Por denunciar muertes por dengue y chicungunya, gobierno de Honduras despide a presidenta de enfermeras

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.-Por haber denunciado que el gobierno oculta las muertes ocasionadas por el dengue y chicungunya, la presidenta de la Asociación de Enfermeras Auxiliares de Honduras (ANEAH) Janeth Almendárez fue destituida este miércoles de su cargo.

Almendarez, quien se venía desempeñando como enfermera auxiliar en el Hospital Escuela Universitario, recibió una hoja de notificación por parte de la Secretaría de Salud, en la que se le informa que laborará hasta 1 de diciembre, porque no logró sustentar sus denuncias.

Al recibir la noticia, la presidenta de la ANEAH advirtió que demandará al Estado de Honduras por irregularidades a lo interno de la Secretaría de Salud, ya que también ha denunciado que en los hospitales y centros de salud pública se está entregando medicamento de mala calidad.

Previo a ser notificada de su despido, Almendárez había sido sometida a un proceso de audiencias de descargo.

La líder de las enfermeras presentó hace varios días, supuestas pruebas ante el Ministerio Público, sobre varios decesos por las dos enfermedades vectoriales y de los medicamentos de mala calidad.

La denuncia de Almendárez fue refrendada por el decano de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), Marco Tulio Medina, que refirió que pruebas de laboratorio confirman los decesos por chincungunya.

A raíz de los señalamientos, la secretaría de Salud, Yolani Batres, admitió hace dos semanas que oficialmente se reconoce la muerte de tres hondureños por chincungunya.

Sin embargo la presidenta de la ANEAH alega que son más los casos, aunque no ha especificado el número, pero insistió que “hay muertes en la costa norte, zona sur y oriente”.

“Las personas que murieron en las zonas que nosotros ya tenemos especificadas no aparecen en las estadísticas”, acotó Almendárez, quien denunció que las autoridades sanitarias quieren ocultar las muertes y una prueba de ello es que solo los casos que son validados por el laboratorio nacional, son los que entran en consideración.

De la forma como la secretaría de Salud plantea el asunto, entonces “todas las personas que viven en el interior del país tendrían que venir  hasta Tegucigalpa para ser evaluadas”.