JUSTIFICACION POR OMISION

Por: Hazel Soriano

reddaccion@criterio.hn

Hazel Soriano, abogada y periodista hondureña.

Tegucigalpa.-Atrapados en las manos de unos cuantos, observamos cómo todo está aparentemente allanado para que en Honduras se concretice la ilegal reelección presidencial de Juan Hernández.

A muchos de los que buscan ser favorecidos nuevamente con el voto popular y que han sido copartícipes de esta traición a la patria, nos gustaría preguntarles cuál es su actual argumento, si ya demostraron la permeabilidad en sus conciencias.

Nos gustaría también, consultar a muchos de los catedráticos constitucionalistas, del porqué cambiaron la doctrina académica y terminaron, una vez más, primando sus intereses partidarios.

Un buen porcentaje de profesionales del Derecho se cuestionan y desconocen la actual teoría sobre el Estado de Derecho e Institucionalidad dadas las exposiciones de veteranos legos que hoy avalan la reelección presidencial.

Igualmente, existen quienes veían las dictaduras en el pasado, como parte de un nubarrón histórico, al que Honduras no volvería. Y el golpe de estado de 2009, supuesta práctica también pretérita, apostaba a que había dejado dolorosas lecciones aprendidas, sin embargo, ante el poder que obnubila, ese acontecimiento cobra reversa ocho años después.

En Honduras, como en cualquier parte del mundo, la única y legítima arma con que cuentan sus ciudadanos para frenar el caudillismo, el autoritarismo o la dictadura, es ejercer el sufragio. Concurrir a las urnas y votar contra falsos redentores es el mejor y auténtico indicativo hacia la clase política, sobre el desencanto provocado en el electorado.

¿Cómo explicarnos que «sin censura» medios de comunicación supuestamente serios, acompañen y hagan que Honduras acepte como LEGAL a Juan Hernández «en su cierre de campaña presidencial»?

¿Cómo entender que el infortunado “caríato” del que nos contaban nuestros abuelos ha resurgido en el capricho del cipote malcriado que nos gobierna?

¿Cuál es la justificación que se cierne para que hasta la comunidad internacional no se pronuncie ante la inminente reelección en el Poder Ejecutivo hondureño, si fustiga similares formas de gobierno en Latino América?

Colegimos, se trata de una conveniente justificación por omisión, puesto que los ojos del mundo están en Venezuela y ese mismo protagonista mundo olvidó ya la presión ejercida contra Honduras en 2009.