«Hemos perdido a una gran lideresa»: Berta Cáceres todavía inspira mientras su asesinato toma un nuevo giro

Tomado de The Guardian

Como amigos y seguidores de Berta Cáceres,  la fallecida activista hondureña continúan su lucha por los derechos de los indígenas a la tierra, su causa ha sido impulsada por un contundente informe jurídico.

Berta Cáceres es recordada en una ceremonia en Río Blanco, la zona luchó para protegerse de un desarrollo minero, antes de que ella fuera asesinada. Fotografía: Mel Mencos/Nobel Iniciativa Mujeres

María Santos Domínguez escuchó acerca de la muerte de su buena amiga Berta Cáceres en la radio. Ella había dado a luz a su hija, ella no había estado  con Cáceres la semana que fue asesinada.

«Fue un doble golpe, porque estábamos muy cerca, habíamos trabajado juntas en las comunidades», dijo Santos Domínguez, coordinadora del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH), la organización Cáceres co-fundó hace 24 años para detener el Estado vendiendo las tierras ancestrales del país a empresas multinacionales.

«Fue un golpe personal, y sabíamos que habíamos perdido a una gran líder, un líderesa que ha sido reconocida internacionalmente.»

Cáceres, quien ganó el premio ambiental Goldman por su trabajo con el Copinh, fue baleada en su casa en las primeras horas de la mañana del 3 de marzo de 2016. Ella había provocado la protesta contra la construcción de la represa hidroeléctrica de Agua Zarca en Río Blanco, en el oeste de Honduras. Gustavo Castro Soto, un activista ambiental Mexicano, resultó herido en el ataque.

Ocho hombres han sido acusados del asesinato de Cáceres, que estaba bajo la protección del Estado a la hora de su muerte, después de recibir numerosas amenazas de muerte. Dos de los acusados, trabajaban en la empresa líder en la construcción de la represa, Desarrollos Energéticos SA.

La familia Cáceres y simpatizantes siempre han sospechado de la participación de funcionarios del Estado en el asesinato. El año pasado, una investigación de The Guardian reveló la existencia de documentos judiciales donde  se filtró la vinculación de la planificación del asesinato de especialistas de inteligencia militar relacionados con  las fuerzas especiales de Honduras, entrenados por Estados Unidos.

El ex jefe de seguridad de desarrollos energéticos SA es una de las siete personas detenidas por el asesinato de Berta Cáceres. Fotografía: Giles Clarke/Getty Images

A comienzos de este mes de noviembre, un informe publicado por un grupo de abogados expertos concluyó que los altos directivos de la empresa que supuestamente asesinó a Berta Cáceres, tenían mano en su asesinato. La Compañía siempre ha negado toda implicación. En respuesta al informe, DESA dijo que la compañía nunca había participado en ningún tipo de violencia y que la información contenida en el informe había sido sacada de contexto y «no refleja la realidad».  Y que el informe estaba destinado a crear problemas en el período previo a las elecciones del país a finales de este mes, añadió.

Un grupo independiente creado para investigar la corrupción en Honduras bajo los auspicios de la Organización de los Estados Americanos está examinando las denuncias de corrupción en la adjudicación de contratos para el proyecto de la represa.

Desde la muerte de Cáceres, María Santos Domínguez, de 43 años, se ha sumado a otros miembros de la comunidad indígena Lenca de reuniones periódicas entre los robles de la región montañosa exuberante de Río Blanco. Juntos, ellos dicen oraciones y encienden velas en memoria de su amiga perdida. También es donde ellos se reúnen para encontrar la fuerza para el doble reto de combatir el proyecto de represa y esforzándose por garantizar que los asesinos de Berta Cáceres sean llevados ante la justicia.

Mientras tanto, años de protestas han llevado a detener la construcción, y ha dado lugar a que los financistas descontinúen  su apoyo al proyecto Agua Zarca, la licencia para la represa sobre el sagrado río Gualcarque no ha sido retirado. Las bodegas que siguen vacías a lo largo de la carretera ofrecen un ominoso recordatorio de que el proyecto sigue vivo.

Santos Domínguez ha ayudado a establecer un bloqueo en el camino cuando los camiones fueron vistos rodando por las estrechas y sinuosas callejuelas de Río Blanco hacia el sitio previsto para la presa desde el pasado 1 de abril de 2013. La comunidad ha manifestado que no fue consultada – un requisito legal – antes de que la empresa le fue concedida la licencia.

