En alusión a Ricardo Álvarez, Hernández amenaza con correr de su gobierno al que siembre división en el Partido Nacional

Ricardo Álvarez
La convención evidenció cuán dividido está el Partido Nacional. El evento se desarrolló con la ausencia de Ricardo Álvarez; el expresidente Porfirio «Pepe» Lobo y el líder del movimiento Monarca, Roberto Ramón Castillo.

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa. –La convención del Partido Nacional se convirtió este sábado en un mitin del jefe del régimen, Juan Hernández, y evidenció el debilitamiento del partido de gobierno.

La actividad política se desarrolló en la ciudad de Danlí con la ausencia de los líderes del partido de la estrella solitaria que previamente habían anunciado que no asistirían porque están en contra de la imposición que Hernández está haciendo sobre el denominado movimiento “sin cabeza” y que supuestamente está impulsando la precandidatura presidencial del alcalde capitalino, Juan Asfura.

Noticia Relacionada: Convención nacionalista será solo de seguidores de JOH (vídeo)

Fue así como el designado presidencial y líder del movimiento Salvemos Honduras, Ricardo Álvarez; el expresidente de Honduras y coordinador del movimiento Todos por el Cambio, Porfirio “Pepe” Lobo y el líder del Movimiento Nacionalista Rafael Callejas (Monarca), Roberto Ramón Castillo, optaron por no asistir a la convención, contrario al presidente del Congreso Nacional, Mauricio Oliva, que al final llegó y se abrazó a Hernández.

A la convención “cachureca” llegó además de Oliva el alcalde capitalino, que fue vitoreado por los presentes al momento de ser presentando por el gobernante, quien lo anunció como aspirante a la candidatura presidencial por el Partido Nacional.

Hernández presentó también como precandidato a Mauricio Oliva.

Ricardo Álvarez
El jefe del régimen, Juan Hernández, presentó en la convención de este sábado como precandidatos presidenciales del Partido Nacional al alcalde capitalino, Juan Asfura y al presidente del Congreso Nacional, Mauricio Oliva.

Elecciones internas

En los últimos meses se ha rumorado sobre la supuesta intención de Hernández de cerrar los espacios para imponer la  candidatura presidencial nacionalista, e incluso, la oposición política ha advertido que la pretensión del gobernante es seguir en el poder y postularse a una segunda reelección.

Ante las versiones en su contra, hoy durante la convención, Hernández aseveró que su partido irá a elecciones internas. “Hoy se abrió la pesa y el “Partido Nacional tiene sus candidatos y vamos a elecciones internas con respeto y promoviendo la unidad”, expresó.

Amenazas

Previo al anunció, el jefe del régimen hondureño amenazó con separar de sus cargos a aquellos funcionarios que atenten, según él, contra la unidad del Partido Nacional. Se puede colegir que la advertencia fue dirigida hacia el designado presidencial, Ricardo Álvarez, quien recientemente confesó ante medios de comunicación que no tiene funciones en su cargo público, porque Hernández no le asigna responsabilidades.

El viernes, Álvarez dejó entrever mediante un mensaje de Twitter que está siendo víctima de amenazas, atropellos y presiones.

“La unidad total se da cuando hay respeto, inclusión y buen trato. Unidad total es cuando no hay amenazas, atropellos ni presiones. Unidad total es cuando dejas en libertad a cada individuo de elegir con quien estar. Reflexionemos, estamos a tiempo. Unidad total es que todos cuenten”, escribió en la red social Álvarez.

Las amenazas denunciadas por el designado presidencial fueron confirmadas la mañana de este sábado cuando Hernández, en el marco de la convención, dijo tajantemente: “Yo quiero pedirle a todos los líderes de mi partido, desde la base hasta los que ahora aspiran a Presidente, que cuidemos la unidad del partido, la democracia permite ir a elecciones internas y así debe ser, pero con respeto, con prudencia, con pasión también, pero no se vale meterle zancadilla a la gente, no se vale agredir al hermano nacionalista, no se vale irrespetarlo porque ya hemos visto  en el pasado que cuando queda heridas y el partido se divide, el partido pierde y Honduras pierde”.

A renglón seguido Hernández lanzó la advertencia al decir, “el funcionario que trabaje conmigo, que se salga de esa raya no va a seguir trabajando conmigo. Quiero advertirles, el líder o lideresa que no entienda la magnitud de la unidad de la democracia, del respeto, haga daño al partido, el partido le va a hacer justicia y todos nosotros los buenos nacionalistas le vamos a hacer justicia”.

