesis de que las muertes se debían a la presencia de un bejuco existente en la zona, el cual desprende un líquido y los peces al entrar en contacto con dicha sustancia les provocaba la muerte. Este hecho, según lo manifestado en 2013, se debía a un fenómeno natural cíclico que se registraba cada 3 o 4 años, sin embargo, hasta ese momento, habían transcurrido más de diez años sin que constara el desarrollo del supuesto fenómeno natural.

Este nuevo episodio, ha despertado suspicacias y ha activado todas las alarmas ya que no solo se trata de una oleada de muertes masivas de peces, sino de dos consecutivas, siendo la primera registrada el 7 de julio de 2017 y la segunda el 15 y 16 de julio de este mismo año, condiciones nunca antes vistas en la laguna.

 Ante este reciente suceso, dentro de las hipótesis manejadas por parte de diversos sectores, entre ellos, la Dirección General de Pesca, se contempla la posible contaminación de las aguas por la presencia de químicos y dicha contaminación como la causa que provocó este terrible suceso. Dicha hipótesis  se ve reforzada por la existencia de un color amarillento de las aguas y un alarmante olor fétido en las mismas, y por el constatable funcionamiento de empresas dedicadas a la producción de aceite de palma en las zonas aledañas a la laguna.

Debido a esto, en la denuncia se plantea como un antecedente pertinente el análisis del impacto del modelo extractivo, entiendo dentro de este, la actividad de monocultivo en el país, específicamente de la producción de aceite de palma africana, lo que constituyente una silenciosa pero latente y creciente actividad que se ha instalado con mayor fuerza en los últimos años en Honduras, donde tres empresas controlan la producción de aceite a base de palma africana, estas empresas son Corporación DINANT, ACEYDESA y Grupo JAREMAR el cual representa o percibe el 24% del reparto del mercado del aceite de palma africana, siendo este grupo mercantil al cual pertenece la Empresa AGROTOR, ubicada en Tela, Atlántida, a la mitad de un trayecto de 13 km del desvío de San Alejo.

Nota relacionada

Coalición Ambientalista de Copán denuncia contaminación de río Lara por compañía minera

Descartan que se trate de un fenómeno cíclico

 Ante la constatación de la segunda oleada, el martes 18 de julio de 2017, empleados de diferentes entidades del Estado inspeccionaron el sector y procedieron a tomar nuevas muestras de agua para realizar estudios respectivos. Entre las entrevistas brindadas durante la inspección, los funcionarios de MiAmbiente manifestaron que los resultados de las muestras tomadas en 2013 relevaron que el suceso fue provocado por la falta de oxígeno y no por líquidos despedidos por árboles de la zona. En ese mismo acto, Rolando Castro, director de Digipesca filial de Tela, manifestó que no descartan que se pueda tratarse de contaminación por algún químico derramado en el sector y que la existencia de un color amarillento y altamente fétido en el agua reafirma esta interpretación.  

El impacto de lo que acontece con la Laguna de Los Micos, radica no solo en los meramente ambiental, sino también en las afectaciones al derecho al trabajo y a la alimentación de los pobladores y pobladoras de la zona, ya que, según datos de la Dirección General de Pesca (Digepesca) esta laguna da ocupación y sustento de manera directa a más de 1000 pescadores e indirectamente a más de 3,000 personas de 12 comunidades de Tela, Atlántida. La segunda oleada de peces obliga a esta población que subsiste de la comercialización del marisco a programar una veda por un período mínimo de 4 meses para poder recuperar sus actividades en la laguna, según lo manifestó el director de dicha dirección general de pesca. El impacto de este periodo de receso es en mayor medida para la comunidad del Marión donde habitan aproximadamente 86 familias que viven de la pesca y que en temporadas de buena actividad pesquera subsisten con 300 0 400 lempiras que ganan a diario y, ante la imposibilidad de realizar esta labor se quedan sin percibir dinero y comida para sobrevivir.

 Se solicitó se investiguen posibles vinculaciones con la Empresa Agrícola Tornabé S.A. de C.V. (AGROTOR) perteneciente al Grupo JAREMAR.

Por todo ello, en la denuncia presentada, desde el Movimiento Amplio se peticionó al Ministerio Público que este solicite a MiAmbiente a través de sus dependencias los resultados de las pruebas realizadas con las muestras de agua tomadas durante las inspecciones realizadas en fecha 18 de julio de 2017, a fin de constatar la causa de la muerte masiva de peces en la Laguna Los Micos, aperture proceso de investigación y realice diligencias encaminadas a corroborar las causas de los hechos ocurridos en la Laguna de Los Micos y realice un análisis comparativo con los resultados brindados por MiAmbiente; que una vez comparadas y determinadas las causas que provocaron la muerte de los peces y, si se determina que estas fueron producto de la presencia de agentes químicos o contaminantes dentro de las aguas de la laguna, se proceda a aperturar líneas investigativas destinadas a deducir responsabilidad a las empresas productoras de aceite de palma africana, siendo la principal señalada debido a su cercanía en la zona, la empresa Agrícola Tornabé S.A. de C.V. (AGROTOR) perteneciente al Grupo JAREMAR.

Finalmente, solicitó a esta entidad que de forma urgente, y partiendo de la determinación de las causas y, si se corrobora que esta se deba a la contaminación provocada por químicos, se adopten las medidas adecuadas para neutralizar los efectos del delito, es decir que, pueda asegurarse que no se continúe desarrollando actividades con los químicos que han contaminado las aguas de la laguna y provocaron la muerte de esta gran cantidad de peces, y en caso que se determinen causas contrarias, se inste a las dependencias competentes a intervenir y garantizar el saneamiento de las aguas a fin de evitar la proliferación de los efectos negativos de este fatal fenómeno.