El Cohep pone el grito al cielo ante caída de indicadores económicos

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.-Ante la caída de Honduras en los indicadores económicos que miden internacionalmente las condiciones del país para el establecimiento de negocios e inversiones, el Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep) ha expresado su inconformidad, pero a través de las redes sociales.

Este miércoles, mediante una publicación, los empresarios lamentaron que Honduras haya salido aplazado en el índice de Estado de Derecho, en el Doing Businees, en el índice de Competitividad y en la Cuenta del Milenio.


¡Ajá! ¿Y entonces en qué estamos?, se pregunta el Cohep al ilustrar la gris situación de Honduras a nivel económico.

El Cohep ha publicado además que en el Índice Global de Competitividad en la Región, Honduras cayó en los pilares de instituciones, infraestructura, adopción de la TIC’s, salud, habilidades, mercado de productos, mercado laboral, sistema financiero, tamaño del mercado, dinámica del mercado y capacidad de innovación.

En cuanto al Doing Business, Honduras cayó seis puntos en el ranking 2018/2019, ya que no logra superar las barreras para la apertura de negocios, manejo de permisos de construcción, obtención de electricidad, registro de propiedades, obtención de crédito, protección de los inversores, pago de impuestos, comercio transfronterizo, cumplimiento de contratos, resolución de insolvencia.

Otro indicador que se encuentra en rojo es el del Índice del Estado de Derecho con una calificación de 0.40, lo que implica una débil adherencia al estado de derecho. En este mismo indicador se mide las restricciones a los poderes de gobierno, donde Honduras alcanzó una calificación de 103; ausencia de corrupción, 98; gobierno abierto, 91; derechos fundamentales, 97; orden y seguridad, 92; cumplimiento normativo, 104, justicia civil, 99; justicia penal, 111. Cabe señalar que el ranking en estos indicadores refiere que entre más se acerca a 1 es mejor y entre más se acerca a 113 es peor.

BANCO MUNDIAL
En el indicador de Índice de Desempeño Logístico del Banco Mundial, Honduras obtuvo una calificación positiva al pasar de 112 a 93 en el 2018, lo que implica un ascenso de 19 puntos. Pero esto no necesariamente se traduce en algo positivo para la población porque implica algunas alianzas público-privado, donde los beneficios, en su mayoría, se enfilan hacia la banca y a la empresa privada en el rubro de la construcción.

CUENTA DEL MILENIO
Honduras reprobó por nueve años consecutivos los indicadores de la Cuenta del Desafío del Milenio (MCC, por sus siglas en inglés) con lo que nuevamente no tendrá acceso a los fondos de esta iniciativa del gobierno de los Estados Unidos, y que de acuerdo a expertos en materia económica se traduce a un monto global de al menos $ 750 millones en tres compactos.

Noticia relacionada: Cohep condena reforma que promueve la corrupción e impunidad

Según el reporte, Honduras ha quedado fuera al reprobar en el control de corrupción con un 31 por ciento, calidad de las regulaciones, efectividad del gobierno, reglas legales, acceso a información, acceso a la tierra, emprendimientos tecnológicos, promedio de niñas en educación secundaria y salud infantil.

Democracia y Estado de derecho estilo Honduras

Por: Edmundo Orellana

Exclusivo para Criterio.hn

Cualquier extranjero que observe someramente nuestro sistema político, fácilmente concluirá que vivimos en un régimen sui generis.

La elección del presidente de la República es el resultado de un proceso truculento. Desde las mesas electorales receptoras, hasta la fórmula para determinar el ganador, pasando por el modus operandi del TSE, constituyen etapas de un proceso viciado. Todos los partidos lo saben y, sin embargo, se someten al mismo.

En este proceso recién pasado, hubo una iniciativa para introducir la “segunda vuelta electoral”, promovida por el PL. Los demás partidos se negaron o fueron indiferentes a la misma. Sin embargo, la crisis que hoy enfrentamos no existiría de haberse aprobado esta iniciativa. Como resultado, tenemos un gobierno que, a menos de tres meses de su instalación, ha estado a punto de caer, acechado por una indignación popular, provocada por la convicción de que este gobierno no tiene legitimidad porque se impuso por el fraude electoral.

El TSE no es un tribunal ni un órgano técnico- electoral. Es un órgano controlado, no por los partidos políticos, sino por algunos sectores de determinados partidos políticos, con la finalidad de excluir e imponer candidatos, según los arreglos a los que llegan las cúpulas de esos obscuros nichos de poder. Entre una elección y otra, cada cuatro años, el TSE vegeta olímpicamente.

El Congreso Nacional no es una expresión, ni siquiera remota, de democracia parlamentaria. El poder está concentrado en el presidente de la Junta Directiva, quien decide todo, hasta las leyes que se aprueban y cómo se aprueban. Los jefes de bancada son simples intermediarios entre sus diputados y los presidentes del legislativo y del ejecutivo, para obtener los favores de éstos, en ocasiones concedidos bajo condición de ceder posiciones, sacrificando principios partidarios.

