Ocho guardias penitenciarios de El Pozo están siendo investigados

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn 

Tegucigalpa.- Las famosas cárceles de máxima seguridad adolecen del mismo problema que las otras, donde los custodios que hacen «favores» a los privados de libertad, siguen en su accionar porque nunca son castigados y siguen ingresando alimentos, mujeres, celulares, drogas y hasta armas.

En esta ocasión al menos unos ocho policías que custodiaban la cárcel de máxima seguridad «El Pozo» son investigados tras conocerse que realizaron favores a los reos de alta peligrosidad en Ilama Santa Bárbara.

Ante  esta situación, el director del Instituto Nacional Penitenciario (INP), Germán Mcneil, manifestó que los custodios fueron suspendidos inmediatamente para una investigación, después que trascendiera su acercamiento con los reos.

Se conoció que los agentes introdujeron comida a los reos. Los alimentos se los llevaban los familiares de los reclusos y también se supo de otro tipo de “favores”.

Por tal razón, se realiza una severa investigación en contra de las personas que se presume participaron en el hecho para deducirles las responsabilidades conforme a la ley.

«Tengan la seguridad que no se andará con medias tintas con nadie y no se permitirán anomalías en los centros penales del país», finalizó diciendo Mcneil.