Sospechoso asalto al periódico El Libertador

Redacción: CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.-Los empleados del periódico alternativo “El Libertador” fueron sorprendidos nuevamente por los antisociales, quienes a la sombra de la noche ingresaron a sus oficinas y se llevaron equipo que guarda información de los trabajos periodísticos de este medio de comunicación, ubicado en barrio La Guadalupe, de Tegucigalpa.

El irregular acto se produjo la  noche de este miércoles denunció el periódico en su versión digital de este jueves, en la además se precisa que los delincuentes dejaron muchos bienes valiosos, pero sospechosamente se llevaron el equipo que contiene información.

“EL LIBERTADOR, “Primer Auditor Social de Honduras”, denuncia ante la sociedad hondureña, a la representación diplomática en el país, al mundo y, general, a quien interese, que en la noche del martes/miércoles 27 de julio de 2016, las instalaciones del periódico fueron asaltadas para llevarse equipo de uso habitual para almacenar información en todo medio escrito de comunicación masiva”, dice la nota periodística.

La gráfica muestra la forma cómo los delincuentes forzaron los barrotes del portón para ingresar.
La gráfica muestra la forma cómo los delincuentes forzaron los barrotes del portón para ingresar.

Agrega que lo extraño del robo está en que mientras forzaron las gavetas de escritorios, armarios y otros sitios de documentos, que luego dejaron esparcidos en el piso de todos los departamentos, no tomaron cuadros de pintura creados por artistas hondureños de renombre que un delincuente común percibe puede sacarle algún provecho, igual pasó con otros bienes visibles en todas las áreas de la oficina.

La denuncia refiere que los asaltantes se llevaron tres cámaras profesionales, dos computadoras portátiles y una de mesa modelo plano, tres celulares de uso institucional, dos discos duros externos,  cuatro dispositivos de almacenamiento (USB), dos lentes fotográficos grandes, un 400 y un 800; de la cocina se robaron un microondas. Además, de manera inusual en el comportamiento del ratero, sustrajeron el Registro Tributario Nacional de periódico EL LIBERTADOR y dos cheques que se habían firmado para pago de proveedores.  

Un experto en seguridad contratado por este rotativo para que hiciera una evaluación del robo y la escena, concluyó que quienes ingresaron al inmueble no son delincuentes comunes y, puntualmente, llegaron a llevarse información almacenada y escrita de interés para quienes los enviaron, y concluyó que ellos sabían a qué iban desde que entraron, por eso no se dedicaron a valorar que valía más o menos de los bienes que vieron dentro de las instalaciones y para despistar y por el uso tomaron el microondas y las valiosas lentes de cámaras fotográficas.

Al marcharse, aparentemente de manera apresurada, los mal vivientes dejaron algunas computadoras encendidas y, extrañamente, dejaron conectado y encendido el sistema de proyección (Datashow) al lado de la refrigeradora, que también se halló con la puerta abierta, quizá porque aprovecharon la luz y de esa manera evitaron utilizar las luces convencionales de la cocina para no llamar la atención desde afuera.  

Este daño a la integridad sicológica, física y económica de EL LIBERTADOR no ocurre por primera vez; durante 13 años de existencia y posicionamiento, “hemos sufrido distintos atentados contra nuestros compañeros, contra nuestras compañeras y nuestros bienes, incluso, desde acciones de amenaza a la vida hasta judiciales ofreciendo cárcel al Director Fundador; hemos puesto denuncias en el Ministerio Público por hackeo a EL LIBERTADOR, pero jamás prosperaron”, dice el escrito periodístico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.