Noticias Destacadas|Opinion

El Cocinero Roberto Contreras y LIBRE, otro apunte personal

Compartir

Por: Rodolfo Pastor Fasquelle

Contra la ofuscación, el pragmatismo                            

LIBRE es hoy mi Partido, igual que el de Omar Menjivar y de Xiomara. Nunca fui su empleado ni precandidato, aunque sí fui de los fundadores, los cien que lo constituimos ante autoridad competente. He estado con LIBRE en cada vuelta del camino, largo ya, de diez años. Supervisé centros electorales, asistí a sus asambleas y he servido, pagando, el respectivo costo, en donde me puso el Pueblo LIBRE desde el primer día. En el Tribunal de Honor, ingrato espacio en que se condena a compañeros díscolos y a sinvergüenzas que se creen peligrosos. Aun si no expulsamos a todos los que debimos… casi todos se fueron de todos modos, menos los más pesados. Digo esto, para establecer que nadie vivo (los mártires sí) tiene más derecho a invocar o hablar por LIBRE.

Y eso lo digo porque, aparte de los enemigos -lógicamente alborotados por la fusión opositora- un par de amigos, sincero uno y otros fingidos o irreflexivos, andan quejándose de que, para esa fusión en San Pedro Sula, hubiéramos cedido la cabeza. Son malas costumbres. El Abogado Menjivar probado defensor de derechos humanos era el candidato de gran aforo y dignidad, que ganó las internas y está iniciando una carrera. Pero indudablemente, el Partido hizo bien en fusionarse, por supuesto que Omar hizo bien en ceder la cabeza. Ambos van a salir ganando con esa operación y el pueblo sampedrano también, con la unión electoral de opositores. Sin duda, hay que reunir a la gente, tranquilizarla y explicar que el trabajo es lo que da poder al Partido y al liderazgo. No tenía alternativa real ninguno de los firmantes, y lo necesario es doblemente bueno. Por primera vez desde el golpe Calidonio esta retado, y se nota a leguas, al solo ver su nuevo spot contra el supuesto comunismo de R. Contreras.

Tampoco vengo a engañar a nadie. No soy amigo suyo para alegrarme. (Creo haberlo visto en un par de ocasiones y no recuerdo haber tenido con él una conversación.) Somos muy distintos, con volubilidades y sensibilidades diferentes, aunque sospecho que compartimos más de un defecto y orgullo escondido, en realidad él es el mas ocurrente, cuando  declara que se baña por las mañanas con manteca de chancho para que se le resbalen los insultos. Y aunque eso me gusta mucho, caray, intuyo que no seremos amigos, como fui, por ejemplo, aunque marginalmente, de un Chombo Sandoval, que gobernó técnicamente, ni tendré con Contreras, una relación gentil de reconocimientos mutuos como con Roberto Larios S., quizás siquiera de colaboración como con Tito Guillén, sin quien no habría un Museo de Historia, o de camaradería respetuosa, con Luis García B. que intentó proteger lo público aunque escondió el arte. No hablo de otros, porque como decía la abuelita, si no tienes nada bueno que decir mejor no digas nada. Le falta familiaridad con la administración pública y dominio del problema urbanístico, a Contreras también. En la historia, nunca ha sucedido lo contrario, él va a cometer errores cuando gobierne y se lo advertiremos en el momento y la forma oportuna. Pero puede ser un buen alcalde si crece en el cargo y se hace acompañar de sabios amigos.

