Compartir

Por: Efraín Bu Figueroa

Cualquiera que hayan sido las razones por las que Nasralla decidió no continuar su carrera por la presidencia de la Republica, que pueden ser muchas, demuestra que el hombre, finalmente comprendió que el objetivo primario es desplazar a la narco- dictadura nacionalista de la administración del Estado; que ha acabado con la dignidad de nuestro país.

Desde hace varios meses, diversos sectores han venido exhortando a los partidos opositores a construir una coalición electoral, esfuerzos que rápidamente se desvanecieron en una primera etapa entre Libre y Liberales a mitad del presente año, pues entre los negociadores predominaron mas los intereses personales que los de la nación. 

El poder del narconacionalismo no debe subestimarse; manejan con suma habilidad los resortes de la corrupción sistemática y la trampa finamente elaborada con el control de las instituciones y los poderes del Estado, por lo que, la unidad táctica de la oposición para triunfar en las elecciones generales, un imperativo categórico.  

La conformación de la nueva alianza, por lo menos en esta fase, es similar a la del 2016, pero en esta ocasión con el carisma, experiencia y ponderación de Xiomara Castro como candidata; lo que le aporta una gran fortaleza, en una coyuntura política que ha variado sustancialmente con respecto a la de hace cuatro años. El partido nacional agotado y desprestigiado hasta la medula, se ha vuelto muy vulnerable, sus sostenedores externos le han restado apoyo y su candidato se ha debilitado.  

Con las lecciones aprendidas, Libre finalmente logró posicionarse estratégicamente con las reformas electorales, lo que les facilita neutralizar el fraude, ahora haciendo equipo con los liberales en el CNE. El nivel de consciencia en el pueblo se ha ampliado y profundizado y hasta los nacionalistas decentes, que son muchos, repudian las actuaciones de su partido y sus actuales dirigentes.

Hay individualidades en algunos partidos de esta nueva alianza, que apoyan bajo protesta a la misma, argumentado que no fueron avisados por sus dirigentes del trascendental paso, lo que augura debate, polémica y desencuentros sobre todo cuando se conformen las bancadas parlamentarias, lo cual se volverá complejo, si es que los opositores adquieren mayoría en ese poder del Estado, por lo que se puede anticipar que el próximo Congreso Nacional, será muy beligerante y cerebral.

Sin embargo, el circulo de la alianza aun no se cierra, pues se espera que el Partido Liberal se incorpore a la misma, una vez que sus condiciones sean discutidas y aceptadas por todos. La participación de este partido es de mucho peso. En las elecciones primarias pasadas, independientemente de las irregularidades que se dieron, los liberales volvieron a ser, la segunda fuerza política del país. Si el pragmatismo de los liberales se impusiera, con seguridad, la alianza tomaría el poder. Este objetivo, es elemental y necesario para enderezar la nación y retomar el camino de la decencia, justicia y soberanía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.