La caída del Partido Liberal

Por: Efraín Bu Figueroa

El partido liberal, una organización de grandes luchas y victorias ha tenido el pasado 26 de noviembre la mayor derrota electoral de su existencia, colocándose al borde de su extinción de no ocurrir un cambio cualitativo en su planteamiento ideológico y programático. Algunos pretenden responsabilizar a su candidato Luis Zelaya, aunque éste en una insólita declaración, se atribuyó absolutamente la derrota electoral, tapándole la boca a sus detractores. No obstante, el declive del partido liberal no es de ahora y no se debe a Luis Zelaya, hace ya rato comenzaron los estertores de su agonía.

Pero… ¿qué le paso al Partido Liberal? Fue una institución valiente y beligerante que le toco vivir momentos fatales bajo la dictadura cariísta y más tarde bajo el militarismo golpista en la década de los sesentas del siglo pasado. Bajo el clima de encierro, destierro y entierro se forjaron los grandes líderes, José Ángel Zúñiga Huete, Ramón Villeda Morales, Modesto Rodas Alvarado y muchos otros, quienes con sus luchas y realizaciones le proporcionaron al partido una posición progresista. Villeda Morales representó a la nueva generación ubicada en el liberalismo social de los años cincuenta del siglo XX, impulsando en su gobierno profundas reformas laborales, agrarias y sociales.

Al asumir el poder el partido liberal en la década de los ochentas, comenzó a evidenciarse un sector conservador y entreguista, que fue alejándose de los principios doctrinarios establecidos en sus estatutos. Dicho sector, vendió la soberanía nacional convirtiendo al país en “cabecera de playa” de fuerzas externas para agredir a la naciente revolución nicaragüense, convirtiéndose en ejecutor de la política de seguridad nacional que desató una feroz represión contra los opositores de esa época.

La intención del presidente Roberto Suazo Córdova, de reelegirse, acentuó las fisuras internas y la erosión ideológica, pues alejaba al partido de sus ideales democráticos y constitucionalistas. Con ello, surgieron dentro de sus filas, diferencias de enfoque sobre el desarrollo del país. Un respiro liberal progresista se notó con el ascenso al poder de Carlos Roberto Reina en 1994, cuyo logro más notorio fue la desmilitarización de la sociedad hondureña y el fortalecimiento institucional.

Sin embargo, el servilismo de sus sucesores, frente a las políticas neoliberales del capitalismo salvaje ahondaron las desigualdades sociales y por consiguiente la pobreza de la población.

En el año 2006 asume la dirección del partido y el poder de la nación una nueva generación de liberales, varios de ellos ex-líderes universitarios, sobrevivientes de los años represivos de la guerra fría en Honduras; dando inicio al gobierno del poder ciudadano, encabezado Manuel Zelaya Rosales. El poder ciudadano, expresión avanzada de un liberalismo social, reivindicativo y solidario fue ahogado en sangre y destierro el domingo 28 de junio del año 2009, por un golpe de Estado, cuando el presidente Zelaya se dispuso a realizar una consulta popular, no vinculante, basada en una ley de participación ciudadana, sobre si procedía o no una asamblea nacional constituyente para la generación de un nuevo pacto social. 

El ala conservadora, del partido liberal, liderada por el presidente del Congreso Nacional, en ese momento, junto con el partido nacional, apoyados por poderes facticos internos y externos, propiciaron un golpe de Estado al mismo partido liberal, instrumentalizando para ello al ejército. Este acto deleznable, rechazado por los propios estatutos del partido liberal, generó el punto de quiebre en la historia política hondureña, iniciando con ello el fin del bipartidismo, al producirse un cisma irreversible dentro de esa organización y el consiguiente debilitamiento cuantitativo.

 En los años siguientes, desde oscuros oráculos, el partido liberal fue convertido en instrumento de negociación con el poder ejecutivo, lo que se evidencio a través del acomodamiento, colaboración y sumisión de su bancada diputadil a los intereses del partido gobernante y de grupos de poder vinculados a redes de corrupción en los últimos dos periodos legislativos.

El momento culminante de esta subordinación al nacionalismo, lo demostró la actual bancada liberal en la elección del Ministerio Público y la Corte Suprema de Justicia.

Se dice que en política se puede morir muchas veces. Luis Zelaya, ha asumido una conducta moral de cargar con la culpa de la derrota, aunque no la tiene y mostrarse alejado de las sucias componendas de la política tradicional, además de condenar el fraude electoral, lo cual podría significar que el partido liberal comienza a purificarse y estaría por nacer un nuevo paradigma político e ideológico.

El inicio de la caída de Carías

Por: Emilio Fonseca
Dos momentos visibles caracterizan al movimiento opositor al caríato: un primer momento que desde 1933 hasta 1941, que se manifiesta por una oposición clandestina, oral y escrita, con intentos de derrocamiento al dictador, que fracasaron; es un movimiento desunido, con brotes de revueltas aislados, esto se debió a que el régimen hizo gala de la represión, la persecución, la violación a las libertades públicas, su afianzamiento en el poder y la declaración del Estado de Sitio. El segundo momento es más diferente.

