Conozca El Centro De Inclusión Digital Ojojona creado por el IHCIETI

 

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

El Proyecto “Centro de Inclusión Digital Ojojona”  nace como  una iniciativa  enfocada en plantear y valorizar una oportunidad con el fin de reducir las brechas digitales, educativas y sociales en el territorio Hondureño.

En 2016 con el apoyo del Instituto Hondureño de Ciencia, Tecnología y la Innovación (IHCIETI), Se logró la puesta en marcha del proyecto “Centro de Inclusión Digital en Ojojona”, que trabaja con niños y jóvenes en edades de 9 a 19 años de escasos recursos; la enseñanza planificada comienza desde los principios básicos de computación hasta la  creación de  aplicaciones. Inició su programa piloto gratuito en septiembre de 2016 con 120 estudiantes del Municipio de Ojojona en el departamento de Francisco Morazán, cuenta con acceso a internet de alta calidad e integra en su metodología de enseñanza un programa que desarrolla contenidos digitales didácticos y trabaja en procesos de formación de emprendedores. 

Este programa, que acerca la programación a los más jóvenes, enfoca sus esfuerzos a que el grupo de estudiantes actuales aprenderán conceptos sobre computación y desarrollo de software, enfocado a la creación de aplicaciones, bajo la asesoría de tres  instructores y un especialista. Para complementar la formación requerida por el país.

En los países  como  Honduras la educación escolar cuenta con pocos o nulos programas de enseñanza en el área de computación, la mayoría de los programas de enseñanza están orientados a los conocimientos básicos, como el manejo del internet, procesadores de texto y hojas de cálculo (Word, Excel).

Nota relacionada Incentivando la creación tecnológica, IHCIETI lanza segunda edición de Honduras Start UP

A menudo las oportunidades existentes para avanzar en la escala económica y social son limitadas. Hoy el Internet y la tecnología han democratizado esta oportunidad para todas las personas. Este proyecto  no solamente genera acceso a la tecnología sino que también les enseña a los jóvenes  cómo crear con ella, trabajando  las  habilidades de programación que tienen una alta demanda en el mercado laboral y que proporcionarán a los estudiantes herramientas para salir y empezar a crear, que en un futuro cercano se conviertan en  emprendedores, técnicos o catedráticos en el área de programación.

Este proyecto comprende 3 fases:

Fase Asistida: Se imparte  la temática básica del lenguaje de programación adecuado para las edades de nueve (9) a diecinueve (19) años, que les permita obtener los conocimientos de manera que  puedan  realizar pequeños programas y aplicaciones de forma interactiva.

Fase Autodidacta: se dan herramientas a los alumnos como ser una o varias plataformas adecuadas para las edades en  donde los escolares puedan explorar e implementar los conocimientos adquiridos en la fase asistida.

Fase de evaluación: Un  especialistas en el tema se encargara de evaluar el avance de los escolares de una manera sistemática y continua.

En septiembre de 2016 el proyecto  inició contando con el apoyo y colaboración de los pobladores del municipio de Ojojona, la Alcaldía Municipal,  así como la asistencia por parte de la Fundación Amigos de Ojojona  liderada por Sr. Richard Vinelli.

En el Aula

Las clases han sido muy arduas y amenas gracias a nuestros maestros, en vista que muchos de los alumnos necesitaban capacitación en conocimientos básicos se programó las clases por módulos:

  1. Informática Básica

Este módulo se dio  a conocer de una manera amigable los conocimientos básicos en las ciencias de la computación, apoyándose en videos, partes de computadoras y casos prácticos, logrando así que el estudiante identifique la diferencia entre Hardware y software.

  1. Introducción al Desarrollo de Aplicaciones

Este módulo comprende conocimientos generales en los diversos lenguajes de programación y los enfoques o alcances de cada una de las ramas.

  1. Primeros Pasos en el Desarrollo

Este módulo comprende que con la ayuda de sitio como code.org, Scratch, entre otros son herramientas de apoyo para el desarrollo de la lógica de programación para los alumnos, de esta manera desarrollara un lenguaje básico de programación de una forma dinámica y divertida (aprender jugando).

