EE.UU. deporta a exfuncionario salvadoreño por violación de derechos humanos

Por: Redacción AGENCIAS

redaccion@criterio.hn

José Guillermo García, un ex ministro de Defensa de El Salvador acusado de tolerar violaciones de derechos humanos por soldados hace más de 30 años, fue deportado el viernes luego de perder sus apelaciones contra la orden de expulsión emitida por un juez de inmigración en Miami.

La deportación fue anunciada la tarde del viernes en un comunicado expedido por la Policía de Inmigración y Aduanas (ICE) que decía que el general retirado del ejército, de 82 años, había sido enviado a El Salvador en un avión fletado por la agencia y entregado a las autoridades en el país centroamericano.

La deportación marca el último capítulo de un extraordinario esfuerzo por parte de las autoridades de inmigración de Estados Unidos para expulsar a dos de los principales sospechosos de tortura, represión y violación de derechos humanos de la guerra civil en El Salvador en las décadas de 1970 y 1980: García y Eugenio Vides Casanova, también ex ministro de Defensa y ex jefe de la Guardia Nacional salvadoreña– que fue devuelto a San Salvador en abril del 2015.

Ambas deportaciones marcan también oficialmente el giro total de la política exterior de Estados Unidos hacia El Salvador —donde en las épocas de la “Guerra Fría” y la administración republicana del presidente Ronald Reagan, García y Vides Casanova eran considerados aliados cercanos de Estados Unidos en la lucha contra guerrilleros izquierdistas apoyados por Cuba.

José Guillermo García
José Guillermo García

García, que fungió como Ministro de la Defensa entre 1979 y 1983, fue deportado por personal de ICE por el papel que jugó en las violaciones de derechos humanos durante la guerra civil de El Salvador que entre 1980 y 1992 dejo más de 70,000 civiles muertos, según el comunicado de ICE.

Funcionarios de ICE transportaron a García a a bordo de un avión de la agencia. El comunicado de ICE decía que este había sido arrestado el 17 de diciembre en preparación para su deportación. García era residente del Condado Broward.

La deportación el viernes vino como sorpresa porque la abogada de García, Alina Cruz, había dicho el mes pasado que su cliente proyectaba apelar la orden de expulsión ante la corte federal de apelaciones del onceno circuito en Atlanta, y que por ende el retorno del ex general a su país podría demorarse por bastante tiempo mientras la corte sopesaba su decisión.

Cruz no pudo ser localizada para que comentar el viernes sobre el anuncio de ICE, y el comunicado de la agencia no hizo ninguna referencia a la intervención de la corte federal de apelaciones.

El comunicado solo dijo que en una decisión el 8 de diciembre, la junta de apelaciones de inmigración en Washington había rechazado la apelación de García contra la orden original de expulsión expedida en febrero del 2014 por un juez de inmigración en Miami.

El juez de inmigración determinó que García podía ser devuelto a El Salvador por haber “asistido o participado en la comisión de numerosos actos de tortura y asesinatos extrajudiciales en El Salvador mientras estaba al mando”.