Ni la pandemia detiene las masacres en el país

Por: Redacción CRITERIO.HN 

redaccion@criterio.hn 

Tegucigalpa.- 18 crímenes colectivos con 67 víctimas registran el país desde inicios de este año, la mayoría a lo largo del toque de queda y la emergencia sanitaria por el covid-19 en el país según reportes estadísticos del observatorio nacional de la violencia de la universidad Nacional Autónoma De Honduras (UNAH).

En menos de 24 horas la capital fue escenario de dos crímenes colectivos en el que varios ciudadanos y ciudadanas perecieron en circunstancias similares.

La madruga del domingo anterior los cuerpos de tres personas fueron asesinados en la colonia la rosa, de Comayagüela. 

Esa fue la décima primera masacre en tres meses de confinamiento que lleva el país.

Del 5 enero al 29 de abril de este año hubo 10 homicidios múltiples con 38 víctimas, 28 hombres y 10 mujeres, que en comparación al mismo lapso del 2019 muestra una disminución de 12 hechos y 30 muertes violentas colectivas.

Migdonia Ayestas, directora del Observatorio Universitario de la Violencia.

En promedio, siete personas pierden la vida en homicidios, señaló Migdonia Ayestas, directora del Observatorio Universitario de la Violencia.

En 2019 la Secretaría de Seguridad contabilizó 70 masacres con 276 víctimas mortales a nivel nacional.

El área del distrito central, con un perímetro de mil 515 kilómetros cuadrados, registra siete masacres y 26 personas muertas, solo este año.

Este lunes una dantesca escena se vivió en una de las calles principales de la colonia La Era, al oriente de la ciudad. Los cuerpos de tres ciudadanos estaban atados de pies y manos para luego ser introducidos en bolsas negras.

Como suele suceder en ese momento la policía no estableció la autoría ni la identidad de las víctimas; los testigos comentaron que vieron un vehículo alejarse luego de arrojar los cuerpos en el sector.

La cadena de crímenes múltiples comenzó el sábado 4 de enero, cuando cuatro personas fueron asesinadas en Esquipulas del Norte; finalizando ese mes en Catacamas, ambas en Olancho, seis personas perecen en otra masacre.

La mayor parte de estos crímenes se presentaron en cinco municipios de Francisco Morazán, Cortés y Olancho.

El 8 de enero, en el municipio de Cololaca, departamento de Lempira, tres ciudadanos murieron a manos de desconocidos.

En Trujillo, Colón, el sábado 8 de febrero, hubo otra masacre que dejó tres personas muertas en aquella turística comunidad.

El jueves, 13 de febrero, en El Progreso, Yoro, otros cuatro ciudadanos mueren asesinados.

Poco más de un mes había pasado cuando el sábado, 14 de marzo, cuatro habitantes de la capital perecen de forma violenta.

Entre el 19 de marzo y el 29 de abril hubo cuatro masacres más en los que 12 personas pierden la vida. Dos de estos hechos acontecieron en la capital y el resto en San Pedro Sula y la ciudad de la maquila, Choloma.

Los crímenes múltiples han sucedido en lugares públicos, en días y horas de confinamiento decretado por el gobierno en el marco de la pandemia de Covid-19.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.