Nominalmente Ricardo Álvarez—aunque haya revelado que no tiene funciones dentro del gobierno—devenga un salario como designado presidencial, cargo que no puede ser objeto de destitución por parte del titular del Poder Ejecutivo porque es de elección popular. Sin embargo, la ilegalidad es una patente que identifica al jefe del régimen, quien se mantiene en el poder a base de una ilegítima reelección y de un fraude electoral.

Miedo

Durante la convención del Partido Nacional, Hernández reavivó las consignas conservadoras del Partido Nacional. En primera instancia se jactó de ser fiel seguidor y de los lazos sanguíneos de su esposa con el dictador Tiburcio Carías Andino. También aprovechó el momento para meterle miedo a sus simpatizantes al decir que el Partido Nacional es la única alternativa para que Honduras goce de paz y tranquilidad y evite que la izquierda llegue al poder, porque es anarquista, ataca la economía y la religión.

A 30 años de la Convención sobre los Derechos del Niño, los Estados deben asumir sus compromisos

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa. – En el marco de las reuniones previas al Seminario de Inversión, las coaliciones integrantes de la Red Latinoamericana y Caribeña por la defensa de los derechos de niños, niñas y adolescentes (REDLAMYC), hicieron un llamado a los Estados de la región y la cooperación internacional a redoblar los esfuerzos en el cumplimiento del artículo 4 de la Convención sobre los Derechos del Niño.

Además, llaman a la Observación General No. 19 “sobre la elaboración de los presupuestos públicos para hacer efectivos los derechos de todos las niñas, niños y adolescentes.”

América Latina es una región en la que habitan 193 millones de niños, niñas y adolescentes. Diferentes estudios dan cuenta de los logros alcanzados por la región en la última década, la disminución de la cantidad de personas en niveles de pobreza y pobreza extrema es, sin duda, el de mayor importancia.

La prioridad dada por muchos de los gobiernos de los países de la región de reasignar y promover la inversión de recursos para el desarrollo de políticas públicas sociales redistributivas fue clave para esto. Los avances registrados en diferentes indicadores sociales han ido acompañados de progresos en cuanto al diseño, la implementación y evaluación de políticas, así como en la creación de nuevas institucionalidades.

Estos logros alcanzados, lejos están aún de evitar colocarnos en la región más desigual del mundo. La desigualdad en materia de derechos, medios y oportunidades continúa siendo una característica de América Latina y el Caribe, donde persisten altos niveles de desigualdad en los logros educativos de su población, en las remuneraciones provenientes del mercado laboral, en la extensión de los derechos laborales y ciudadanos y en la distribución de la riqueza, que cada vez está más concentrada en menos cantidad de personas.

Nota relacionada COIPRODEN exige al CN la firma del Tercer Protocolo facultativo de la convención de los derechos del niño

Desde 2015, se han observado varios retrocesos que han contribuido al agravamiento de la pobreza extrema, la cual, afecta de manera desproporcionada a niñas, niños, adolescentes, personas jóvenes, mujeres en edad laboral productiva y personas afrodescendientes y de pueblos originarios. Asimismo, en la región, el 50 % de los niños, niñas y adolescentes nacen en los hogares de quintiles más pobres.

Si bien los países de la región presentan altos niveles de adhesión a los convenios y tratados internacionales que hacen referencia a los derechos humanos, las cifras muestran que aún persisten inconsistencias entre la asignación de recursos de presupuestos públicos y el cumplimiento efectivo de los principios establecidos en la Convención: interés superior de la niñez; no discriminación; supervivencia y desarrollo; y participación.

Bajo este marco, desde la sociedad civil exigen:

  • La asignación de los recursos públicos necesarios se realice desde un enfoque de derechos de niñez para el desarrollo, implementación y pleno funcionamiento de los Sistemas Nacionales de Promoción y Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes.
  • La institucionalización de sistemas de información y análisis con estrategias e instrumentos de medición de la asignación, ejecución, monitoreo y evaluación de los presupuestos nacionales y locales dirigidos a la niñez con datos periódicos, desagregados (por edad, sexo, etnia, urbano- rural, otros), accesibles y asequibles a toda la ciudadanía.
  • Se garantice la participación de niñas, niños y adolescentes, y de la sociedad civil sin fines de lucro, en los ciclos de los presupuestos públicos (elaboración, implementación, seguimiento y evaluación).
  • Se implementen políticas fiscales progresivas y redistributivas que garanticen los recursos necesarios para el cumplimiento de los derechos de niñas, niños y adolescentes.
  • Se redoblen los esfuerzos de los Estados para consolidar herramientas, marcos normativos, institucionalidades y acciones que combatan la corrupción, la elusión y la evasión fiscal.

