Noticias Destacadas|Opinion

Fiesta de Reyes y de cabañuelas, viendo de frente y adivinando

Compartir

Por: Rodolfo Pastor Fasquelle

 

para entretenimiento de mis hijos y nietos

Estoy contento. Difícil olvidar de súbito y por completo males muy recientes. La enfermedad todavía esta ahí como una llaga enconada. Con fraude y violencia, la dictadura -que siempre tiene rasgos de enjambre y aquelarre- se mantuvo en el poder público 12 años. Conspiración de cúpula delincuencial aliada con el Partido Nacional y cierta diplomacia, los medios, los pastores de la planilla y los oficiales golpistas que se relevan. ¡Hoy, desfilan penitentes -en el Campo Marte del repudio- disfrazados, los rostros embetunados de negro! Pidiendo sin arrepentimiento perdón y olvido. Borrón y cuenta nueva. Como esos golpeadores de mujeres que, cada vez, prometen no hacerlo nunca mas. Implorando que en todo caso se lleven a los mandos medios y operarios, a Ana y JOH, a Ricky, Ebal, Maurice, Julián, Tito y los encapuchados del Club de chicos malos, con banderita de calavera sobre fémur. ¡Solo el pueblo podría perdonarlos! Pero una catarsis revanchista ¿podría no ser al final, catastrófica? ¿No sería un error? ¿No se agotaría en su ruido o se desbordaría? Acaso ¿la venganza no es distinta de la justicia?

Acerca del futuro solo se puede especular. Aunque justamente es un deporte de los llamados analistas, whoever, la especulación en cambio siempre rebasa el ámbito de comodidad de un historiador. Otros científicos hablan necesariamente de escenarios posibles, el historiador –soberbio- renuncia aun a la tesis contrafactual, aunque quizás se beneficiaría de incorporar esa acepción de lo especulativo. Explica solemnemente hechos incontrovertibles.

En noviembre de 2021, por tercera vez, el Partido LIBRE, mi Partido (soy fundador, militante, y magistrado) encabezado por Xiomara Castro derrotó al régimen dictatorial que surgió del golpe en junio 2009, Y, a la cabeza de una coalición, que le consiguió aceptación externa, por fin accede al poder público. Hay mas razones para la alegría. Bajo influjo de La Niña, las cabañuelas pintan agua para marzo, abril, y mayo, quizás buenos pastos y leche y buena cosecha de cacao y plátano, para mayo y junio, aunque luego ¿habrá un verano caliente y seco, una canícula, ojala sin huracán? ¿Solo de eso debería preocuparme? o también de que tenemos un país complejo? Y de que lo que va a pasar en el y será crucial de aquí en adelante depende de todos.

Creo en Xiomara, como por mucho tiempo creí en los Reyes Magos. Los presidentes de El Congreso –Salvador- los eligen los diputados. Por supuesto pueden escuchar un exordio, seguir una línea por un tiempo, pero deben escoger en función de las virtudes, la capacidad para negociar, la visión amplia, la solidez que necesitarán en ese poder del Estado para cumplir. Mal haría la presidenta electa en usurpar funciones. Formar un gabinete en cambio es atributo exclusivo, la primera evidencia y cata de su discernimiento y competencia administrativa. Lastimosamente, en Honduras los sistemas de inteligencia y seguridad nacional también están contaminados, sirven mas a sus intereses creados y creadores que a la necesidad del gobernante entrante para el escrutinio y la certificación de los perfiles contemplados, y pocas personas impolutas pueden asesorarla. Abunda el mal consejo.

Los reyes absolutistas escogían -para gobernar- a favoritos que les hacían la corte y a veces caían con ellos. Todavía hoy los presidentes tienen secretarios privados, mayordomos y administradores domésticos. Aquí muchas veces, por insólita tradición de republica bananera, ha querido meter su cuchara la Embajada Americana, la que recomienda adláteres además de plantear objeciones, en 2006 contra Jorge Arturo Reina, a quien le rehusaban la visa y contra Yani Rosenthal, sin decir por qué. La Iglesia por su lado tuvo secularmente gran éxito para colocar a sus recomendados, los candidatos del coconspirador Opus Dei. Los grandes empresarios aun cuando no hayan contribuido mucho siempre presionan para escoger a quienes deberán medirles con las reglas, hacerles reclamos o cobrarles deudas. Hay otras dificultades más allá de esas fallas e influencias indebidas.

Imposible y acaso tampoco es deseable que la selección del gabinete sea un proceso aséptico, de búsqueda de profesionistas para llenar perfiles técnicos. En nuestra latitud y sistema, la formación de un equipo leal aun es un proceso político, personal práctico y aleatorio. Se lo escoge en función de trayectorias, escuchas, compromisos, ocultamientos, intuiciones y equívocos. Pero administrar el Estado requiere fundamental integridad y respeto general, alta formación profesional y compromiso sin fisura ni vacilación con el proyecto, con el que construimos el Partido y convencimos al pueblo. Esos problemas y esos retos solo los pueden superar ejecutivos selectos entre los mejores, los más brillantes y mas firmes partidarios, que no son los activistas ni secuaces personales. Por sus frutos se conocen fácilmente.

Cuenta Xiomara con un inmenso caudal de recurso humano y una mina de juventud y varios de los llamados –cuyos nombres ya han trascendido- son funcionarios probados y probos y son augurios excelentes. Se dice que antes del 27 se dará a conocer el gabinete (P.B.) que si no ¡tendrían que continuar en sus puestos los anteriores! Pero ojalá los escogidos ya estén en conocimiento de su obligación.  Sentimentalismo aparte, Honduras se acerca vertiginosamente a varias coyunturas críticas, sin que sea evidente que estemos ya en total control de la situación, o se hayan formado todos los equipos idóneos. El nuevo gobierno enfrentará el inmenso reto de aliviar la condición del pueblo en calamidad, levantar un estado-nación de su propia ruina y sombra. Empezar a adecentar la justicia, liberar y rescatar al país rehén, y asegurar a la gente sus derechos, construyendo una republica democrática libre. Es un reto asaz difícil, tarea de gente grande, de gigantes.

No palancones. Cuando escoja un gabinete Ud. no busca a un circulo de íntimos con quien solazarse cómodamente, si no a un equipo de trabajo con competencias varias. No interesa si va a congeniar o no, extramuros, si no la calidad del desempeño y la imagen publica que pueda alcanzar y aporte una figura. Quien quiera talento tendrá que ser tolerante con una diversidad de peinados, subjetividades y falencias. Mientras que, si se quiere poner la nave del Estado a salvo, debe blindársela contra incluso los más arrepentidos delitos contra la moral pública y secretos peligrosos. Nadie ha de poner en predicado la acción pública, ni los fantasmas que, bajo intenso escrutinio mediático, vuelven por sus fueros desde los patios traseros en que fueran enterrados sus cadáveres. Todos los elegidos traerán la mancha del pecado original en la rabadilla, pero habrán de ser dignos, presentables en la pasarela y marchar en la misma dirección.

Al final si Xiomara escoge bien, forzosamente los ministros y ministras tendrán claras capacidades superiores, criterio riguroso, más formación e información especializada, aun cultura. Es lo que necesita, lo que prueba su sabiduría y puede salvarle su historia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.