  1. Herramienta de Desarrollo de Aplicaciones

Este módulo comprende que los estudiantes en el uso de lenguajes de programación más complejos, donde los conocimientos lógicos se convierten en instrucciones.

  1. Desarrollo de Programas/Aplicaciones

Este módulo comprende poner en práctica todo lo aprendido en el transcurso de las clases y lo módulos desarrollados, los alumnos deben de crear y desarrollar una aplicación.

Actualmente el proyecto se encuentra en su segundo módulo contando con la misma aceptación que en el año 2016 la cantidad de alumnos se mantiene de manera  favorable, esto gracias al apoyo del Instituto Hondureño de Ciencia, Tecnología y la Innovación (IHCIETI) quien se encarga de financiar las necesidades del mismo, al entusiasmo mismo del alumnado, la colaboración de la comunidad y su regidores, la Fundación Amigos de Ojojona que nos dan su apoyo incondicional.

El proyecto está planificado para que se pueda tomar la muestra y replicar en otras zonas del país donde se cuente con las condiciones adecuadas para su aplicación, esto con la fiel idea de dar a nuestra juventud hondureña una herramienta para crear emprendedores y llevarlos a ser parte de la era de la tecnología con la colaboración del Gobierno de la República se puede lograse.

«Sí no pueden trabajar los pobres que no trabajen los ricos»: vendedores ambulantes

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.- Con la consigna «sí no pueden trabajar los pobres, que no trabajen los ricos», los vendedores ambulantes cerraron hoy las cortinas de los negocios ubicados en la plaza Morazán del centro de Tegucigalpa.

Los buhoneros que ejercen su actividad comercial en la Plaza Morazán, ubicada en el  centro de esta ciudad han decidido tomarse la calle del Congreso Nacional exigiendo que los dejen trabajar.

Apuntaron que “estarán ahí en las calles las 24 horas del día y los siete días de la semana hasta que los llamen al diálogo y eso es sencillo, para una autotidad que tenga tres dedos de frente”.

La situación he empeorado luego que el pasado martes hubo un enfrentamiento entre los vendedores ambulantes y los policías municipales donde resultó una persona herida.

Los vendedores han pedido a las autoridades municipales que los dejen trabajar en esta temporada navideña en un horario de 6:00 a 8:00 AM y de 3:00 a 7:00 PM hasta el 6 de enero.

Sim embargo las autoridades se han puesto en una actitud intransigente y no quieren ceder en nada y argumentan que los vendedores deben regresar al mercado la isla donde fueron reubicados desde el año 2006 para descongestionar la calle peatonal de Tegucigalpa también conocida como paseo Liquidámbar.

Los vendedores señalan que en ese mercado no se vende nada porque los compradores no llegan y que prueba de que ese proyecto fracasó es que ahí se instalaron 3 agencias bancarias que también han suspendido operaciones porque nadie llegaba.

Roberto Zablah, director de ordenamiento territorial manifestó que,  esa petición de los vendedores no se puede conceder porque ya hay un acuerdo firmado en el 2006 y que eso no se puede violentar.

Los vendedores responden que ese acuerdo no esté escrito en piedra y que si en este país han violado y trastocado la Constitución, ¿no se va a poder reformar una ley secundaria?, se preguntan.

Señalaron que,  cuando se dio el traslado hacia el mercado La Isla les ofrecieron el sol y las estrellas: publicidad masiva, estaciones de buses y taxis que llevaran los compradores al mercado y solo fueron promesas que al día de hoy no se han cumplido.

Situación se complica

Los vendedores han procedido esta mañana a cerrar varios negocios de la zona de la calle peatonal y del centro de la ciudad para presionar a las autoridades, para que los dejen vender en ese lugar.

Portando  una Bandera Nacional y gritando consignas se desplazaron a cada establecimiento, obligando a los dueños a bajar las cortinas de sus negocios y manifestando que,  “Si no venden los pobres, tampoco venden los ricos”, gritaban al unísono los vendedores ambulantes.