La política fiscal es un instrumento fundamental para alcanzar la Agenda 2030 y un crecimiento inclusivo con mayor igualdad

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn 

Autoridades de varios países y destacados expertos internacionales dieron inicio ayer en Santiago de Chile al 30⁰ Seminario Regional de Política Fiscal, ocasión en la que señalaron que la política fiscal es un instrumento fundamental para alcanzar un crecimiento económico inclusivo y con mayor igualdad, y de esta manera lograr la Agenda 2030 y sus Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

El evento, que se ha consolidado como un referente en la discusión de la actualidad económica y fiscal de la región y que este año celebra su trigésimo aniversario, es organizado por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) con el apoyo del Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Mundial (BM), el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Participan ministros y viceministros de Hacienda y Economía de varios países.

El Embajador de Alemania, Rolf Peter Schulze, la Secretaria Ejecutiva de la CEPAL, Alicia Bárcena,

el Embajador de España, Carlos Robles Fraga, y el Director de la División de Desarrollo Económico

de la CEPAL, Daniel Titelman.Foto: Carlos Vera/CEPAL

Fue inaugurado por Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la CEPAL, Rolf Peter Schulze, Embajador de la República Federal de Alemania en Chile, y Carlos Robles Fraga, Embajador de España en Chile.

En sus palabras de bienvenida, Alicia Bárcena señaló que en 2017 la dinámica de las finanzas públicas de la región se caracterizó por una consolidación fiscal, lo que unido al repunte de la actividad económica, atenuaron el crecimiento de la deuda pública regional. Sin embargo, advirtió que se registró también una preocupante disminución de los gastos de capital en varios países.

“Es importante destacar que la merma en la inversión pública experimentada en los últimos años tendrá efectos más allá del corto plazo y que limitará el crecimiento potencial de la región aún más, lo que reafirma la importancia de adoptar medidas de protección de estos gastos para que no sean utilizados como el principal instrumento de ajuste”, precisó la alta funcionaria de las Naciones Unidas.

Bárcena agregó que tras la aprobación de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible en 2015, la cuestión del financiamiento del desarrollo ha adquirido un papel central y, entre las fuentes alternativas, se ha destacado la movilización de recursos internos. En este punto, indicó que en la mayoría de los países el nivel de estos recursos se encuentra por debajo de su potencial, no solo por deficiencias en el diseño y la administración de los tributos, sino también, y principalmente, por la elevada evasión impositiva, tanto en el ámbito doméstico como a nivel internacional y por la existencia de cuantiosos gastos tributarios.

Por ello, “ampliar la base impositiva y mejorar el diseño del sistema tributario, fortalecer la administración de los impuestos y eliminar las vías para la elusión y la evasión fiscales, resultan tareas clave para mejorar el financiamiento del desarrollo sostenible y el crecimiento inclusivo en los países de la región”, declaró Bárcena.

Por su parte, el Embajador Rolf Peter Schulze señaló que la cooperación internacional es un pilar fundamental para la implementación de la Agenda 2030 en los países de América Latina y el Caribe, y por ello los países europeos han destinado esfuerzos a complementar sus programas en este ámbito con organismos internacionales como la CEPAL.

“Este seminario busca identificar las posibilidades de aumentar los ingresos internos sin sofocar el crecimiento económico necesario. Ello permitirá seguir el camino hacia un desarrollo inclusivo de los países de América Latina y el Caribe e identificar los desafíos que la Agenda 2030 significa para el gasto público, o sea, los presupuestos”, indicó el Embajador Schulze.

En tanto, el Embajador Carlos Robles Fraga resaltó la importancia de identificar los objetivos de la política fiscal, que pueden ir desde el crecimiento económico hasta la desigualdad, y la estabilidad monetaria y financiera, entre otros. “El primero de ellos debe ser la sostenibilidad del Estado, para que pueda cumplir su función”, resaltó.

“Somos conscientes de los desafíos que hay en América Latina. Entendemos que son necesarias reformas en los sistemas fiscales para poder realizar políticas públicas que faciliten la cohesión social. Sin cohesión social, no hay estabilidad política”, enfatizó el representante diplomático español.

Durante la primera jornada del 30⁰ Seminario Regional de Política Fiscal, la Secretaria Ejecutiva de la CEPAL presentará el documento Panorama Fiscal de América Latina y el Caribe 2018, elaborado por este organismo, en el cual se analizan las tendencias de la coyuntura fiscal en la región y se examina la evolución histórica de las políticas fiscales en las últimas tres décadas y sus desafíos futuros.

De acuerdo con el informe, es necesario fortalecer el papel de la política fiscal como instrumento estabilizador y dinamizador del crecimiento, además de reforzar los sistemas de protección social, así como el impuesto a la renta personal, ya que eso redundaría en un doble beneficio al mejorar el rol de estabilización y el impacto redistributivo de la política fiscal.

