Muere Álvaro Arzú a consecuencia de un infarto

Tomado de Univisión

El expresidente de Guatemala y actual alcalde de la capital, Álvaro Arzú Irigoyen, falleció este viernes por la noche de un infarto, según confirmó a Efe un amigo de la familia.

Arzú Irigoyen, de 72 años, fue presidente de Guatemala entre 1996 y 2000, tiempo durante el cual firmó los Acuerdos de Paz por parte del Gobierno con la guerrilla para poner fin a 36 años de conflicto armado interno (1960-1996).

Tras conocerse su muerte, diversas personalidades expresaron sus condolencias a su mujer y ex primera dama del país, Patricia de Arzú, y a sus tres hijos, entre ellos Álvaro Arzú Escobar, presidente del Congreso (2018-2019) y diputado del Organismo Legislativo por el Partido Unionista para el periodo 2016-2020.

El Procurador de los Derechos Humanos, Jordán Rodas, dijo que «lamenta profundamente» el deceso del expresidente, una opinión compartida por el ministro de Cultura y Deportes, José Luis Chea Urruela.

En las afueras de la Municipalidad, su bastión durante los últimos años, se escucharon unos cohetes tras conocerse su muerte, mientras que los trabajadores colocan unas vallas, se presupone que para la celebración de una maratón este fin de semana.

Como presidente, Arzú fue quien firmó, el 29 de diciembre de 1996, los Acuerdos de Paz con la guerrilla Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca (URNG), que pusieron fin a 36 años de conflicto armado interno que dejó unas 250.000 víctimas, entre muertos y desaparecidos, además de más de un millón de desplazados internos.

Su última aparición pública fue esta semana, cuando, junto con el ahora presidente, Jimmy Morales, presentó el Plan de Administración de Vulnerabilidad y Emergencias de la Municipalidad de Guatemala.

Por su parte, el presidente envió un mensaje de condolencias a la familia de Arzú vía Twitter poco después de conocerse la noticia, y lo calificó como un «estadista y líder».

A las afueras del Sanatorio El Pilar, en la zona 15 de la capital, se acercaron ya ministros de Estado y diputados, y está previsto que se ofrezca una conferencia de prensa en las próximas horas.

Arzú fue un hombre polémico y controvertido, y contra él había una petición de desafuero por los delitos de financiación electoral ilícita y peculado por sustracción (malversación) en las elecciones de 2015, en las que ganó para un cuarto período consecutivo y el quinto en su historial como alcalde de la Ciudad de Guatemala.

Sin embargo, una Sala de Apelaciones decidió no retirar el fuero al expresidente porque entendía que no había indicios,

Según la Fiscalía y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), Arzú contrató a la cooperativa del reo Byron Lima, conocido como el «rey de presidios» y asesinado en julio de 2016, para elaborar uniformes de la municipalidad y propaganda electoral pagados con fondos públicos, además de haber creado plazas fantasmas en favor de la expareja del reo.

Cicig y MP solicitan retiro de inmunidad a alcalde de Guatemala, Álvaro Arzú

Tomado de PresaLibre

Una investigación revelada este jueves por la Cicig y el MP señala al alcalde capitalino Álvaro Arzú de haber recibido bienes y servicios para su campaña política por parte del fallecido Byron Lima, que eran pagados con fondos municipales.

La solicitud de antejuicio contra Arzú fue presentada por Juan Francisco Sandoval, jefe de la Fiscalía Especial Contra la Impunidad en Gestión Penal del Organismo Judicial.

Según informó Iván Velásquez, jefe de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), la cooperativa Torre Fuerte, propiedad del excapitán del Ejército Byron Lima, prestó servicios entre 2013 y 2015 para la campaña política del Partido Unionista, por el que se postuló Arzú y ganó la reelección.

La investigación del Ministerio Público (MP) y la Cicig detalla que Alejandra Reyes, pareja de Byron Lima, conseguía facturas en blanco que eran entregadas a la Municipalidad de Guatemala, donde luego se llenaban por otros servicios que no tenían relación con la propaganda del Partido Unionista.

«Naturalmente que contratar una entidad como esta cooperativa no constituye delito (…), pero lo que sí constituye delito es la alteración de facturas para encubrir los gastos de campaña del Partido Unionista y de algunos partidos que en alianza con este participaron en las elecciones de 2015», indicó el comisionado Velásquez. 

«Estos gastos eran finalmente pagados con fondos municipales», afirmó el jefe de la Cicig.

Velásquez dijo que Alejandra Reyes, testigo protegido en el caso, proporcionó su teléfono móvil, «en el que tenía información muy importante y de años anteriores».

«Al realizar un análisis de los documentos que se incautaron en Torre Fuerte, concatenarlas con las interceptaciones telefónicas, la declaración de Alejandra Reyes, lo que se extraía de su propio teléfono celular, encontramos que uno de los principales contratistas era la Municipalidad de Guatemala», detalló el jefe de la Cicig.

Velásquez aseguró que «las relaciones de Byron Lima Oliva con el actual alcalde Álvaro Arzú y sus antiguos compañeros, hoy muchos de ellos funcionarios de la municipalidad, se mantuvieron y le permitieron obtener beneficios».

La Cicig y el MP sostienen que los bienes y servicios que la cooperativa de Byron Lima suministró al Partido Unionista y sus aliados (Todos, Victoria, Gana y Creo) «eran pagados con dineros de la municipalidad a través de uno de los fideicomisos».

«Una persona vinculada con la municipalidad, Sorayda Herincx, le pedía a Lima la elaboración de artículos promocionales, como gabachas, gorras y playeras con los logos de los partidos respectivos», señaló Velásquez.

De acuerdo con la Cicig y el MP, así se realizó el procedimiento anómalo entre la comuna capitalina y la cooperativa de Byron Lima:

Sorayda Herincs, subdirectora de Atención a las Comunidades Precarias, requería a Byron Lima la fabricación de gabachas, gorras y playeras de los partidos políticos

Byron Lima entregaba los artículos a Sorayda a través de Alejandra Reyes y de su hermano Luis Alberto Lima

Para gestionar los pagos se solicitaban facturas en blanco

Las facturas se llenaban en la Municipalidad como si se tratara de servicios prestados a la misma.

 

El pago se hacía con cargo a los recursos del Fideicomiso de Apoyo a la Planificación Urbana, es decir, con dinero de la Municipalidad

La autorización la impartía Luisa María Salas Bedoya, en ese entonces directora del Comité Técnico del Fideicomiso y actualmente síndico primero de la comuna capitalina

Uno de los documentos presentados por la Cicig y el MP detalla que Byron Lima le enviaba cartas al alcalde Arzú, a quien se refería como “Señor Oro”, y que pedía dinero para cubrir distintos gastos.

En la carta mostrada en la conferencia, un hombre que dice llamarse Julio, «que es Byron Lima Oliva, le solicita al Señor Oro que le suministre en total Q727 mil para cubrir gastos de una operación, el pago de un auditor, honorarios de abogado en algo que también estaba relacionado con el proceso que se adelantaba contra Alejandra Reyes».

Velásquez dijo que, según el testimonio de Reyes, ese dinero no fue entregado en su totalidad, «pero si recibieron un aporte importante».

Factura

La Cicig y el MP mostraron una factura que la empresa MIRÓ, S.A. emitió al Fideicomiso de Apoyo a la Planificación Urbana por concepto de «mantenimiento de puertas y ventanas Alcaldía Zona 14».

MIRÓ figura entre las entidades y personas que, según la investigación, suministraron facturas en blanco a Alejandra Reyes para hacer los cobros a la comuna.