Imparable las muertes por accidentes en calles y carreteras de Honduras

Por: Redacción CRITERIO.HN

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa. – El país no solo sufre la pandemia del Covid-19, la corrupción, falta de justicia, las masacres y distintas formas de violencia machista contra la mujer, sino que también enfrenta una terrible secuela de accidentes viales en alza desde hace más de un lustro sin que nadie haga algo por educar o culturizar a quienes se conducen en motocicleta o a borde de un vehículo con ruedas.

Por octavo año consecutivo Honduras registra una preocupante tendencia en el aumento de muertes a causa de accidentes viales en el país, un mal que aflora sin que el fenómeno merezca un enfoque multidisciplinario que ponga freno a esta lamentable situación.

Exceptuando el año 2014 en que hubo una baja de 28 víctimas, desde el 2013 lo eventos con saldos trágicos han aumentado de un año a otro en el país. En el 2015 las víctimas mortales repuntaron con 1,331 fallecidos el cierre del período, es decir 352 personas más y de ahí en adelante las cifras de muertes no han bajado.

En noviembre de 2016 la autoridad de tránsito y la Cruz Roja contabilizaban más de 11 mil accidentes con 886 víctimas en todo el país, la capital, que en enero de 2017 registraba 9,352 hechos de esta naturaleza, incluido el perímetro del Distrito Central, corría a ocupar ese segundo lugar que tiene hoy en esta clase de hechos, según las estadísticas oficiales.

La castigada San Pedro Sula es la ciudad con más accidentes de tránsito, con 3,372, o sea 56.87% de los 5,918 registrados hasta el 28 de diciembre de 2019, cuando 1.608 personas habían perecido en calles y carreteras de todo el país.

La zaga siguió el miércoles pasado, a la altura de la comunidad de Zambrano, en el kilómetro 41 de la carretera al norte, una familia de tres personas impactó con su vehículo contra una rastra perdiendo la vida en el acto. De nuevo el abuso de la velocidad y la imprudencia jugaron contra las víctimas. Las imágenes del drama y el dolor de una familia calaron en los medios y redes sociales.

Los episodios de tragedia y dolor se repiten. La noche del miércoles dos jóvenes perdieron la vida tras colisionar su motocicleta en una rastra cerca de la aldea La Colorada, en la ruta que conduce de El Progreso a la capital del país.

Las víctimas, Pedro Antonio Navayre y Ángel Rodríguez, tan solo tenían 20 años cada uno y ninguno portaba casco de seguridad.

El miércoles anterior se reportaba que en menos de una semana cuatro motociclistas fallecieron al estrellarse entre sí y en otro de los casos en vehículos de carga pesada, entre las víctimas estaban Pedro Antonio y Ángel Rodríguez.

Este año las autoridades de Seguridad Vial atribuyen que estos accidentes se deben al exceso de la velocidad, al irrespeto de las señales de tránsito; a la distracción y a la ingesta de bebidas alcohólicas al momento de conducir.

De enero a la fecha, incluidos los nueve meses de la pandemia de Covid-19, más de 700 personas murieron en cerca de 4,000 accidentes de tránsito.

Tendencia casi suicida que repuntó de nuevo el 29 de noviembre, cuando tres ciudadanos murieron en accidentes viales en menos de 2 horas en el norte de Honduras.

En uno de los eventos un motociclista impactó en un tronco de gran tamaño que las inundaciones dejaron en un tramo de la carretera que de la colonia La Guadalupe, conduce a la ciudad de San Pedro Sula; otro conductor chocó en la parte posterior de un bus y la última víctima pereció atropellada en el sector de Zip Búfalo.

Los últimos incidentes viales confirman una tendencia de percances y muertes que van en aumento, en particular especialmente en fines de semana, las jornadas preferenciales de los que pueden morir, quedar herido o mutilados por el descuido, irresponsabilidad, ausencia o el abuso de la Policía, entre otras autoridades y de los que se conducen al frente del timón en las carreteras y calles del país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.