«Vimos la maquinaria próximos en la distancia. Habíamos dicho que no permitíamos  que entraran en la comunidad, pero querían construir una presa sin escucharnos», dijo. «Yo no tenía miedo, yo estaba enojada. Pensé, ‘Esta es mi tierra y mi casa.»

Río Gualcarque, aguas abajo de la represa de Agua Zarca. Fotografía: Giles Clarke/Getty Images

Pero Santos Domínguez pagó un alto precio por sus acciones. En la violencia que siguió a la llegada de la policía para disolver la protesta, su hermano fue asesinado. Ella perdió un dedo y sufrió cortes en la cabeza con un machete. Su marido perdió un ojo. Ahora es buscado por la policía y tuvieron que huir de su casa por un tiempo, por miedo a ser detenidos, o hechos desaparecer. Ella dice que el acoso ha empeorado desde que Cáceres fue asesinada. Ella ha tenido que mantener a sus hijos fuera de la escuela después de que les arrojaron piedras: «Las personas que saben yo estoy en el Copinh» – mientras caminaba a la clase.

Rosalina Domínguez Madrid, quien está a cargo de las finanzas del Copinh, también ha sufrido acoso desde la muerte de Cáceres. «La gente ha estado pidiendo a mí por mi nombre, son personas desconocidas, pero estamos asumiendo que es gente pagada por la empresa», dijo.

«Ha habido una gran cantidad de amenazas, y la vida de uno de mis hijos ha sido amenazada y quieren  asesinarme como lo  hicieron con Berta. Cuando entro en algún lugar que no me dicen a dónde voy. Yo viajo a esconditas. Realmente no me siento segura».

Domínguez Madrid dijo que la muerte de Cáceres acaparó la atención internacional sobre la batalla por los derechos a la tierra en Honduras – el lugar más mortífero para ser un activista ambiental, según la organización Global Witness.

Más de 120 activistas han sido asesinados por intentar proteger la tierra o el medio ambiente en el país desde el golpe de estado de 2009.  Tomás García, miembro del Copinh fue asesinado a los pocos meses después de Cáceres, y la mayoría de los ataques han quedado impunes.

Días después de su muerte, Berta Cáceres fue honrado en una ceremonia en el río Gualcarque. Foto: Orlando Sierra/AFP/Getty Images

Durante los últimos ocho años, el gobierno ha recibido una avalancha de solicitudes de licencias para centrales hidroeléctricas, la minería y los proyectos de  agronegocios. Al mismo tiempo, ha habido una ofensiva contra los derechos humanos.

Los activistas dicen que muchos más han sido amenazados con violencia, o han sufrido intimidación e incluso agresiones sexuales por parte de la policía, miembros de las fuerzas militares o de los pagados para mantener a los activistas fuera del camino. Las mujeres, que han sido el centro de las protestas en Río Blanco, enfrentan el agregado de abusos de las amenazas a sus propias familias y comunidades, como el machismo cultural que frecuentemente relega a la mujer al único papel de ama de casa.

El mes pasado,  dos Premios Nobel de la paz – Tawakkol Karman y Shirin Ebadi, visitaron Río Blanco para ofrecer su apoyo a la comunidad y añadir su voz a los llamamientos para que la justicia de Cáceres.

Junto a un altar de flores y fotos de Cáceres, Karman, quien ganó el premio Nobel en 2011 por su labor de consolidación de la paz en Yemen, dijo a la multitud de hombres, mujeres y niños de todas las edades: «Estamos aquí para apoyar a todos aquellos que luchan por la defensa de los derechos humanos.

 Berta fue víctima de quienes no respetan esos derechos. Queremos ver la justicia sobre todos los responsables de su asesinato. Los delincuentes deben enfrentar el sistema de justicia y ya deberían estar en la cárcel».

Nota relacionada La investigación del asesinato de Berta Cáceres apunta a los poderes políticos de Honduras

Ebadi añadió: «Mi mensaje para el mundo desde aquí se han asesinado una activista que luchó para proteger el medio ambiente, y no ha habido justicia en su caso.»

Santos Domínguez,  sabe que la paz para los Lencas en Río Blanco no vendrá hasta que aquellos que autorizaron el asesinato de Cáceres estén tras las rejas y los derechos a las tierras de su pueblo sean reconocidos.

«Porque somos pobres piensan que no sabemos nada… Pero se equivocan porque estamos organizados y podemos protegernos de ellos», dijo.

«Asesinaron a Berta y pensaron que, con su muerte, no podríamos continuar – pero ya les demostramos que podemos».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.