El problema con la política monetaria «verde»

 

Por: Otmar Issing

 

FRANCFORT – Como muestra un alarmante nuevo informe de las Naciones Unidas, el cambio climático es probablemente el mayor desafío de nuestro tiempo. ¿Pero los bancos centrales también deberían preocuparse por el tema? Si es así, ¿qué deberían estar haciendo al respecto?

Los representantes del banco central que decidan hacer discursos públicos sobre el cambio climático no pueden negar la escala y el alcance del problema; hacerlo sería arriesgar su propia credibilidad. Pero lo mismo es cierto cuando los banqueros centrales se sienten obligados a discutir la distribución de ingresos y riqueza, el aumento de las tasas de criminalidad o cualquier otro tema de interés periodístico. Cuanto más se centre la estrategia de comunicaciones de los bancos centrales en tratar de hacerse «populares» a los ojos del público, mayor será la tentación de abordar temas fuera de su competencia principal.

Más allá de comunicarse con el público, la pregunta, por supuesto, es si los bancos centrales deben tratar de tener en cuenta las consideraciones ambientales al configurar la política monetaria. Obviamente, el cambio climático y las políticas gubernamentales correspondientes en respuesta a él pueden tener efectos poderosos en el desarrollo económico. Estas consecuencias se reflejan en todo tipo de variables (crecimiento, inflación, niveles de empleo) que a su vez afectarán los pronósticos del banco central e influirán en las decisiones de política monetaria.

Del mismo modo, los desastres naturales y otros eventos ambientales, reales o potenciales, pueden presentar riesgos implícitos para clases enteras de activos financieros. Los reguladores y supervisores encargados de evaluar el riesgo y las necesidades de capital asociadas deben tener en cuenta esta dimensión ambiental. Como mínimo, la alta incertidumbre derivada de estos riesgos implica un gran desafío para evaluar la estabilidad del sistema financiero y las medidas macroprudenciales correspondientes. Y estos factores de riesgo también son cada vez más relevantes para las decisiones de política monetaria, como cuándo los bancos centrales deberían comprar bonos o (en algunos casos) acciones.

Pero la creciente demanda pública de que los bancos centrales contribuyan más activamente a la lucha contra el cambio climático conduce a una dimensión diferente. En teoría, los bancos centrales podrían introducir tasas de interés preferenciales para actividades «verdes», elevando así los precios de los «bonos verdes», al tiempo que adoptan una actitud más negativa hacia los activos nocivos, como los vinculados a los combustibles fósiles. Y, sin embargo, evaluar si un activo es perjudicial o útil para el medio ambiente y en qué medida sería extremadamente difícil.

Dejando a un lado estos problemas más técnicos, la pregunta más amplia sigue siendo: ¿Deberían los bancos centrales asumir la responsabilidad de implementar políticas para combatir el cambio climático? Varios prominentes banqueros centrales ya han argumentado que deberían hacerlo. Y las propuestas actuales para extender el mandato de los bancos centrales se han sumado a las crecientes preocupaciones sobre la distribución del ingreso y otros asuntos relacionados tangencialmente con la política monetaria.Uno recuerda un comentario irónico del gran economista de la Escuela de Chicago Jacob Viner.

«Si me preguntaran cuáles son los objetivos profesos de la mayoría de los banqueros centrales», escribió Viner en 1964, «diría que, si aparecieran ante una comisión … incluirían una amplia gama de objetivos, incluida la virtud y la maternidad y también todo lo que puedan pensar que es bueno y bueno, o insistir en la falta de poder de los bancos centrales para servir efectivamente cualquier objetivo importante específico «.Después de haber desempeñado un papel decisivo para evitar que el mundo caiga en otra depresión al estilo de los años treinta, los bancos centrales después de la crisis financiera de 2008 han sido considerados salvadores del mundo.

El título de «maestro», una vez otorgado solo al ex presidente de la Reserva Federal de los Estados Unidos, Alan Greenspan, ahora se ha extendido a todo el campo. Con los bancos centrales a la altura de su reputación, no es sorprendente que muchos ahora quieran que hagan una contribución sustancial a la lucha contra el cambio climático. Pero los banqueros centrales nunca deben olvidar para qué están designados: es decir, para preservar la estabilidad de precios y, en algunos casos, para apoyar altos niveles de empleo. Los banqueros centrales no son omnipotentes, y no se les debe hacer sentir como si lo fueran. Enfrentar el cambio climático es sobre todo responsabilidad de los gobiernos y las legislaturas que están expuestas al riesgo de perder las elecciones. Las políticas climáticas que afectarán los arreglos sociales y económicos en toda la sociedad pertenecen a quienes responden directamente ante los votantes.

Los banqueros centrales que asumirían la responsabilidad de abordar el cambio climático están actuando por pretensión y podrían socavar la independencia misma de la que dependen sus instituciones. Los bancos centrales no se hicieron independientes para que pudieran extender sus propios mandatos. Y donde los problemas ambientales se encuentran entre sus objetivos secundarios, los bancos centrales deben advertir contra las expectativas exageradas con respecto a su contribución.

Responsabilizarse públicamente más allá de su capacidad limitada en este campo debe generar desilusión y socavar su reputación.No puede existir una política monetaria «verde». Un dominio de política muy alejado del mandato apropiado de los bancos centrales no puede incorporarse a él, y los intentos de hacerlo inevitablemente terminarán más o menos mal. 

*Otmar Issing, ex economista jefe y miembro de la Junta del Banco Central Europeo, es presidente del Centro de Estudios Financieros de la Universidad de Goethe, Frankfurt.

Esta es una publicación de la alianza entre  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.