Nación.|Noticias Destacadas

La impaciente espera de los migrantes en Choluteca, Honduras

migrantes

Compartir

migrantes
Los migrantes proceden de Cuba, Haití, República de Angola (África Occidental) y República Democrática del Congo (África Central).

Por: Redacción CRITERIO.HN

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.- Sin material de bioseguridad, sin dinero, en condiciones inhumanas y a la espera de ser atendidos por el Instituto Nacional de Migración, se encuentran más de 80 migrantes de diversas nacionalidades en el departamento de Choluteca, en la zona sur de Honduras.

Noticia Relacionada: Trump aprovecha el coronavirus para expulsar más inmigrantes

Así lo evidencia el informe “Situación inmigrantes”, elaborado por la Junta Local de Choluteca, un espacio conformado por la Asociación para una Ciudadanía Participativa (ACI Participa), Poder Judicial Honduras, Pastoral Penitenciaria de la Iglesia Católica y el Instituto Nacional Penitenciario.

El informe detalla que el domingo día 26 de abril se realizó un recorrido por diversas organizaciones e instituciones que albergan migrantes con la finalidad de conocer las condiciones de esas personas y que como resultado de dicho recorrido se contabilizó más de 80 personas inmigrantes alojadas en hoteles, en el Hogar de la Esperanza , en el Centro Juvenil y en casas privadas, ubicadas en el barrio la Cruz.

Debido a las medidas implementadas por el gobierno para frenar la propagación del Covid-19, la mayoría de las instituciones y empresas estales y privadas se encuentran paralizadas, razón por cual los migrantes se encuentran a la espera de salvoconductos para seguir su ruta hacia los Estados Unidos.

Migrantes permanecen en las calles

El Informe de la Junta Local de Choluteca, destaca que por su departamento ingresan a diario un gran número de inmigrantes de diferentes nacionalidades. “Se estima que el 80% de estas personas ingresan por la frontera el Guasaule, el 10% ingresa por la frontera de El Espino y el resto por puntos ciegos”.

La mayor de extranjeros inmigrantes que ingresan por esas fronteras proceden de Haití, África y Cuba.

Choluteca, cuenta con Centro de Atención al Migrante (CAMI) que depende de la oficina Regional de Migración, ambas instituciones permanecen cerradas, debido a las determinaciones del Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (Sinager), oficializadas por el Gobierno hondureño mediante decretos con carácter de leyes.

Al respecto, el informe sobre la situación de la migración en ese departamento, indica que desde el mes de marzo del presente año, las personas migrantes que han ingresado al país, se ven en la necesidad de alojarse en casas de habitación privadas, ubicadas en el barrio La Cruz.

Los migrantes, cada noche deben pagar el equivalente a tres dólares ($3.00) por persona, como una alternativa de refugio por mientras solventan su situación legal con Migración.

De acuerdo con el informe, “en los últimos días las autoridades policiales fueron a desalojarlos de estas viviendas privadas, con la amenaza que procesarían a los dueños de estas por el delito de tráfico de personas, por lo que se vieron obligados a dejar en la calle a los inmigrantes”.

Cifras y rostros de la migración en Choluteca

El informe detalla el número de los migrantes en condición de retenidos por no poder circular al no contar con un salvoconducto para abandonar el país.

Los miembros de la Junta fueron testigos de la partida de un grupo de ocho personas de nacionalidad cubana quienes, al quedarse sin dinero para seguir pagando albergue en casas privadas, decidieron continuar su camino con rumbo a Guatemala.

A pocas horas de haber iniciado su travesía para salir de Honduras, por la Frontera de El Guasaule, fueron requeridos por agentes de la Policial Aduanera, quienes le dieron captura al conductor de una rastra que los trasportaba a quien le sancionaron con el retorno al vecino país de Nicaragua.

Por su parte las autoridades de la frontera no quisieron hacerse cargo de los ocho cubanos, argumentando que no se tienen registros migratorios de su ingreso o salida.

Otro contexto similar, se vive en el Hogar de la Esperanza, un albergue temporal donde se encuentran diez adultos y cinco niños, incluido un recién nacido. Las edades de los infantes son de tres, cinco, siete y ocho años, ellos junto a sus familiares provienen de Guinea y el resto de Ghana, países de África Occidental.

Lo mismo ocurre en el Centro de Desarrollo Juvenil, donde se alojan 20 personas entre ellas tres niños y 17 adultos provenientes de República de Haití, República de Angola (África Occidental), República Democrática del Congo (África Central).  Estas personas ingresaron al país el 28 de marzo del 2020.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.