También se realizará un panel de autoridades de alto nivel, en el que participarán Francisco Moreno Guzmán, Subsecretario de Hacienda de Chile; Lea Giménez Duarte, Ministra de Hacienda de Paraguay; Donald Guerrero Ortiz, Ministro de Hacienda de República Dominicana; Danilo Astori, Ministro de Economía y Finanzas de Uruguay; Martha Cubillo Jiménez, Viceministra de Egresos y Tesorera Nacional de Costa Rica; y Ana Paula Vescovi, Secretaria del Tesoro Nacional de Brasil.

Mañana martes 27 de marzo, en el marco del seminario se efectuará la presentación del informe Estadísticas tributarias en América Latina y el Caribe (2018), publicación realizada por la CEPAL en conjunto con la OCDE, el BID y el Centro Interamericano de Administraciones Tributarias (CIAT).

Inversión extranjera directa hacia América Latina sigue tendencia a la baja

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

En su informe anual, la CEPAL proyecta una nueva caída en 2017, en torno al 5%, por lo que llama a los países a generar políticas para atraer flujos que apoyen los procesos nacionales de desarrollo sostenible.

Los flujos de inversión extranjera directa (IED) hacia América Latina y el Caribe disminuyeron 7,9% en 2016 en comparación con 2015, sumando 167.043 millones de dólares, lo que representa una caída de 17% desde el máximo alcanzado en 2011, informó hoy la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) en su sede en Santiago, Chile.

Estos resultados se explican por los bajos precios de las materias primas y su impacto en las inversiones dirigidas al sector de recursos naturales, por el lento crecimiento de la actividad económica en varias economías y por el escenario global de sofisticación tecnológica y expansión de la economía digital que tiende hacia una concentración de las inversiones transnacionales en las economías desarrolladas, señala el informe anual La Inversión Extranjera Directa en América Latina y el Caribe 2017 presentado este jueves en conferencia de prensa.

En 2016, América Latina y el Caribe recibió el 10% de la IED global, participación similar a la de 2015, pero menor al 14% promedio que se había logrado entre 2011 y 2014. Pese a la tendencia a la baja, los flujos de IED representan el 3,6% del producto interno bruto (PIB) de la región, cuando el promedio global es de 2,5%, lo que da cuenta de la relevancia de estas entradas para las economías latinoamericanas y caribeñas.

Para 2017, la CEPAL proyecta una nueva caída de los ingresos de IED, en torno al 5%.

“La inversión extranjera directa ha sido un factor importante para el desarrollo de actividades exportadoras clave para el crecimiento de América Latina y el Caribe, así como para la creación de nuevos sectores, pero las elevadas brechas de productividad que persisten en la región y los nuevos escenarios tecnológicos que plantea la cuarta revolución industrial exigen nuevas políticas para aprovechar los beneficios de la IED en los procesos nacionales de desarrollo sostenible”, planteó Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la CEPAL.

Bárcena también llamó a mirar con atención el hecho de que en varios países de la región las salidas de capital por rentas de IED superaron el flujo de ingresos en el período 2010-2016.

Pese a la recesión, Brasil aumentó en 5,7% sus entradas de IED en 2016 y se mantuvo como el principal receptor en la región (78.929 millones de dólares, equivalentes a 47% del total). En México, que recibió 32.113 millones de dólares y fue el segundo país receptor (19% del total), la IED cayó un 7,9%, aunque se mantuvo en niveles históricos elevados.

Las entradas en Colombia crecieron un 15,9% hasta los 13.593 millones de dólares, posicionándose como la tercera economía con mayores ingresos de IED (8%), por encima de Chile, que absorbió 12.225 millones de dólares de IED (7% del total). Panamá concentró el 44% de las entradas en Centroamérica, y Costa Rica el 27%, mientras que dentro del Caribe República Dominicana recibió 49% y Jamaica 16% de la IED de la subregión.

La IED dirigida al sector de recursos naturales cayó de 18% en 2010-2015 a 13% en 2016, en línea con el fin del auge de los precios de las materias primas. En cambio, el peso de las manufacturas y los servicios aumentó hasta llegar al 40% y 47%, respectivamente.

Las nuevas inversiones anunciadas se concentraron en energías renovables, telecomunicaciones y la industria automotriz. Los proyectos en energías renovables representaron el 18% del monto anunciado en 2016 (en 2005-2010 fue de 6%), lo que posiciona a esta actividad como la más dinámica del período, especialmente en Chile y México.

En cuanto a los países inversionistas, el estudio indica que estos no se han diversificado: el 73% del total de la IED ingresó desde Estados Unidos (20%), principal inversor individual, y la Unión Europea (53%).

