Limitaciones económicas y normalización de la violencia conllevan a parricidios

En solo 19 días de junio se han reportado tres casos de parricidio en Honduras, fuentes abordadas por Critero.hn analizan que entre los factores que denotan los hechos se debe a: hacinamiento, masivos contenidos de violencia en medios de comunicación y casos de violencia familiar no tratados

Por: Kelly Ortez

Tegucigalpa. –Hacinamiento en las viviendas hondureñas producto de la precariedad económica es sólo uno de los múltiples factores que provoca el malestar entre los miembros de una familia y, como consecuencia se desata la violencia que en  mucha ocasión termina en tragedia de muerte.

En los últimos días han salido a flote varios casos de parricidios que, la mayoría de ocasiones, se originaron luego de discusiones entre la víctima y victimario dentro de la misma casa de habitación. 

El artículo 194 del Código Penal hondureño señala que el delito de parricidio se refiere a quien mata a alguno de sus ascendientes, descendientes, a su cónyuge o persona con la que el agraviado mantenga una relación amorosa estable.

De ser responsable deberá ser castigado con la pena de prisión de veinte (20) a veinticinco (25) años de cárcel. 

El artículo 194 de código penal hondureño señala que el delito de parricidio se refiere a “quien mata a alguno de sus ascendientes, descendientes, a su cónyuge o persona con la que el agraviado mantenga una relación estable de análoga naturaleza a la anterior, debe ser castigado con la pena de prisión de veinte (20) a veinticinco (25) años”, dicta textualmente. 

LOS CASOS

El hecho más reciente es el reportado la noche del sábado 17 de junio en el municipio de El Paraíso, departamento de Colón, zona norte de Honduras, donde se reportó el asesinato de la joven Lesby Ramírez de 17 años, a manos de su propio hermano.

Se conoció que el sujeto atacó primero a la joven con arma de fuego y posteriormente, le infirió heridas con un machete hasta acabar con su vida.

Otro acto similar  fue el suscitado el pasado 13 de junio, en el sector de San José de la Montaña municipio de Dulce Nombre de Culmí, departamento de Olancho donde un hombre le arrebató la vida a su madre al inferirle varias heridas con un arma blanca tipo machete.- La víctima era una mujer de 70 años y respondía al nombre de Paulina Alemán Herrera.

Vecinos contaron que luego de una acalorada discusión el sujeto infirió el ataque ante su propia madre, se presume que el joven padece de problemas mentales, sin embargo, autoridades encontraron varios paquetes de supuesta marihuana en la vivienda, por lo que el joven fue capturado.

Un hecho similar se reportó el 12 de junio cuando se conoció el fallecimiento de la enfermera Claudia Sánchez, luego de ser víctima de múltiples disparos de arma tipo pistola en la colonia Villa Floresta en el sur de la capital Tegucigalpa. -Se presume que el responsable fue su propio esposo, testigos relataron que -al igual que el caso suscitado en Olancho- el crimen se dio luego de una discusión.

FACTORES  

Sobre el tema el médico especialista en psiquiatría y máster en investigación científica del delito, Juan Carlos Munguía, dijo en entrevista con Criterio.hn que, el hacinamiento es una de   las causas que provoca los casos de parricidios en el país. -Desglosa que factores como tráfico extremo, falta de políticas de salud mental y espacios de recreación públicos, provocan el malestar permanente de la población.

Juan Carlos Munguía, especialista en psiquiatría y máster en investigación científica del delito

“Entre menos espacio hay, hay menos salud mental y física porque la gente no se esparce, entonces la sociedad está proclive a destruirse entre ellos, por ejemplo, en la zona rural hay menor violencia mientras en las ciudades con más población como San Pedro Sula y Tegucigalpa hay más actos de violencia”, analizó Munguía.

El especialista en salud mental desglosa que entre los factores que desatan este fenómeno también está la normalización de la violencia, debido a la falta de figuras de autoridad, “la base es la pérdida de figura de autoridad por eso las personas quieren resolver los conflictos con violencia”, expresó.

Asimismo, desglosa que los contenidos televisivos influyen fuertemente en los comportamientos de violencia, como videojuegos y contenidos de violencia que se quedan incrustados en la mente de los hondureños y después quieren replicar.

“En la televisión también parece que hay una apología a los actos violentos y los dueños de los medios deben reflexionar sobre cómo transmiten sus contenidos”, recomendó. 

Ante ello analiza que un parricidio es el producto de una violencia intrafamiliar que no se trató debidamente y por tanto termino en asesinato.

Desglosa que estos actos también se pueden dar por problemas mentales como por ejemplo cuando existe un déficit en uno de los neurotransmisores de la serotonina que es la que controla los impulsos.

“Este controla el razonamiento, la planificación, la toma de decisiones, soluciones de problemas y ahí también puede ser un déficit, y esto se puede dar incluso por la alimentación”, explicó el médico.

CAMPAÑA MASIVA

Por ello asegura que es urgente la necesidad de crear una campaña de orientación y salud mental, “debe ser pública y coordinada con los medios de comunicación para que estos no estén fomentando la violencia”.

Y agrega que: “se debe promocionar una política de diálogo, tolerancia, debe ser una campaña masiva que se desglose por violencia en familia, vías públicas, trabajo porque la violencia es un problema de salud pública”, concluyó.

En tanto para la psicóloga y docente, Karina Matamoros, el problema radica en problemas meramente médicos, desglosa  que está relacionado con las condiciones de los homicidas que en su mayoría  son jóvenes que tienen condiciones  como esquizofrenia y psicopatía.

Del mismo modo suma a la causa, el abuso de licor o drogas que los impulsa a realizar actos de violencia hasta  perder totalmente la sensatez, cordura y noción de la realidad.

Otro factor sería el familiar, debido a que gran parte de familias en Honduras crecen bajo hogares desintegrados “al crecer en desintegración los hijos que crecen sin tener una figura de autoridad”, detalló Matamoros en entrevista con este diario.

Ante todo este panorama concluye que lo ideal sería que se implementará una política de salud mental desde las escuelas, dándole continuidad en los colegios y esparcirla en los barrios y colonias de todo el país.

MEDIDAS ADOPTADAS

Sobre las medidas adoptadas por las autoridades, la portavoz de la Policía Nacional (PN), Belkis Valladares, informó que se han realizado, allanamientos de morada, saturaciones en la ciudad de San Pedro Sula, y el sector de Lomas de Carmen en la zona norte del país.

Lo anterior debido al caso más reciente de intento de parricidio que se dio en la ciudad industrial, donde un padre intentó quemar a su hijo mientras este dormía.

El sujeto ya fue detenido y ahora enfrenta cargos  por el delito de intento de parricidio, y maltrato intrafamiliar. La madre del menor denunció que el sujeto estaba bajo los efectos de la droga cuando realizó el hecho.

Según el último informe de la Policía Nacional presentado el viernes 16 de junio, Honduras registró 1,357 homicidios, de los cuales 44 casos están sin autopsia, en tanto se han realizado 346 capturas y 239 expedientes investigativos están remitidos, indica el informe.

  • Criterio Hn
    Somos un medio de comunicación digital que recoge, investiga, procesa, analiza, transmite información de actualidad y profundiza en los hechos que el poder pretende ocultar, para orientar al público sobre los sucesos y fenómenos sociopolíticos de Honduras y del mundo. Ver todas las entradas

Compartir 👍

Podría interesarte