Nación.

Ministro de IDECOAS se aprovecha de la necesidad de jornaleros

Compartir

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.- Una mujer de escasos recursos económicos reveló cómo el ministro del Instituto de Desarrollo Comunitario Agua y Saneamiento (IDECOAS), Mario Pineda, hizo “negocios” al deducir de los salarios de los jornaleros el costo de los insumos utilizados para la limpieza de ríos y quebradas como parte de un convenio tripartito de la campaña de prevención contra el dengue y chikungunya.

Brenda  López denunció a medios de comunicación, que Pineda les cobró 950 lempiras por un “combo” de implementos, compuesto por una pala, un rastrillo, un machete, una lima, un par de botas, una mascarilla, un par de guantes y un chaleco con publicidad gubernamental, sin presentar ninguna cotización.

Brenda López
Brenda López

Mientras mostraba las herramientas, la mujer dijo que uno de sus compañeros cotizó el precio de los insumos en una ferretería y se llevaron una sorpresa porque el costo total era de 430 lempiras  y no de 950, por lo que la deducción lógica es que hubo un negocio.

“¿Cómo se pone a creer que esto vale 950?”, expresó enfadada Brenda, quien acusó a los funcionarios de IDECOAS de beneficiarse. “A costillas de nosotros se beneficiaron, porque dinero les quedó”.

Contó que los trabajadores, fueron contratados por tres meses para limpiar la maleza y la basura que hay en los ríos y quebradas del Municipio del Distrito Central con un salario mensual de 5,556.75 lempiras.

López lamentó que pese a recibir un salario tan bajo haya tenido que pagar para poder trabajar, cuando en todo lugar los implementos de trabajo corren por cuenta del patrono.

RARA TRANSACCIÓN

Brenda también denunció que los pagos de los salarios se realizaron el domingo 25 de octubre  en el Campo de Parada Marte, donde firmaron al recibir el dinero en efectivo, pero que allí mismo se les dedujo el valor de los  implementos.

Un empleado del Banco Nacional de Desarrollo Agrícola (Banadesa) “tenía los  bultitos de dinero completo, habían dos hombres atrás, entonces uno le pasaba al otro el dinero que nos quitaban y lo echaban en una caja y después nos daban lo que sobraba. El dinero que nos quitaban  lo echaban como si echaban confites en una caja”, detalló.

Añadió que la deducción de los 950 lempiras no estaba reflejada en el comprobante que  les daba el cajero de Banadesa, por lo que se deduce que la transacción no es legal.

Asimismo porque el cobro de los 950 lempiras no fue igual para todos los trabajadores, porque a una de sus compañeras le dieron todos los implementos y solo  le dedujeron 250 lempiras, “entonces quiere decir que no llevan un orden, porque si llevaran un orden, lo hicieran parejo”, cuestionó.

El ministro del IDECOAS, Mario Pineda, deberá rendir cuentas del por qué hizo el cobro de los 950 lempiras.
El ministro del IDECOAS, Mario Pineda, deberá rendir cuentas sobre  los 950 lempiras que cobró a los jornaleros.

La denunciante apuntó que desconoce si la exigencia  del IDECOAS de pagar los insumos con el salario, está estipulado en el contrato, porque este documento se los entregaban de prisa, únicamente, para que lo firmaran y colocaran la huella.

“Yo lo quería leer, pero una muchacha me dijo que no había tiempo porque había mucha gente y me dijo: lo toma o lo deja, pero por la necesidad lo firmé”, expresó.

Brenda apuntó que aunque el dinero que se ganó, trabajando duramente limpiando los ríos y quebradas, le sirve, no se puede quedar callada porque no le gusta que se cometan injusticias con la gente necesitada.

Finalmente lamentó que pese a ser madre soltera y de tener un hijo con problemas de visión, ya no le den el Bono 10 Mil, pues solo se lo entregaron antes de las elecciones generales de noviembre de 2013. “En el sistema aparecemos, pero en el pago no estamos”, dijo un tanto contrariada.

VERSIÓN DEL IDECOAS

Mediante un comunicado el IDECOAS admite la deducción de los 950 lempiras por cada uno de los trabajadores, pero argumenta que se hizo bajo acuerdo mutuo para lo que se firmó un acta de autorización.

Explica que como parte de un convenio tripartito, suscrito entre IDECOAS, la Secretaría de Trabajo y Seguridad Social, a través del programa “Con Chamba Vivís Mejor” y  Banadesa, se procedió a contratar por un periodo de tres meses (del 13 de julio al 13 de octubre) a 5,401 personas, con un salario mensual de 5,556.75 lempiras.

La institución refiere que los 950 lempiras, se hizo como cobró único por los tres meses por concepto de herramientas que los trabajadores recibieron para realizar sus labores. En ese sentido detalla que el chaleco tiene un costo de 200 lempiras y la pala, machete, rastrillo, mascarilla, guantes, lima y un par de botas de hule, 750 lempiras.