Los movimientos populares que derrumban las dictaduras de Guatemala la y El Salvador serán un valioso ejemplo para el movimiento opositor hondureño, éste se vuelve sistemático y abierto, se crearán nuevos periódicos, aparecerán más hojas volantes, habrá manifestaciones e incluso, el Presidente Carías sufrirá atentados contra su vida. Veamos los hechos: El 21 de noviembre de 1943 se dio captura a varios jóvenes cadetes de la Guardia de Honor Presidencial, acusados de intento de asesinato al Presidente Carías, éste declaró que: «Yo he sido siempre muy confiado; a los muchachos de mi guardia nunca les he dicho una palabra de represión por la cuál hayan podido tomar a mal ningún acto mío; a muchos de ellos les he ayudado: han podido mientras servían en el Palacio, estudiar en la Universidad y escuelas primarias… Naturalmente ahora tendré que ser más cauto, porque lo repito, no es en favor de mi vida, sino que es un deber mío». Un año después se dio a conocer que el Dr. Emilio Gómez Revelo había dirigido el complot.

El 29 de mayo de 1944 sucedió en Tegucigalpa una manifestación. Más de trescientas mujeres desfilaron por las calles llevando carteles en contra del dictador. El 4 de julio del mismo año se organizó otra manifestación que llegó a la embajada norteamericana, encontrando las puertas cerradas. Ante la negativa de recibimiento por el embajador los manifestantes se dirigieron a Casa Presidencial: «Volaron las piedras hasta el segundo piso, donde se halla el despacho de Carías. La muchedumbre cargó contra las verjas de hierro y prorrumpió en dicterios contra el dictador. Adentro aquello era una casa de orates. Fue requerido el embajador Erwin para que viniera, con objeto de darse cuenta de la iniquidad de la oposición. Erwin ofreció asilo a Carías y a su familia, pero Berta, la hija de don Tiburcio, se impuso con firmeza y obligó a que su padre afrontara la situación.» La manifestación fue disuelta con bombas lacrimógenas.

El 9 de diciembre de 1941 se había emitido el decreto de Estado de Sitio, el cual prohibía las manifestaciones públicas y privadas, y toda clase de reuniones que tuvieran un matiz sedicioso. A pesar de esto, las protestas eran constantes. Ante el crecimiento del movimiento opositor, Carías demandó inmediatamente la ejecución feroz de la Ley, y en un manifiesto público expresó: «He querido dirigir al pueblo hondureño una solemne exhortación, para que se mantenga dentro de un plano de serenidad y cordura, desoyendo toda insinuación de agentes enemigos del orden público que sirven a su vez a los enemigos de las Naciones Unidas.. Durante los años en que he ejercido el mandato presidencial, mi mayor preocupación ha sido el mantenimiento indefinido de la paz pública o privada. No ha sido fácil tarea. Contumaces adversarios apegados tenazmente a las prácticas de un pasado ominoso que sólo recuerdos de sangre, de luto y miseria han dejado al pueblo hondureño, trataron de alterarla en varias ocasiones. La propaganda subversiva, ya en forma descubierta o disimulada constante. Las acusaciones que se han lanzado contra mi son innumerables. Personas que viven en el exterior porque temen venganzas de individuos a quienes causaron agravios en otros tiempos; y otros que voluntariamente, con pasaporte debidamente legalizado se ausentaron, han pretendido convertirse en mártires de la persecución del Gobierno Nacionalista de Honduras».

(Tomado de la Tesis TIBURCIO CARIAS ANDINO Enclave y Dictadura 1933 – 1949, de Alejandro Salomón Sagastume F.)
Y ahora, Usted también lo sabe.

Peso mexicano cae tras triunfo de Trump

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

La noche electoral en Estados Unidos fue larga. Del otro lado de la frontera fue bien oscura para los bolsillos de los mexicanos. Y el impacto quizá sea aún más profundo.

Con una caída de más del 13%, el peso sintió con fuerza el golpe de la victoria de Donald Trump en las elecciones de este martes.

Así lo fue durante toda la campaña, bastaba alguna buena noticia sobre el candidato republicano para que la moneda de México se depreciara.

Y en el día de los comicios, esta regla se no rompió. Así es que en las últimas horas el peso pasó de cotizarse a 18,5 unidades por dólar a 20,74, un mínimo histórico para la moneda mexicana con respecto a la divisa estadounidense.

En las semanas previas a la elección distintos análisis estimaban que una victoria del republicano podría llevar el peso hasta las 24 o 25 unidades por dólar y un triunfo de Hillary Clinton, calculaban, lo dejaría en torno a los 18-19 pesos por dólar.