Mientras Calidonio lo acusa de extremista de la izquierda, los fanáticos de la capilla alegan que ideológicamente, para LIBRE, Contreras es de algún modo incompatible, un hombre de la derecha[2] ¿Qué fue partidario del golpe y es amigo de chafarotes? No consta, pero bueno, no descalifican el oficio, el color ni la cortesía, sino las actuaciones. Tengo un puño de buenos amigos soldados (W. López, Maldonado y Amaya) y también otros que fueron en su momento líderes golpistas. Pocos, he de decir (Adolfo, Custodio, J. Bueso), porque los prefiero bien arrepentidos. Aunque el único que puede, a cambio de servicios, perdonarlos y reconciliarlos, es el pueblo, que pagó la cuenta, la república que aún no se recupera. Es necesario perdonar. Odio recordarles a mis amigos que, en aquel momento, la mitad del país era golpista. No podemos ser sin ellos, país, menos progresar. Como decía el negro Jackson, se ocupan dos alas para volar. Otro no, pero LIBRE tiene que tener esa sabiduría. Justamente porque será el responsable de despegar. Ofrezco algunas pistas.

El problema bicentenario de Centroamérica, de Honduras y de San Pedro Sula, es que se ha emperrado en gobernarnos una cruel oligarquía ajena, que desconfía del pueblo y lo desprecia. Al final, Roberto Contreras no será comunista, pero tampoco es un oligarquita, podrá ser amigo de chafarotes, pero no es chafa. A mi me dicen traidor pero el no necesita -para tomar el partido del pueblo- traicionar a su clase de origen. Nació en un hospital público, de hogar humilde, tuvo que luchar desde sus carencias y empeñar toda su voluntad para construir un capital. Esa lucha te hace firme, no déspota. Y aunque no fuera más que porque, a estas alturas, para un mínimo de estabilidad en una sociedad moderna, libre, bien informada, en que la gente sabe lo que ocurre y tienen los demás, necesitamos democracia firme. 

RC cree en y entiende a la empresa privada (yo también, y el papel que juega); cree en la libertad y oportunidad para hacer empresa (y yo también). Es, en todo caso, como decía con horror la ex ministra Mirna Castro, un progresista. Y ha entendido la necesidad de estar con el pueblo. De trabajar para el pueblo, de servir al pueblo, con el pueblo. Si no es así, nos habrá engañado a todos (¿será un engañador?) y el pueblo se lo demandará. Pero si es como digo, Contreras es un líder nato para LIBRE, y podremos hacer un gobierno popular inteligente. Una municipalidad modelo para el país, no porque tenga propietario extranjero, si no porque concite el apoyo del obrero, del profesionista, de los empresarios y los ciudadanos comunes, de los intelectuales y estudiantes.

Al final, el argumento es pragmático, y los sampedranos también somos eso. Dadas las características, y rehúso -por inconveniente- a describirlas, del electorado local, sus mitos y chifladuras, sin la fusión éramos muy vulnerables como Partido. Visto el sistema electoral, aun siendo más popular que el chafa cachureco y golpista, el Cocinero iba a perder. El Partido LIBRE necesita ganar San Pedro Sula, y ésta era la única forma. Es de felicitar que nuestros políticos hayan tenido esa mínima inteligencia, la capacidad para la simbiosis y para negociar las diferencias. Entiendo el enojo del adversario y descarto, por completo, al sectario necio, que se vuelve quintacolumnista. Exhorto a los liberales lúcidos del vecindario y a ese puñado de cachurecos honestos que aun quedan por fuera, a apoyar la unidad ciudadana. A trabajar señores, a organizar para superar el parroquialismo ideológico lumpen y el prejuicio burgués, no sea que todavía Cali les gane -otra vez- la partida, con ayuda de Toño.

[1] Contreras se ufana en sus comunicaciones de ser un cocinero, y me gusta mucho esa humildad. Quisiéramos serlo todos (recuerdo a mi padre frente a su asador, a Raúl Arechavala, que asegura que Platón analogaba al filosofo con el cocinero porque ambos tenían que estar my atentos al momento.  Si es el hombre popular que dice ser, no se molestará don Roberto con que recurra yo al mote que le ha dado también el pueblo llano, también de  el pollero, injusto porque además sirve res y cerdo y mariscos, y justamente en esa diversidad está calidad de su cocina, Valga como publicidad gratuita para Power Chiken

[2] para definición ver a David Chávez M., el perfecto derechista, aunque compite Toño.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.