“Las FF.AA. me echan para que me asesinen”: Capitán Santos Rodríguez Orellana

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

El oficial lamentó que la institución castrense esté bajo el control del presidente, Juan Hernández y que los oficiales sean un títere más del mandatario.

Tegucigalpa:“Lo que ha hecho las Fuerzas Armadas es echarme para que me asesinen”, denunció este viernes el capitán, Santos Orellana Rodríguez,  tras conocer que ha sido dado de baja deshonrosa por la jerarquía de la institución castrense.

El oficial del ejército hondureño dijo que la baja fue ordenada por el   presidente, Juan Hernández, por haber develado que Estados Unidos investiga a su hermano Tony Hernández por supuestos nexos con el narcotráfico.

Los oficiales de las Fuerzas Armadas son “un títere más del presidente, Juan Orlando”, expresó el capitán que está siendo investigado por la embajada de los  Estados Unidos por supuestos nexos con el crimen organizado.

Lamentó que  las FF.AA. se haya inventado un Tribunal de Honor que basó su baja deshonrosa en la supuesta violación al “principio del silencio”, por haber dado declaraciones a los medios de comunicación, que involucran al hermano del Presidente y al secretario de Defensa, Samuel  Reyes.

Descartó que pida asilo en otro país y aseguró que no le tema a la extradición. Asimismo que dará la lucha en Honduras y que como plan inmediato se irá con la frente en alto para su pueblo a cultivar la tierra como un campesino más, porque proviene de una familia campesina.

«Me dieron la baja por verter declaraciones contra el señor Ministro y el hermano del presidente; hoy no somos una institución, somos títeres de los políticos», aseveró Orellana a la prensa nacional.

El capitán, Santos Orellana y su esposa Jennifer Bonilla, anunciaron que pedirán la protección del Comité de Familiares de Deetnidos-Desaparecidos de Honduras (Cofadeh) porque no creen en las instituciones del Estado.
El capitán, Santos Orellana Rodríguez y su esposa Jennifer Bonilla, anunciaron que pedirán la protección del Comité de Familiares de Detenidos-Desaparecidos de Honduras (Cofadeh) porque no creen en las instituciones del Estado.

“Esto fue una orden del presidente (Juan Hernández) porque mencioné el nombre de su hermano y el del ministro de Defensa, pero yo tengo pruebas. No temo a la extradición, nunca acusé al hermano de narco, fueron los agentes de la DEA los que preguntaron eso”, añadió.

Aseveró que tiene suficiente información y que deberían investigar a los generales retirados, especialmente “a un oficial superior que me encomendó la misión y me sorprende que hoy me saquen de la institución”, acotó, al indicar más adelante que recibió “órdenes del general Moreno Coello”.

Orellana afirmó que por medio de un hermano suyo, que es médico y que fue candidato a diputado, hubo un ofrecimiento del Partido Nacional para que se callara.

“Aunque hay cosas que en este momento no puedo decir…”: Santos Orellana Rodríguez.

También se preguntó que si se mencionan al hermano del mandatario como narcotraficante, por qué no lo detienen y lo presentan ante las instancias correspondientes.

Manifestó además que está dispuesto para que lo investiguen, “si quieren ligarme al grupo de Tony Hernández que lo hagan, pero nunca he andado con él. Que investiguen al general Ramírez Gómez cuando fue comandante del Quinto Batallón y sus vínculos con el narcotráfico; y hoy es el asesor jurídico de las FF.AA.”

El capitán Orellana Rodríguez apuntó que la droga sigue entrando al territorio hondureño todas las semanas, pero los altos mandos de las Fuerzas Armadas no hacen nada e incluso son quienes operan los radares

El capitán del ejército hondureño reveló la semana pasada que un agente de la DEA lo acusó de haber sido contratado por el hermano del mandatario para perpetrar un atentado criminal contra el embajador de los Estados Unidos, James Nealon.

El oficial también contó haber participado en un operativo realizado en el sector de Brus Laguna, La Mosquitia, departamento de Gracias a Dios, en el que se incautó un helicóptero cargado de droga, armas y combustible para aeronaves, “que según testigos” era del Secretario de Defensa, Samuel Reyes  y de Tony Hernández.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.