Se está a la espera ahora de cómo reaccionará el gobierno. Por lo pronto, pasada la medianoche local se anunció una conferencia de prensa a las 7 de la mañana (13 GMT) en la que estarán el el secretario de Hacienda, José Antonio Meade, y el gobernador del Banco de México (banco central), Agustín Carstens.

¿Por qué México no consigue frenar el desplome del peso?

En las semanas previas a la elección, distintos análisis estimaban que una victoria del republicano acercaría el peso hasta las 25 unidades por dólar y un triunfo de Hillary Clinton, calculaban, lo dejaría en torno a los 18-19 pesos por dólar.

Las consecuencias

La dependencia comercial entre ambos países sumada a las amenazas del republicano de renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (Nafta, por sus siglas en inglés) y de construir un muro en la frontera entre ambos países y obligar a México a pagarlo, han sacudido al peso pues los mercados temen que la moneda sufra con Trump en la presidencia.

El republicano habló durante la campaña sobre imponer un arancel de 35% para importaciones desde el vecino del sur. Esto tendría un impacto enorme en la economía de México, que el año pasado exportó bienes y servicios por US$316.400 millones con EE.UU. y logró un superávit comercial bilateral de US$49.200 millones.

El gobierno mexicano aseguró la semana pasada estar discutiendo un plan de contingencia en caso de una derrota de la candidata demócrata y reconoció quehabría «volatilidad» en los mercados con la llegada de Trump a la presidencia.

No se descarta que el Banco de México decida volver a aumentar la tasa clave de interés (de 4,75%), como hizo en septiembre y en otras dos ocasiones este año.

Sin embargo, las autoridades no han dado indicios de qué podrían hacer para contener una caída más pronunciada de la moneda.

Un dólar caro afecta principalmente a los mexicanos que cuentan con créditos en esa divisa, golpea a quienes deben realizar importaciones por su actividad económica y a quienes viajan al exterior.

La principal preocupación pasa por la posibilidad de que un peso más débil genere presiones inflacionarias al incrementarse el costo de las importaciones y este deba ser absorbido por los consumidores y no las empresas.

Como contrapartida, con un peso más barato son los sectores exportadores y el turismo los que más se benefician.

Horas antes de que se conocieran los resultados, cuando Trump se encaminaba a la victoria, el peso empezaba a sufrir.

Cuánto terminará hundiéndose la divisa es una más de las incertidumbres generadas tras una de las elecciones más dramáticas de la historia de Estados Unidos.

Triunfo de Trump provoca el desplome de la bolsa de valores en el mundo

redaccion@criterio.hn

Las acciones asiáticas han registrado fuertes caídas después de los resultados de las elecciones presidenciales de Estados Unidos, que dieron la victoria de Donald Trump.

Todos los mercados importantes de Asia mostraron caídas que llegan hasta el 5%.

Y el dinero fluye hacia un refugio seguro como el oro y otras monedas incluyendo el yen.

Mientras tanto, el peso mexicano alcanzó un mínimo histórico frente al dólar, cayendo hasta un 10% contra la moneda estadounidense.

bolsa-valores1

Razones y cifras

Estos desplomes ocurren porque los mercados esperaban una cómoda victoria de Hillary Clinton.

El índice Nikkei 225 de Japón cerró con un 5,4%, mientras que el Hang Seng en Hong Kong lo hizo con un 2,77% y el Shanghai Composite perdió un 0,5%.

El ASX 200 de Australia cayó un 2,1%, mientras que el Kospi en Corea del Sur perdió un 1,40%.

El martes, los mercados estadounidenses y europeos cerraron con alzas, pero los futuros estadounidenses cayeron bruscamente y se espera que el índice Dow Jones pueda perder más del 4%, en torno a los 800 puntos, cuando se reanuden las operaciones el miércoles en Wall Street.

«Como el Brexit»

Según el analista de la BBC Karishma Vaswani, una victoria de Trump ha sido visto como negativa para las economías asiáticas debido al discurso proteccionista que mantuvo durante la campaña.

Se le percibe como el «gran desconocido», mientras que Clinton es vista como un ejemplo de la postura «mejor mala conocida que bueno por conocer».

A medida que las probabilidades de una presidencia Trump se hace más cierta, muchos inversionistas en Asia se están preocupando y los mercados están reflejando eso.

En la bolsa de Singapur, donde la corresponsal ha estado todo el día, la jornada empezó con el optimismo cauteloso de una ventaja significativa para Clinton pero todo eso ha cambiado.

A medida que llegaban los resultados, los primeros rumores que las diferencias estaban «demasiado apretadas» para definir pronto fueron reemplazados por el creciente convencimiento de que el expresentador de un «reality» de televisión sería el próximo presidente.

En referencia a otra sorpresa electoral, un corredor de bolsa le comentó a la BBC: «Se siente como el Brexit otra vez».

(Tomado de BBC Mundo)