Exdictador de Guatemala enfrenta juicio este lunes

Por: Redacción AGENCIAS

redaccion@criterio.hn

Guatemala.-El ex dictador guatemalteco José Efraín Ríos Montt encara este lunes un nuevo juicio por genocidio, aunque esta vez con la tranquilidad de que no se le podrá imponer una pena de prisión debido a su delicado estado de salud.

Ríos Montt, de 89 años, y quien padece de demencia vascular mixta irreversible, está acusado de los delitos de genocidio y lesa humanidad, ya que según el Ministerio Público (MP-Fiscalía) es el responsable de una matanza de indígenas mayas-ixiles que se produjo durante su régimen de facto, entre 1982 y 1983.

En este crimen de guerra murieron 1.771 indígenas ixiles del departamento noroccidental de Quiché a manos del Ejército.

El juicio “especial”, programado por el Tribunal “B” de Mayor Riesgo para las 08.30 hora local (14.30 GMT), se realizará a puerta cerrada, sin los medios de comunicación, y estará caracterizado por la ausencia del exjefe de Estado, quien esperará la decisión de la Justicia desde su casa.

Su delicado estado de salud provocó que el Tribunal decidiera el pasado mes de julio conceder a sus defensores la posibilidad de representar a su patrocinado, cuya “incapacidad” para comparecer en un juicio oral y público fue establecida por el estatal Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Inacif) y admitida por la Justicia.

En agosto, el Tribunal programó para el 11 de enero de 2016 el nuevo juicio, que de acuerdo con la ley, será a través de la denominada “aplicación exclusiva de medidas de seguridad y corrección”, es decir, a puerta cerrada, solo con presencia de los jueces, acusados, querellantes y víctimas, sin medios de comunicación.

El exmilitar ya había sido condenado en 2013 a 80 años de prisión por genocidio, pero días después el máximo tribunal del país, la Corte de Constitucionalidad, anuló la sentencia por considerar que existieron irregularidades en el proceso judicial.

Los querellantes en el proceso por genocidio abierto contra el exdictador guatemalteco están preparados, según declaró a Efe la semana pasada el jurista Edgar Pérez, de la Asociación para la Justicia y Reconciliación (AJR).

La resolución es esperada con ansia por varios defensores humanitarios que exigen Justicia por las matanzas perpetradas durante el conflicto armado interno (1969-1996).

En este mismo sentido se pronunció Amnistía Internacional (AI) la pasada semana. De acuerdo a un comunicado facilitado a Acan-Efe, este nuevo juicio será la mayor prueba para el sistema de justicia guatemalteco, una oportunidad para demostrar que el país está comprometido con los derechos humanos.

La directora de AI para América Latina, Erika Guevara-Rosas, dijo que “decenas de miles de víctimas de los horrendos crímenes cometidos bajo el mandato de Ríos Montt han estado esperando por décadas para que se hiciera justicia” y “no se les debe forzar a esperar un segundo más”.

“La actitud de Guatemala de hacer oídos sordos a la hora de ocuparse de los cientos de miles de casos de tortura, asesinatos y desapariciones que tuvieron lugar durante el conflicto armado es bochornosa e ilegal”, expresó.

Advirtió, además, que “la única forma de evitar que más personas cometan este tipo de crímenes es hacerles saber que enfrentarán la justicia y el poder de la ley.”

Junto al proceso especial de Ríos Montt, el tribunal ventilará un juicio público por genocidio contra su exjefe de inteligencia militar, José Rodríguez.