Quejas de la pequeña hotelería por falta de apoyo e incentivos del gobierno

 

Al menos 275 mil afectados con el paro económico del rubro por la pandemia

Por: Redacción CRITERIO.HN

redaccion@criterio.hn 

Foto portada: newsin america.com

Tegucigalpa, Honduras.- Meseros con carteles con mensajes de auxilio en calles pidiendo ayuda ante el hambre que se instaló en sus casas, mariachis con instrumentos en reposo y pequeños proveedores de servicios de mantenimiento es el panorama desolador que viven al menos 275 mil trabajadores suspendidos en medianos y pequeños hoteles afectados por la pandemia de Covid-19 en el país.

Al igual que la caficultura el turismo es una de las actividades económicas más horizontales de las que aportan al Producto Interno Bruto Nacional; el café, con más de 120 mil familias productoras y la industria sin chimeneas, entreverada a diversos rubros para hacer de las bellezas naturales, culturales e históricas un producto nacional al alcance de todos.

Roberto Oseguera, dirigente de la Asociación de Pequeños Hoteles de Honduras, (HOPE) señaló que la crisis en el importante rubro es total, las ocupaciones no llegan al 10 por ciento del aforo y suceden de forma eventual los viernes, sábados y domingos; el resto de la semana es cero, aseveró.

Los emprendedores, 98 por ciento son hondureños, demandan incentivos, financiamiento, períodos de gracia en el pago de impuestos, servicios públicos “y actitudes justas de la banca para que baje las tasas de interés, incluidas las del Banco Hondureño para la Producción y la Vivienda”, (BANHPROVI) a deudores de un rubro que ocupa la cuarta posición generación de divisas para el país.

“Hemos dado soluciones, pero no hemos tenido respuesta, esperamos que tomen nuestras consideraciones y no soluciones forzadas que no son soluciones”.

Freddy Alexis Rodríguez, operador del rubro, indicó que “necesitamos que en el gobierno se nos escuche, que se sepa cómo se va a utilizar el dinero”.

Pero tanto el gobierno como en la banca “no están viendo que lo que expresamos es la realidad que estamos viviendo, necesitamos inversiones privadas, no pedimos condonación, sino un postergamiento de los pagos y alivios financieros para saldar deudas. Un alivio de pago a 12 meses en agua, luz, seguro social son insuficientes.

«Llamo al sector financiero para que se ponga en nuestros zapatos y coloque dinero a niveles accesibles; hay decenas de hoteles suspendidos y otros que no van a poder abrir, las cuotas y letras de bancos y compromisos son imposibles de pagar, el 70 por ciento de nuestros agremiados son pequeños hoteles que están en todo el país, aunque hay ciudades como Tela, Copán, y Valle de Ángeles, que viven del turismo», dijo Rodríguez.

El efecto del cierre de estos pequeños y medianos negocios afecta a los criadores avícolas cuyas ventas han bajado 30 por ciento en este sector; los feriados anuales por sí solo serán pequeños paliativos para sobrevivir.

Esto no se resuelve con el financiamiento es importante la facilitación administrativa porque Honduras tiene una de las tasas más altas de la región, sostuvo el presidente de la Asociación de Medianos y Pequeños Hoteles de Honduras. 

La grave crisis del subsector de pequeños hoteles mueve miles de empleos, servicios de limpieza, mantenimiento, transporte, alimentos, restaurantes, entretenimiento, turistas y pasajeros en tránsito que demandan servicios y que hoy ven el derrumbe de estas actividades en todo el mundo.

Las cosas iban bien en 2017 cuando el país pudo recibir a 2,3 millones de turistas que consumieron bienes y servicios por un valor de 715 millones de dólares, 3% más que lo reportado en 2016.

De octubre a diciembre, siempre de 2017, los viajeros no residentes en el país totalizaron gastos por 714 millones 8 millones de dólares que significaron 54.2% del total de exportaciones de servicios, en 3.1% más respecto al año pasado, informó el Banco Central de Honduras.

Hoy a poco más de siete meses del estado de em­­­­­­ergencia y alerta sanitaria nacional la economía sufre el peor parón de su historia, afectando a todos los rubros económicos y dejando a los pequeños hoteles al borde de la quiebra.

Importantes hoteles, como Honduras Maya, Marriot o Villas Telamar, cerraron sus puertas ante la cancelación de reservaciones y cero aforos en sus instalaciones a causa  del Covid-19, la sobrevivencia de los pequeños habla de un persistente deseo de lucha, de llamado de auxilio al régimen y a la comunidad nacional.

El 26 de abril la HOPEH lanzó la primera alarma para que se adopten medidas de auxilio en los ámbitos laboral, económico, financiero, energético y fiscal para mantener en operaciones al rubro que se encuentra 100% afectado por la pandemia.

Sin embargo, de persistir la crisis supondría no solo cierres definitivos que dejará una masa de 275 mil trabajadores directos, indirectos y pequeños emprendimientos con economías de subsistencia, en muchos de los casos, sin operaciones ni ingresos.

A 40 días de la emergencia sanitaria el 98% de estos negocios ya habían recortado al 76% de la planilla laboral los que a siete meses de pandemia, siguen suspendidos y sin recibir salario.

Los alojamientos de entre 4 a 75 habitaciones se consideran pequeños hoteles, concentran el 80% del total de las habitaciones existentes, el 98% están cerrados dejando de pagar en su conjunto una planilla de 250 millones de lempiras al mes.

“Ya tenemos tres meses sin trabajar, estamos en calamidad, no tenemos ni para comer, sería justo que nos escuchen y nos permitan trabajar porque tenemos compromisos económicos y ya hasta nos están corriendo de las viviendas porque no hemos podido pagar el alquiler, dijo una de las manifestantes, sentir que expresa el quebradero de cabezas de una actividad que, según la OMS, será la última en volver a la nueva normalidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.