Los titulares de los órganos supremos del Poder Judicial y de los órganos extra poderes (MP, TSE, TSC, PGR y demás) son electos considerando su filiación política y, en muy pocas ocasiones, los méritos personales, profesionales, académicos y laborales. No en pocos casos se impone al mismo Congreso que los elige, la voluntad del Presidente de la República, particularidad que en este y en el anterior gobierno se ha convertido en la regla.

La justicia, en estas circunstancias, está bajo sospecha. La impresión generalizada es que el Poder Judicial no es independiente y de que el MP funciona con el cuidado de no enfrentarse a la voluntad presidencial. En el imaginario de la sociedad hondureña la justicia carece de credibilidad y de confianza porque no es generadora ni garante de seguridad jurídica, lo que detonó las marchas de las antorchas y causó la venida de la MACCIH. De ahí, que no fue una sorpresa para nadie que la jurisdicción constitucional haya allanado el camino al continuismo, declarando inconstitucional la Constitución de la República, ni lo es que el sistema de justicia formal esté conspirando contra la MACCIH para eliminarla. La única certeza de la población en este tema es que el sistema de justicia genera y garantiza impunidad.

Esta es nuestra versión de democracia y de Estado de Derecho. Estamos convencidos de que una institucionalidad fuerte equivale a una consistente democracia y a un sólido Estado de Derecho. Institucionalidad en cuyo vértice se asienta la figura del Presidente de la República, al que, de hecho, están sometidos jerárquicamente los titulares de los órganos supremos del Estado, protegidos por cuerpos armados que obedecen ciegamente lo que el vértice ordena, y a los cuales se integran fiscales, jueces y peritos forenses, para perseguir, con jurisdicción nacional, a quienes disientan políticamente. Y todo bajo un ordenamiento jurídico, por una parte, ordenado por el capricho del Jefe de Estado traducido en sentencias de la justicia constitucional que expresan lo que el sistema constitucional es y debe ser, y en normas que, por delegación legislativa, puede emitir para crear, reformar o suprimir órganos y organismos administrativos, y, por otra, cubriendo de obscuridad trincheras de ejecución presupuestaria y de decisiones trascendentales, bajo el manto de “secreto de estado”. Régimen en el que lo cívico llega a tal banalización, que, en lugar de reputarse como traición a la Patria la entrega de territorio a extranjeros, se califica de acto patriótico su entrega vía las denominadas “ciudades modelo”.

Este régimen comprende, además, la sociedad organizada. Son apéndices suyos ONG, gremios, iglesias y otras organizaciones que ha logrado someter por varios medios, que van desde la persecución fiscal hasta la transferencia de fondos en concepto de subsidios, según se resistan o cedan. Es un modelo que responde claramente a la famosa consigna: “Todo en el Estado, nada contra el Estado, nada fuera del Estado”. Y el Estado sometido a “El Hombre”, quien fue descrito con extrema precisión por quien fungió como ex vicepresidente del extinto Consejo de la Judicatura.

Este es un régimen en permanente “Estado de Excepción”, en el que la Constitución y las leyes se aplican, se suspenden y se derogan a voluntad del Jefe de Estado. Es el régimen que debemos cambiar, el modelo que debemos sustituir; es, en definitiva, el obstáculo a remover si queremos vivir en democracia y bajo un Estado de Derecho. Es, por tanto, el tema imprescindible en la agenda del Dialogo Político, si es que todavía tiene futuro.

IAIP pide a la MACCIH respetar la institucionalidad de los órganos competentes y el Estado de derecho

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.- Los magistrados de afiliación nacionalista del Instituto  de Acceso a la Información Pública (IAIP), pidieron a la Misión de Apoyo Contra la Corrupción y la Impunidad (MACCIH), respetar la Institucionalidad de los órganos competentes responsables de la Investigación y juzgamiento de los actos administrativos y judiciales.

Piden además respetar la Independencia judicial, así como la competencia de los demás entes del Estado.