Según las estadísticas oficiales, China es responsable de solo el 1,1% de la IED recibida por la región en 2016, dato que subestimaría la presencia de los capitales chinos en los países de América Latina y el Caribe. De hecho, si se observa el valor de las fusiones y adquisiciones en 2016, el gigante asiático fue el cuarto origen de la inversión. Dadas las grandes operaciones que ha realizado China en el primer semestre de 2017, es de esperar que esta participación aumente el próximo año, plantea el documento.

El informe también consigna que 2016 también fue un año débil para las empresas transnacionales latinoamericanas, conocidas como translatinas. Las salidas de IED desde los países de América Latina y el Caribe disminuyeron 50% hasta llegar a los 24.609 millones de dólares.

En el documento se analiza, como un caso de éxito bajo tensión, la evolución de un sector que se ha desarrollado gracias a los ingresos de IED: la industria automotriz mexicana. “Tras la crisis financiera internacional de 2008, esta industria ha vivido un acelerado proceso de transformación, pasando de ser una plataforma de bajo costo para el ensamblaje de vehículos de gama baja a una cadena productiva más integrada y diversificada en términos de productos y sofisticación tecnológica”, explica la CEPAL.

Actualmente, la industria automotriz mexicana aporta más del 3% del PIB total y el 18% del PIB manufacturero del país, logra un superávit comercial superior a los 52.000 millones de dólares al año, cuenta con una IED acumulada de más de 51.200 millones de dólares desde 1999 (11% del total) y es responsable de unos 900.000 empleos directos. El 80% de la producción está destinada al mercado de exportación, y un 86% de estas exportaciones tienen como destino Canadá y Estados Unidos. De esta forma, México se ha convertido en el séptimo productor mundial y el cuarto exportador de vehículos del mundo.

Las perspectivas de futuro de esta industria mexicana dependerán, según el análisis de la CEPAL, de las transformaciones tecnológicas promovidas por la industria automotriz global, de los cambios en el concepto de movilidad y en los patrones de consumo, y de la presión regulatoria en torno a la seguridad, el medio ambiente y la eficiencia energética. También influirá el clima de incertidumbre causado por los anuncios emitidos por la nueva Administración de los Estados Unidos, concluye el informe.

CA es la región más dinámica en la economía latina

contando-dolares-de-remesa-archivo
Honduras sigue teniendo el crecimiento más bajo de la región centroamericana con un tres por ciento del total de la producción nacional durante 2014. (Imagen: archivo).

 

Por: Agencias

redaccion@criterio.hn

San José, Costa Rica. El crecimiento económico esperado para  Centroamérica en el año 2015 es del 4 por ciento ha informado la Comisión Económica para América Latina (CEPAL) en un informe sobre economía y crecimiento en la región.

El mismo informe establece que el Caribe crecerá en un  1,9 por ciento del Caribe y  Sudamérica se ve lastrada  con un crecimiento del 0%. Por su parte Brasil  tendrá un crecimiento negativo del 0,9 por ciento  y Venezuela un crecimiento también negativo de 3,5 por ciento , así como el 0 por ciento de la argentina, las tres mayores economías del sur del continente, junto con la chilena.

En el istmo Centroamericano, Panamá lidera el crecimiento regional, con una previsión de alza del 6%, seguido de Nicaragua y República Dominicana (5%), Guatemala (4%), Costa Rica (3,4%), Honduras (3%) y El Salvador (2,2%). México crecerá el 3%.

La CEPAL ha revisado a la baja la proyección del crecimiento económico de la región para el presente año, estimando en 1,0 % el aumento del producto interno bruto (PIB) regional, dijo el organismo de las Naciones Unidas en un comunicado de prensa.

La revisión refleja un entorno global caracterizado por una dinámica económica menor a la esperada a fines de 2014. Con excepción de Estados Unidos, las proyecciones de crecimiento han sido revisadas a la baja en los países industrializados, y las economías emergentes se siguen desacelerando.

La esperanza es que la región centroamericana logre mantener el crecimiento económico en torno a los niveles registrados en 2014 (1,1% según el informe anual de la CEPAL Balance Preliminar de las Economías de América Latina y el Caribe 2014).
La CEPAL a nivel sub regional tiene  proyectada una tasa de crecimiento cercana a cero para América del Sur, mientras que en Centroamérica y México alcanzaría 3,2 % y en el Caribe 1,9 %

Las proyecciones de crecimiento de las economías especializadas en la producción de bienes primarios, en especial petróleo y minerales, son las que han experimentado las mayores bajas (Sudamérica y Trinidad y Tobago), mientras que aquellas con mayor vinculación a la economía de Estados Unidos, y que se benefician de la caída del precio del crudo, registran las mejores proyecciones: Centroamérica y el Caribe de habla inglesa. (E&N).