Narcotráfico acecha a niñez de Honduras

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa. –Ya no sólo las maras y pandillas, ahora se suman las mafias del narcotráfico a “reclutar” en barrios y colonias a los niños de Honduras.

Esta problemática social está obligando a los menores a salir huyendo de sus hogares; unos se desplazan internamente y otros migran, especialmente a los Estados Unidos, en busca de nuevos horizontes.

Noticia Relacionada: Las víctimas que huyen en silencio, dejando una huella de dolor

La temática fue abordada este miércoles un foro conversatorio, auspiciado por Casa Alianza, donde expertos analizaron las ausencias de políticas públicas y el incremento de la migración y el desplazamiento forzado por la violencia.

El defensor de derechos humanos, Carlos Sierra, señaló que la migración y el desplazamiento, ya no se origina únicamente por la pobreza y la falta de oportunidades, sino por la violencia de las maras y ahora por el crimen organizado y narcotráfico.

“Muchas familias nos han reportado a las organizaciones de derechos humanos que estructuras criminales, maras o pandillas y narcotraficantes, han llegado a sus casas y les han dicho que sus hijos, a partir de los doce años van a integrar una estructura criminal, que a partir de los trece años van a ser banderas, que después van a hacer narcomenudeo”, dijo Sierra, miembro del Centro de Investigación y Promoción de los Derechos Humanos (Ciprodeh).

Sierra manifestó que la problemática va en ascenso y aunque no existen datos oficiales, porque las instituciones del Estado no dan respuesta, se puede hacer una medición con base a las denuncias que las organizaciones de derechos humanos reciben y con las estadísticas de la alarmante deserción escolar. Asimismo, por el desplazamiento interno y la migración.

El reclutamiento de la niñez por parte de las redes del crimen organizado es una nueva forma de trata, acotó al tiempo que señaló que este sector poblacional es también criminalizado por parte del mismo Estado, que se encarga de capturarlos y luego mostrarlos a la sociedad a través de los medios de comunicación como extorsionadores.

Finalmente, cuestionó que el gobierno en vez de dar respuesta a la problemática esté construyendo cárceles de máxima seguridad para privar de su libertad a la niñez que es víctima de la violencia y criminalidad.

Por su parte el director de Casa Alianza, Guadalupe Ruelas, consideró que la vulneración de los derechos de la niñez se origina en la ausencia de políticas públicas adecuadas en materia de educación, salud, protección y empleo.

Refirió que en lo que va del año al menos unos 21.000 niños y niñas han sido deportados de México y Estados Unidos, aunque aclaró que esa cifra no representa la totalidad de la niñez que ha migrado. Según Casa Alianza cada año migran al menos 50.000 mil niños.

En el recién finalizado juicio a Juan Antonio, alias “Tony” Hernández, en la Corte del Distrito Sur de Nueva York, la Fiscalía estadounidense calificó a Honduras como un narcoestado.

Hernández, quien fue declarado culpable por cuatro cargos de narcotráfico y por dar falsas declaraciones a las autoridades federales, es hermano del gobernante hondureño, Juan Hernández, señalado en el juicio de ser conspirador del narcotráfico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.