Mejorar seguridad y condición de las unidades: soluciones al transporte para aliviar tráfico en la capital

Aunque podría ser una arista no explotada ni tan mediática como otras que se han puesto en marcha y no han funcionado, dirigentes del transporte urbano plantean que la criminalidad influye en el tráfico vehicular en la capital

Tegucigalpa, Honduras.- Establecer un mecanismo de seguridad que comprenda varias aristas, principalmente operativa y de investigación y, de igual manera, mejorar las condiciones de las unidades, son algunas de las alternativas que la dirigencia del transporte urbano sugiere a las autoridades para acabar con el tráfico vehicular que, en esta época, se extiende hasta cuatro horas en las principales salidas del Distrito Central.

Si bien es cierto, la Alcaldía Municipal de Distrito Central (AMDC) en colaboración con instituciones del Estado, en octubre de este año vienen implementando medidas de alivio para menguar o acabar con esta crisis, pero ninguna ha dado el resultado esperado.

Por ejemplo, la más reciente inició el pasado uno de diciembre. En pocas las medidas son: el 90% de los burócratas trabajando desde sus casas, labores de bacheos e infraestructuras se están haciendo en horas de la noche y sanciones a transportistas que cometan alguna ilegalidad al volante.

Sin embargo, para el empresario de transporte Wilmer Cálix estas medidas de alivio vienen siendo “patadas de ahogado”, porque no se están enfocando en el principal problema, que es el alto flujo vehicular que circula por la capital hondureña diariamente.

“Las medidas de la Alcaldía para disminuir el tráfico vehicular no funcionarán hasta que no apunten al verdadero problema. Si generamos las condiciones de seguridad y mejoramos las condiciones del transporte público no estaría circulando tanto carro por la capital”, opinó Cálix en pláticas con Criterio.hn.

Explicó que, aunque el tema de seguridad en todo el rubro de transporte público en la capital es complejo, por el cobro de extorsión de las agrupaciones criminales y la simpatía que tienen los conductores con estas maras y pandillas, la Policía Nacional puede ejecutar un plan operativo y de investigación.

“Se debe apuntar a planes reales para que los resultados se puedan ver en las calles. Al mejorar las condiciones de seguridad en el rubro, de manera consecuente podríamos mejorar las condiciones de nuestras unidades y la población usaría más nuestras unidades que sus carros particulares por el ahorro en combustible”, planteó el empresario.

Agregó que “si tuviéramos un transporte público sano la población no sacaría sus carros particulares, ¿qué pasa si no sacan los vehículos?, el suelo capitalino no estuviera tan saturado de vehículos a tal punto que se hace imposible circular”.

De acuerdo con análisis de datos de Criterio.hn, el parque vehicular en Distrito Central está integrado por 738, 079 carros, mismos que estarían circulando de manera diaria, sumados a los más de 150 mil que ingresan al día, mientras el suelo capitalino sólo tiene soporte para 250 mil automotores.

Con la desesperada medida implementada por la Alcaldía que lidera Jorge Aldana, se estima que están fuera de circulación 130 carros.

Con las medidas de alivio que implementó la alcaldía que lidera Jorge Aldana, se estima que están fuera de circulación 130 mil vehículos.

Con estas medidas de alivio, sumado al análisis del empresario Wilmer Cálix, en resumidas palabras, uno de los principales factores que genera el tráfico en la capital, y el suelo capitalino sólo tiene capacidad para 130 mil, lo que sería el principal factor de caos, lo que concuerda con el análisis hecho por el dirigente del transporte Cálix.

De igual interés: Arranca desesperada medida de la Alcaldía para aliviar el caos vehicular en la capital

INSEGURIDAD Y TRÁFICO VEHÍCULAR

El empresario del transporte urbano Jorge Lanza compartió el punto de vista de Cálix y, de igual manera, explicó que la inseguridad y el caos vehicular en la capital tienen bastante relación, porque capitalinos ante el temor de subirse a una unidad, optan por sacar préstamos y comprarse su propio vehículo y así evitar ser asaltada y hasta asesinado.

“El tema de la inseguridad es algo que nunca acaba, no están funcionando; las autoridades sí están aplicando medidas, pero no son drásticas y se basan en temas de operatividad, no de investigación”, planteó Lanza en conversaciones con Criterio.hn.

Contó que en algunas terminales de bus urbanas, denominadas las más peligrosas, existe presencia intermitente de efectivos de la Dirección Policial Anti Maras y Pandillas contra el Crimen Organizado (DIPAMPCO), pero no ejecutan medidas de investigación.

“A veces, no siempre, hay presencia de efectivos, pero ellos no se dan cuenta cómo entran los extorsionadores a cada unidad; cómo se hace el cobro, pero los usuarios sí lo identifican, por lo que prefieren no usar nuestro transporte”, indicó.

El rubro del transporte urbano es uno de los más golpeados por el cobro de extorsión. Las solicitudes las hacen diferentes agrupaciones criminales que, en su mayoría, no son identificadas por los transportistas, por lo que plantean que hasta los mismos conductores, ayudantes o dirigentes ligados al crimen organizado, son los que están detrás de este delito.

Sólo el transporte urbano en la capital entrega al crimen organizado 200 millones de lempiras al año. Los meses que más pagan es abril y diciembre, porque los criminales incrementan la cuota para “el pescado” de la Semana Santa y “los tamales” en las celebraciones festivas de navidad y fin de año.

  • Daniel Girón
    Me gusta trastear en los registros del dinero público, manipular y analizar datos para contar lo que no se sabe. Prefiero trabajar en equipo, antes que solo porque en el consenso está la clave. Aún no he llegado a donde quiero, pero volver no es opción. danielgiron@criterio.hn

Compartir 👍

Podría interesarte