COMUNICADO
El Instituto de Acceso a la Información Pública como Órgano garante de la Transparencia y Acceso a la Información Pública, y ante las recientes declaraciones vertidas por la Misión de Apoyo Contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (MACCIH) a la comunidad  nacional e internacional comunica lo siguiente:
PRIMERO: Honduras es un Estado de Derecho constituido como república libre, democrática e Independiente, integrado por los órganos constitucionales y legales con competencia determinada que delimitan su actuación.
SEGUNDO: Que siendo potestad del Poder Judicial a través de los órganos jurisdiccionales  la aplicación de las leyes a los casos concretos, juzgar y ejecutar lo juzgado, ve con suma preocupación las Declaraciones vertidas por el representante de la MACCIH, al tratar de influir sobre las decisiones judiciales en casos concretos.
TERCERO: Que si bien es cierto constituye un objetivo de la MACCIH apoyar al cumplimiento por parte del Estado de Honduras en el combate a la corrupción, también es  cierto que ese acompañamiento debe ser enmarcado en el principio del Derecho Internacional de la no intervención consignado en la Constitución de la República.
CUARTO: Que como Estado de Derecho, el accionar en el proceso de investigación y  Judicialización compete al Ministerio Público y por ende la MACCIH en su misión de  acompañamiento, debe mantener el secreto de las investigaciones que puedan lesionar los derechos de las personas sometidas a investigación.
QUINTO: Que en un Estado de Derecho debe primar el respeto a la dignidad humana  como fin supremo de la sociedad y del Estado, en observancia al principio de presunción de inocencia, el derecho de defensa y del debido proceso.
POR TANTO
Instamos a la MISION DE APOYO CONTRA LA CORRUPCION Y LA IMPUNIDAD EN HONDURAS (MACCIH) a:
Primero: Respetar la Institucionalidad de los órganos competentes responsables de la Investigación y juzgamiento de los actos administrativos y judiciales.
Segundo: Respetar la Independencia judicial, así como la competencia de los demás entes del Estado.

Tercero: Hacer uso de los mecanismos legales establecidos en la Constitución y las leyes contra aquellos actos y actuaciones que consideren que atentan contra la legalidad del Estado de Derecho.

Nota relacionada Honduras: MACCIH denuncia pacto de impunidad para proteger diputados y funcionarios

Reiteramos el compromiso de Honduras y los esfuerzos que conjuntamente se han realizado con la MACCIH en la lucha contra la corrupción con la finalidad de transparentar la función pública, sin embargo, es necesario que prevalezca el respeto a la dignidad de la persona humana.


Tegucigalpa. MDC., 24 de enero de 2018.
PLENO DE COMISIONADOS IAIP

Si se consolida la dictadura, Honduras no tiene futuro como país o como un Estado de derecho: Nasralla

“Esto no está oleado y sacramentado, porque esta es una directiva provisional, y  de aquí al martes 23 de enero hay que ver por donde se van a meter estos ladrones (diputados) para burlar al pueblo”: Nasralla

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.- Sí se consolida esta dictadura con ese Congreso de ladrones y con ese presidente cuestionado internacionalmente por el narcotráfico, Honduras no tiene ningún futuro como país democrático o como un Estado de derecho”, fue la reacción de Salvador Nasralla tras la instalación de la junta preliminar en el Poder Legislativo.

El candidato de la oposición señaló que él les dijo a Luis Zelaya y con Manuel Zelaya Rosales,  que tienen que seguir dialogando hoy y mañana “porque esto no está oleado y sacramentado, porque esta es una directiva provisional, y  de aquí al martes 23 de enero hay que ver por donde se van a meter estos ladrones (diputados) para burlar al pueblo.

Dijo que los diputados del Partido Alianza Patriótica y de la Unificación Democrática se escondieron la noche de ayer y este día aparecieron de forma cobarde a las seis de la mañana para que no los viera el pueblo.

Les recordó: “ustedes son representantes del pueblo, ustedes mediante el robo que ordenó Juan Hernández con sus tres ladrones: David Matamoros Batson Erick Rodriguez Gavarrete y Saúl Escobar fue como lograron una curul en el Congreso Nacional y no son 61 diputados, sacaron quizás unos 20 y tal vez exagero, por lo tanto,  ese congreso una mentira”, dijo Nasralla.

Los llamó a ocupar el Congreso para representar al pueblo y no para tener dadivas personales y sentirse “señor diputado”.

Pidió al pueblo que cuando los encuentre en la calle se pare y les grite “yo te elegí traidor”, es la única manera de encararlos y decirles ladrones, señaló Nasralla.

Nota relacionada Consolidación o fin de la naciente dictadura

El presidenciable manifestó que ellos no tenían que ofrecer a los diputados y el presidente Hernández si tiene dinero del gobierno y del Congreso para poderlos comprar como seguramente ya lo han hecho, porque lo que más hay en un país donde el gobierno es manejado por el narcotráfico, es dinero,  señaló.

Nasralla dijo que hay algo que el pueblo hondureño tiene que tener claro y es que hoy hubo seis diputados que se vendieron e igual hicieron los líderes de sus partidos, refiriéndose a la UD y a la Alianza Patriótica.

Nasralla dejó abierto el camino para que el pueblo tome las acciones que quiera, porque ellos no tienen dinero para organizar plantones o manifestaciones y por esa razón dejó en libertad al pueblo para que haga lo que quiera para continuar en la lucha contra el fraude.