Honduras en catástrofe educativa

Niñez fugaz en Honduras: mayo cerró con 49 muertes violentas de menores

Compartir

Redacción: Viena Hernández

Tegucigalpa. – Siendo víctimas del ambiente de violencia, inseguridad e impunidad que impera en el país, el cual repercute en el aumento e incidencia de muertes violentas, los niños forman parte de las vidas que terminan fugazmente en medio de la ola de asesinatos que se dan a diario en Honduras.

La Coordinadora de Instituciones Privadas Pro las Niñas, Niños, Adolescentes, Jóvenes y sus Derechos (Coiproden), reportó que en el mes de mayo de 2022 hubo 49 muertes de niñas, niños y jóvenes.

La niñez hondureña se mantiene en constante peligro ante la falta de seguridad de la que los criminales hacen festín. El pasado lunes 6 de junio de 2022, a plena luz del día, un bus escolar fue tiroteado mientras se trasladaba por la Residencial Honduras de Tegucigalpa.

Aunque el inspector de la Policía Nacional, Edgardo Barahona, aclaró que el ataque a balazos de dos hombres que abordaban una moto iba dirigido al conductor de una mototaxi a quien extorsionaban, el autobús escolar recibió varios disparos y dos niños, uno de 11 y otro de 13 años, quienes iban al interior resultaron heridos.

Lea también:  Más de 4,300 niños hondureños han sido retornados en lo que va de 2022

De los 49 casos de asesinato a menores de edad que anunció el Coiproden, 45 fueron niños y jóvenes y los otros 4 eran niñas. Las víctimas de esos hechos violentos fueron hombres en un 92% y mujeres en un 8%. La Coordinadora tomó esos datos de 41 noticias relacionadas a masacres y asesinatos violentos que trascendieron en mayo.

Existen casos de niños y bebés que han sufrido violencia constante y finalmente son asesinados por algún familiar o por alguno de sus padres en un ataque de cólera, o bajo los efectos de drogas o alcohol, otros mueren en medio de masacres por formar parte de alguna familia que había sido amenazada por grupos del crimen organizado.

Hace dos años Honduras fue horrorizada, debido al encuentro de un menor de 9 años de edad con signos de tortura, semienterrado entre la maleza de un terreno alejado ubicado en El Paraíso II, San Pedro Sula. Lo más preocupante es el letargo de las autoridades o la nula investigación de los hechos.

Los departamentos con mayor incidencia de actos violentos hacia la niñez y la juventud son Francisco Morazán y Cortés. El 14% de los asesinatos fueron niñas y niños con edades de 0 a18 años, mientras que el 86% eran jóvenes entre los 19 y los 30 años.

Lea también: Niñez hondureña lanzada a su suerte en peligrosa ruta hacia Estados Unidos

SIN POLITICAS DE SEGURIDAD

Según los informes del Observatorio de los Derechos de las Niñas, Niños y Jóvenes en Honduras que Casa Alianza elabora mensualmente, la violencia es uno de los determinantes del desplazamiento forzado, Honduras presenta una de las tasas más altas de homicidios de menores de edad en el mundo y la más alta de la región latinoamericana.

Debido a esa situación, varios organismos de derechos humanos han exigido al Estado medidas correctivas, sin embargo, hasta el momento no existen medidas contundentes ni políticas de seguridad para el combate de la criminalidad.

Las principales causas del desplazamiento en nuestro país son las maras y pandillas, la extorsión, tráfico de drogas, enemistades y el abuso sexual.

Lea también: Ola de violencia en Colón, Olancho y El Paraíso incrementa en un 10% los homicidios

Durante los últimos 24 años, particularmente entre febrero de 1998 y abril de 2022 se han registrado en el país 14,035 casos de ejecuciones arbitrarias y muertes violentas de niños, niñas y jóvenes menores de 23 años, indicó el documento del mes de abril de Casa Alianza.

De igual forma, destacaron que, en el transcurso del tercer mes de gobierno de Xiomara Castro Sarmiento, se registraron 69 muertes violentas o ejecuciones arbitrarias de niñas, niños y jóvenes menores de 23 años en el país.

No obstante, este registro se basa solamente en los datos obtenidos a partir del monitoreo de los medios de comunicación escrita del país, lo cual significa que la cifra podría ser mayor, pues hay casos que no salen a la luz pública.

El informe fue más allá y compartió los cálculos del promedio mensual (número total de casos entre número de meses) de cada una de las administraciones de Gobierno desde el año 1998 al actual de 2022, cuyos resultados son:

De la administración de Carlos Flores (1998- 2002) hasta la actual de Xiomara Castro (27 de enero al 30 de abril de 2022) se contabilizaron 14,035 muertes violentas a menores de edad y jóvenes menores de 23 años, para un promedio mensual de 48.23

En el período de Porfirio Lobo Sosa se detectaron los datos más altos con 3,891 asesinatos y un promedio de 81.96, seguido por el mandato de facto de Micheletti Baín luego del golpe de Estado, iniciando en julio de 2009 a enero de 2010, donde hubo 447 muertes violentas y 63.86 de promedio mensual, mientras que, el otro más alto se detectó durante el periodo de gobierno de Juan Orlando Hernández ((27 de enero 2014 – enero de 2022) con 4,822 muertes violentas y un 50.75 de promedio mensual.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.