No es posible un desarrollo sustentable y sostenible de América Latina y el Caribe si no se alcanza un nuevo consenso social entre los Estados, la sociedad civil y las empresas que coloque a la niñez como prioridad en la inversión pública.

Quienes quieren sacarme son los que crearon la crisis del 2009: JOH

El mandatario dijo anoche en la convención de su partido que va por cuatro años más

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.-Al pronunciar su discurso anoche durante la Convención del Partido Nacional, el presidente Juan Hernández, dijo que quienes quieren sacarlo del poder son los mismos que generaron la crisis del 2009.

Momentos en que Juan Hernández ingresaba al estadio «Chochi Sosa». Al fondo se observan las graderías vacías.

“Les voy a sacar quienes son los que quieren sacarme”. “Ellos son los que crearon la crisis del 2009, dividieron su partido y a la familia hondureña, nos dejaron alejados de las relaciones internacionales y ahora se reúnen a escondidas para planear cómo llegar al poder”, expresó Hernández sin mencionar nombres, pero es obvio que se refirió al expresidente y actual coordinador del Partido Libertad y Refundación (Libre), Manuel Zelaya Rosales.

“Ellos son los que se reúnen en la mesa para pensar cómo repartirse el poder y dicen que nos pueden llegar a ganar y que eso solo lo podrían hacer si están unidos”, dijo en alusión a la Alianza Opositora, integrada por los partidos PAC, Libre y PINU.

Pese a que la Constitución de la República prohíbe la reelección presidencial, Hernández busca un segundo período, basado un fallo de la Corte Suprema de Justicia, que declaró inconstitucional los artículos pétreos de la Carta Magna que sólo pueden ser modificados o derogados por una Asamblea Nacional Constituyente o mediante la aplicación de un plebiscito.

El golpe de Estado 2009 fue fraguado por los sectores más conservadores de Honduras, integrados por la empresa privada, Fuerzas Armadas, las jerarquías de las iglesias católica y evangélica y las cúpulas de los partidos Nacional y Liberal, quienes argumentaron que el entonces presidente, Manuel Zelaya Rosales se quería quedar en el poder, haciendo uso de la encuesta promovida mediante el proyecto de la “cuarta urna”.

En el 2009, Juan Hernández, en calidad de autoridad del Partido Nacional, cerró filas alrededor de la cuarta urna, al considerar que Zelaya Rosales se quería quedar en el poder, violentando la Constitución hondureña.

CUATRO AÑOS MÁS

Ahora el escenario ha cambiado para Hernández, quien goza de un control casi absoluto de las instituciones del Estado, que le han facilitado su participación en la contienda de noviembre próximo.

El gobernante dijo anoche que está listo para que el Partido Nacional gane por tercera vez consecutiva las elecciones, pero advirtió a sus seguidores que no se confíen y trabajen para que el triunfo les sonría el 26 de noviembre.

“Hoy hemos ganado consecutivamente dos elecciones y vamos a ganar esta tercera, la vamos a ganar si la trabajamos fuerte, sin descanso porque no hay que confiar”. “Vamos por cuatro años más, si esa es la decisión del creador y del pueblo hondureño, pero no hay que confiar, porque como dice aquel dicho: Camarón que se duerme, se lo llevas la corriente. Esto no se acaba, hasta que se acaba y la elección se acaba el 26 de noviembre”, subrayó.

 Hernández recordó que en las pasadas elecciones internas “ganamos por goleada el primer tiempo, pero tenemos que ganar de manera contundente el segundo tiempo”.

VACÍO 

La convención del Partido Nacional se desarrolló en el estadio «Chochi Sosa» del complejo deportivo «José Simón Azcona del Hoyo», donde se observó poca presidencia de activistas del partido gobernante, pese a que sus autoridades anunciaron que lo abarrotarían para demostrar que son el partido más grande, fuerte, pujante y efervescente de Centroamérica.

Mientras el presidente Hernández saluda a sus correligionarios, al fondo se observa las graderías vacías